• El "AI+Tour" de Mircrosoft se desarrolló este 7 y 8 de enero en Santiago.
  • César Cernuda, presidente de Microsoft Latinoamérica y vicepresidente corporativo de Microsoft, durante su presentación en el AI+Tour
Crédito fotografía: 
Cedida
30 servicios públicos trabajan con asistentes virtuales desarrollados bajo el nuevo paradigma de la tecnología, mientras que empresas encuentran una oportunidad para mejorar su productividad, al tiempo en que el país prepara una política nacional en la materia.

En el mundo de la tecnología hay cada vez menos límites y así queda demostrado con el explosivo avance de la Inteligencia Artificial (IA) en todo ámbito. Tecnologías que antes solo nos imaginábamos en la ciencia ficción, hoy son posibles y las utilizamos, sin darnos cuenta, en nuestra vida cotidiana y nos prometen mejorar además la forma en que trabajamos.

Trazar un trayecto con la aplicación de “mapas” de nuestro smartphone, fijar una alarma solo pidiéndolo con nuestra voz, el acceso a los asistentes virtuales y la capacidad de un computador de identificar el spam y librarnos del correo indeseado, los algunos usos simples, pero que evidencian un cambio de paradigma en el análisis de datos a nivel mundial, que permitió dotar a las máquinas de algo que era propio de los seres humanos: la capacidad de aprender.

Así lo saben en Microsoft. La compañía presentó este 7 y 8 de enero los avances que han tenido en la materia en medio del “AI+Tour”, un evento internacional, con el cual han recorrido las principales ciudades de Latinoamérica, sirviendo como una instancia para hablar sobre las potencialidades que tenemos como país para “vivir hoy el mañana”.

"La historia nos ha demostrado que cada revolución industrial ha requerido nuevos aprendizajes y recapacitación. En este nuevo paradigma es imperativo adquirir habilidades digitales para generar más oportunidades para todos los chilenos", Sergio Rademacher, gerente general de Microsoft Chile.

Entre sus avances, Microsoft ha logrado desarrollar hologramas que permiten a conferencistas “duplicarse” en distintas partes del mundo y comunicarse en todos los idiomas. Las proyecciones son varias, pero la primera tarea es cambiar el modo de pensar respecto a la tecnología y descubrir que no es solo para programadores, sino que todo profesional puede sacarle provecho en su área.

No se detiene. Hoy el desarrollo de la IA ha alcanzado incluso a la medicina, ayudando a equipos médicos a entregar mejores diagnósticos y está siendo incorporada al trabajo de distintas empresas e instituciones, alzándose cada vez más como una gran oportunidad para automatizar tareas y mejorar la productividad de los trabajadores.

Entrenar en lugar de programar

“Generar” el pasado, predecir el futuro y tomar acciones es lo que marcó la diferencia respecto al análisis de datos. La gran cantidad de información disponible y la capacidad de almacenarlas en la nube han crecido de manera exponencial en los últimos años y mediante el “ensayo y error” se logró cambiar la forma de relacionarnos con los datos y así, desde la programación pasamos al “entrenamiento” de sistemas computacionales.

Lo que ocurrió con el reconocimiento facial es clave para entender este fenómeno y así lo explica Patricio Cofre, cofundador de Metric Arts, una empresa de analítica y partener de Microsoft, que actualmente desarrolla junto al sector público y el privado, una serie de aplicaciones con Inteligencia Artificial.

42% de nuevos empleos podrían generarse en Chile si se utiliza la Inteligencia Artificial a su máximo potencial.

Por años se intentó programar un computador que reconociera a una persona específica, pero se veía limitado cuando las características del sujeto cambiaban. “Tratar de definir eso es un camino inconducente y falló, porque al final no logramos eficiencias mejores que un cara y sello (…) No se pudo bajo el paradigma de la programación, salía más lenguaje, más tecnología, pero no se podía. El problema no era que faltaba tecnología, era que el paradigma que tomamos para identificar los rostros estaba mal y cuando partió la inteligencia artificial por primera vez, hubo una forma distinta, en base a ejemplos, que terminó funcionando”, explica Cofre.

Así, mostrando una fotografía tras otra, en distintas posiciones, diferenciando a un sujeto de otro y enseñándole al sistema qué debía identificar y qué debía pasar por alto, se pudo avanzar al punto en que hoy tenemos, por ejemplo, celulares que pueden desbloquearse con solo mostrarle nuestro rostro, o redes sociales que identifican de manera automática la cara de tus amigos cuando subes una foto y los etiqueta.

Aplicaciones en Chile

En Metric Arts se está trabajando en distintas aplicaciones y para Patricio Cofre, el uso de estas  tecnologías se aplica a “cualquier ámbito”. Actualmente están desarrollando junto a Fosis, una serie de asistentes virtuales con los cuales buscan ayudar a los usuarios a no cometer errores en las postulaciones.

“Cuando vives en un lugar alejado, donde probablemente no hay oficinas de Fosis, te metes a internet a llenar los formularios y comienzas a cometer una cantidad de errores que te deja fuera de base y finalmente los recursos que el Gobierno destina a hacer beneficios sociales, terminan no cayendo quizás en los lugares que más lo necesitan”, explicó el profesional.

De esta forma, están poniendo en marcha un asistente computarizado, que busca ser una “aproximación a un humano” para ayudar en este tipo de tareas. Se proyecta que a 2023 existan más asistentes virtuales que humanos en el planeta y el Gobierno de Chile los ha implementado en un total de 30 servicios públicos.

“Si podemos apoyar a todas las profesiones a poder darle una sugerencia basada en una arista mucho más exhaustiva, es por ahí donde veo el desarrollo más inmediato de la Inteligencia Artificial", Patricio Cofre, cofundador MetricArts.

También se está trabajando con los observatorios, para predecir anomalías como “turbulencias ópticas" con un sistema que se pudo calibrar con las mismas imágenes que toman los telescopios y que significó un aporte impensado a área, desde nuestro país. “La aceleración del proceso de clasificar y tomar una corrección, se está haciendo hoy mucho más rápido y lo bonito es que es ingeniería chilena”, destaca Cofre.

Otra utilidad se encontró en el Metro de Valparaíso, donde con cámaras se pudo detectar si quienes estaban dentro de la estación correspondían a quienes hicieron el “bipeo” en los torniquetes y así se ha logrado detectar la evasión y se ha podido comprobar si alguien está haciendo un mal uso de la tarjeta estudiantil, lo que aporta directamente al trabajo de fiscalización.

Proyecciones

Lo destacable, explica Cofre, es la gran capacidad de aprender que tienen estas inteligencias. Queda en evidencia con “AlphaGo”, un juego cien mil veces más complejo que el ajedrez y en el cual, mediante la simulación, una Inteligencia Artificial fue capaz de aprender en dos días, el equivalente a 80 años humanos de experiencia.

¿En qué pie estamos y cómo seguirá avanzando? “Tiene mucho que ver con la multiplicación de los casos de uso. Están saliendo las primeras herramientas de diagnóstico, eso podría ser híper masivo, porque está súper demostrado que funciona y que lo hace mejor que un humano”, agrega Cofre.

“Si podemos apoyar a todas las profesiones a poder darte una sugerencia, una recomendación, basada en una arista mucho más exhaustiva, es por ahí donde veo el desarrollo más inmediato. Buscar patentes, buscar evasores… todo el mundo de la cognición, eso que es bien propio de lo humano, de poder aprender algo y eso generalizarlo”, sostiene.

Ficción

Siempre surge la duda y el temor. ¿Nos reemplazarán las máquinas? Para los expertos del AI+Tour, no. La Inteligencia Artificial surge como un complemento importante, pero es una “inteligencia estrecha”, comenta Cofré. “Si le enseñas a jugar Alpha Go, aprenderá única y exclusivamente a jugar Alpha Go”, ejemplifica.

Teorías hay muchas y hay quienes piensan que si hemos duplicado la capacidad de procesamiento, va a llegar un momento en que vamos a llegar a la capacidad de procesamiento humana, sin embargo, no es más que una proyección y desarrollar una “inteligencia general” que lo logre, es algo que aún no se ha pensado si quiera en comenzar a desarrollar.

Mayor productividad

Un estudio encargado por Microsft a la consultora DuckerFrontier demostró que Chile es el país de Latinoamérica con mayor potencial para desarrollar Inteligencia Artificial, debido a la alta capacidad de acelerar el desarrollo y la difusión de la IA, junto con buenas condiciones para aumentar la participación en sus beneficios.

Según este estudio, de aprovecharse el máximo potencial de la IA en Chile, se podrían generar desde un 18% a un 42% de nuevos empleos. Junto con ello, los trabajos de alta calificación podrían aumentar entre un 40% y un 54% y el crecimiento del país podría verse triplicado al año 2030, ya que los trabajadores podrían producir lo mismo en menos tiempo, gracias a la automatización de ciertas tareas.

"La historia nos ha demostrado que cada revolución industrial ha requerido nuevos aprendizajes y recapacitación. En este nuevo paradigma es imperativo adquirir habilidades digitales para generar más oportunidades para todos los chilenos. Hoy el llamado es a adquirir habilidades digitales, no sólo en las generaciones nuevas, sino también en las que ya están trabajando", indicó Sergio Rademacher, gerente general de Microsoft Chile.

 

Política Nacional de Inteligencia Artificial

Chile aún no tiene una ley específica de protección de datos personales, pero los especialistas en la materia ya están poniendo los ojos en regulaciones que se han llevado a cabo en otros países.

En agosto, el Gobierno anunció la puesta en marcha de un plan de trabajo en torno a la llamada “cuarta revolución” de la tecnología. En esa oportunidad, el Presidente Sebastián Piñera indicó que el nuevo paradigma “le va a cambiar la vida a todos y cada uno de los compatriotas”, junto con lo cual comprometió la Política Nacional de Inteligencia Artificial y  un Plan de Acción para el mes de abril de 2020.

Junto con fortalecer las iniciativas en la materia, se busca un desarrollo desde la ética, los estándares, la seguridad y la regulación.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X