Crédito fotografía: 
Iglesia.cl
La iglesia católica se encuentra en una crisis que a todas luces pareciera no tener retorno.

Luego de salir a la luz y de corroborarse las denuncias hacia el sacerdote jesuita Renato Poblete el cuestionamiento hacia su figura -y hacia la iglesia de conjunto- se ha intensificado.

A esto se suman los documentos que demuestran que Poblete era además un informante del gobierno de Estados Unidos en plena dictadura, informando a la Casa Blanca a través de la embajada sobre las reuniones realizadas entre Pinochet y la iglesia católica, con mensajes dirigidos a Henry Kissinger, Secretario de Estado de Richard Nixon, quien fue uno de los autores intelectuales del golpe de Estado en 1973 para instaurar una dictadura cívico-militar en Chile, según consignó La Tercera.

También se detallan algunos mensajes enviados al gobierno de Estados Unidos desde la embajada de nuestro país, donde se dan a conocer hechos narrados por Poblete y que tienen relación con los encuentros entre el cardenal Raúl Silva Henríquez y Augusto Pinochet

El exdiputado y ministro Jorge Burgos (DC), quien en ese tiempo era parte del Consejo Coordinador de Seguridad Pública, dijo no tener conocimiento de la vinculación de Poblete con Estados Unidos, pero recordó que el sacerdote era una persona muy conocida, sobre todo por su trabajo con el Hogar de Cristo.

El reportaje también recuerda el rol que cumplió Poblete como intermediario en el secuestro de Cristián Edwards por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día