El pasado 6 de octubre, un grupo de parlamentarios de la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados, presentaron una iniciativa que pretende modificar la Ley de Control de Armas, con el fin de regular el uso de rifles a postones, pistolas a balines y revólveres de fogueo.

Lucía Díaz G.

La normativa que regula el uso, tenencia y porte de armamento, no considera en su registro aquellas de fantasía, que en muchos casos, son utilizadas para llevar a cabo un ilícito. En conversación con El Día, Gabriel Silber, uno de los diputados impulsores de la idea, se refirió a los puntos claves del proyecto.

“Sentimos que en materia de control, tenemos que elevar los estándares en cuanto a la seguridad, con la única intención de combatir la delincuencia. En este sentido, queremos que exista restricción de armas de fantasía que muchas veces se convierten en ´hechizas` por sus características de peso y condiciones técnicas”, comenta Silber.

Siguiendo esta línea, destaca que “aún siendo falsas, se utilizan para cometer asaltos dado su efecto intimidatorio sobre la población”, agregando que “nos gustaría, que a lo menos, tengan cierta inscripción al momento de ingresar al país. También, sería de utilidad que en caso de robo, el propietario tenga la obligación de reportar a las autoridades”.

Si bien admite que las pistolas a balines, los rifles a postones, los revólveres a fogueo y aquellas que se utilizan para jugar paintball, no tendrán las mismas exigencias que un armamento común, la idea es tener conocimiento de quien las compró, ingresó y está utilizando.

“Nos referimos a aquellas armas que por su nivel de sofisticación son simétricas al armamento común. No significa que tendrán el mismo registro, sino que hablamos de datos de aduanas”, puntualiza.

ADN balístico

“En Chile no tenemos cifras alarmantes en materia de homicidios, violaciones o delitos de alta connotación social. Sin embargo, sí tenemos indicadores negativos en lo que se refiere a atentados, hurtos y asaltos, desgraciadamente la mayoría de ellos asociados a armas de fuego”, cuenta Gabriel Silber.

Teniendo en cuenta esta realidad, señala que “hemos tenido muchas reuniones con fiscales, en las cuales nos muestran las balas que encuentran en los sitios del suceso, pero debido a la falta de elementos técnicos, resulta imposible asociar dicho casquillo a un arma percutada”.

Bajo este escenario, el parlamentario sostiene que el foco principal del proyecto es poder contar con el ADN balístico, que según explica, “es lo que permitirá realizar la asociación gracias a una suerte de huella que tiene cada bala. Si tuviéramos esta exigencia obligatoria en el país, podríamos reconocer al dueño del casquillo disparado”.

Reparos

Desde la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN), informaron que en relación al proyecto, “la primera actividad que estamos desarrollando es mandar un documento a nuestro órgano asesor que es el banco de pruebas de Chile, con la intención que nos de su opinión técnica al respecto, para ver si la medida es efectiva”.

La intención de asesorarse responde a la necesidad de “tener un argumento fundado al momento de discutir el tema. Se estudiará la legislación comparándonos con otros países para ver si en alguna parte se controlan este tipo de cosas. Queremos saber si es posible controlar las armas de fantasía, ya que para hacerlo se necesita una numeración, y hay muchas de éstas que no tienen una base para poder hacerlo”. 6003i

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X