Crédito fotografía: 
Cedida
El caso de Anaís Godoy (16) generó impacto en Vicuña, tanto que la comunidad decidió salir a manifestarse para exigir justicia. La adolescente fue víctima de una agresión sexual el 18 de septiembre del 2018, hizo la denuncia pero el caso se archivó debido a la falta de pruebas. En medio de tanto sufrimiento no pudo seguir cargando la pesada mochila del dolor y se suicidó el pasado domingo. Sin embargo, han surgido nuevos antecedentes que serían claves para reactivar la investigación

Anaís Godoy estaría ad portas de celebrar su cumpleaños número 17 el próximo sábado 11 de julio. Sin embargo, no pudo seguir viviendo con el miedo y el sufrimiento. La joven se quitó la vida el domingo recién pasado luego de haber sido agredida sexualmente, violada, golpeada y amenazada por un sujeto durante las fiestas patrias del 2018, en la Pampilla de San Isidro en Vicuña, comuna donde residía, junto a su familia.

Según han relatado sus cercanos, luego de este episodio “nunca volvió a ser la misma”, y entró en una depresión de la cual jamás pudo salir, pese a los distintos tratamientos a los que se sometió para intentar calmar en parte esa angustia constante. Soportó lo que más pudo, hasta que sus fuerzas se acabaron y tomó la drástica decisión, al darse cuenta que en todo este tiempo, pese a que denunció el delito no se hizo justicia, y su agresor, actualmente preso por otro ilícito, pronto saldría en libertad y ella estaría totalmente desvalida.

¿Quién falló?

La adolescente dejó una carta de despedida, según indica la abogada María Belén Rojas de Abofem, en donde detalla a su familia los motivos que tuvo para poner punto final a su historia. Los hechos impactaron de tal forma que hoy tienen a la comuna de Vicuña movilizada y ya se han organizado dos manifestaciones masivas exigiendo justicia para Anaís. Claro, de acuerdo al relato de Kimbelen Figueroa, de la agrupación Cuento Contigo, quienes han estado en contacto con algunos familiares de la joven, definitivamente “aquí fallaron en varios eslabones en la cadena ya que ella presentó la denuncia pero nunca se llegó a nada”, y el caso fue archivado.

Según Figueroa, cuando ocurrió la agresión sexual, un día 18 de septiembre, Anaís, por entonces de 14 años, guardó silencio por temor al propio victimario y también por los prejuicios sociales que pensó caerían sobre ella. Finalmente, en el mes de octubre decide contar lo sucedido a una profesora del colegio donde estudiaba, y es ahí cuando llaman a sus padres, quienes hacen la denuncia y el Ministerio Público ordena investigar a la PDI.

Luego de unos seis meses de indagatorias, tras realizar diversas diligencias y entrevistar a varias personas, la Fiscalía decretó el archivo provisional del caso por falta de pruebas para acreditar el delito, algo que, según han indicado los padres de la víctima a los abogados nunca les fue informado. Así lo consigna Carolina Tello, directora de Abofem (Agrupación de Abogadas Feministas), quien ha estado en permanente contacto con ellos. “Los padres están devastados. Era su hija más pequeña, por lo mismo yo no he querido preguntarles demasiados detalles en este momento, pero lo que me dijeron es que hasta el día en que Anaís falleció, todavía pensaban que se estaba investigando porque nadie los notificó de nada”, enfatiza la profesional.

Justicia que debe llegar

Tras el fallecimiento de la joven, han surgido más antecedentes, testimonios que dan una luz de esperanza a que el caso pueda reabrirse, y en eso están trabajando los abogados tanto del municipio de Vicuña, quienes le están prestando asesoría a la familia, como también las profesionales de Abofem. Incluso, se conoció un impactante registro que Anaís puso en las redes sociales, poco antes de quitarse la vida en donde relata con detalles la agresión de la que fue víctima. Además, dice Carolina Tello, “se está trabajando en ubicar otras a posibles mujeres de las que este sujeto habría abusado. Esos nuevos testimonios podrían abrir otra arista en relación a que el tipo era un abusador permanente”, indica la abogada.

Posibles las amenazas

Por otra parte, en algo que también están indagando los abogados es en las eventuales amenazas de las que habría sido víctima la joven una vez que denunció el delito, y tras realizar, también a través de las redes sociales, una publicación alusiva a su victimario, aunque sin dar ningún tipo de identificación. “Después de eso, al parecer alguien le habría escrito a ella, no se sabe si familia del hombre u otros, o él mismo, pero fue en tono amenazante”, explica Tello, en algo de lo que no se estaba en antecedente cuando se archivó el caso.

De poder corroborar estos nuevos datos, se estaría en condiciones de solicitar formalmente que la investigación se reanude. “Sabemos que es muy difícil acreditar un delito como este, una violación, sobre todo porque para una mujer no es fácil hacer la denuncia, y muchas veces se demoran, como ocurrió en este caso, pero haremos todo lo posible para que finalmente se haga justicia”, finalizó la representante de Abofem.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día