Crédito fotografía: 
Cedida
Mauricio Rojas señaló que el recinto que promueve el recuerdo de los crímenes cometidos en el Golpe Militar es "un montaje cuyo propósito es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar".

La oposición pidió la renuncia del nuevo ministro de Cultura, Mauricio Rojas, luego de que este sábado salieran a la luz unas declaraciones emitidas el 2015 en las que afirmaba que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos es un "montaje".

Representantes de los partidos opositores de centroizquierda, además de los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado y personas destacadas del mundo de la cultura, reclaman la salida de Rojas, que asumió la cartera de Cultura el jueves pasado en el primer ajuste de gabinete del presidente Sebastián Piñera.

En este sentido, el presidente del Senado, Carlos Montes, dijo en su cuenta de Twitter que las palabras de Rojas son "inaceptables" para su cargo y consideró que merecen "un rechazo nacional".

Tras su nombramiento, el diario La Tercera replicó unas palabras de Rojas en una conversación con el actual canciller, Roberto Ampuero, que aparecieron en el libro "Diálogo de Conversos", que ambos publicaron en 2015.

“Más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar”, fueron las declaraciones que escribió en el libro “Diálogo de Conversos” (2015), junto al actual ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero

Rojas señaló en el libro que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, inaugurado en 2010 por la entonces presidenta Michelle Bachelet y que promueve el recuerdo de los crímenes cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), es "un montaje cuyo propósito es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar".

"Es una manipulación de la historia", añadió Rojas, que en su juventud militó en movimientos de la izquierda antipinochetista y se exilió en Suecia, donde fue parlamentario.

En 2016, en una entrevista con CNN, el actual ministro de Cultura reafirmó su opinión y afirmó que el museo buscaba "contar una versión falsa de la historia de Chile (...) es algo para que la gente no piense, para atontarte".

Este sábado, ante la oleada de críticas, Rojas aseguró en Twitter que las declaraciones de años anteriores no reflejan su pensamiento actual.

"Nunca he minimizado ni justificado las inaceptables, sistemáticas y gravísimas violaciones de los derechos humanos ocurridas en Chile", dijo.

La diputada Carmen Hertz, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, sostuvo que las antiguas opiniones de Rojas son "aberrantes" y afirmó que pedirá que el ministro sea citado a la comisión para dar explicaciones.

El diputado Gabriel Boric, del Frente Amplio, consideró que la designación de Rojas es "insostenible". "No puede ser ministro de Cultura y las Artes de nuestro país", indicó en Twitter.

Mientras que los parlamentarios de Chile Vamos salieron en defensa del ministro de Cultura y pidieron que sea evaluado por su labor en el Gobierno y no por declaraciones del pasado.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X