Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En Vicuña no se habla de otra cosa que de la “ola de funas y denuncias de abuso sexual”, tras lo ocurrido con la joven de 16 años que se suicidó luego de sufrir una violación. Según sus abogados, las falencias en el sistema confabularon en el desenlace, ya que pese a denunciar, la investigación se archivó “sin siquiera dar aviso a la familia”. Por su parte, el Fiscal Regional Adrián Vega, sostiene que el caso se cerró provisionalmente porque el testimonio de la menor “no daba suficientes antecedentes ni resguardo de evidencia para acreditar el presupuesto material del delito”, lo se informó a través de una carta que no se sabe si llegó a destino.

En Vicuña no se habla de otra cosa. Recorriendo la ciudad durante la mañana de ayer, por momentos incluso el tema de la pandemia pasa a segundo plano luego de los últimos eventos ocurridos en la comuna elquina. 

Todo comenzó con el caso de Anaís Godoy, joven de 16 años que se quitó la vida el pasado domingo 28 de junio, luego de luchar durante dos años con una fuerte depresión gatillada por una violación sufrida en septiembre del 2018, la que denunció, pero cuya investigación no llegó a destino y se archivó. 

La comunidad entera se conmovió con esta historia, y se manifestó impotente ante lo que calificaron como “una injusticia”, por lo que salieron a marchar para exigir que el Ministerio Público reabra el caso, y el presunto delito no quede en la impunidad. 

Una bola de nieve 

Pero la protesta no sólo se hizo en la calle. Distintas agrupaciones, y mujeres que en algún momento sufrieron abusos, comenzaron a contar sus casos, relatando crudas historias con detalles, y funando a sus agresores.  Muchos admiraron la valentía de estas víctimas que, a raíz de lo ocurrido con Anaís decidieron romper el silencio, sin embargo, las consecuencias se han tornado peligrosas. 

La gente está molesta, y en el contexto  de la efervescencia, una de las denuncias realizadas en las redes sociales, terminó con la casa del presunto agresor incendiada por completo, como represalia por, según se investiga, haber violado a su sobrina cuando tenía 11 años. Esto, de acuerdo al propio relato de la joven de Calingasta,  hoy de 16 años que se viralizó tanto por Facebook como por Instagram. 

Todavía no se sabe quiénes fueron los responsables del siniestro, pero ya existe una investigación a cargo de la Brigada de Investigación Criminal de Vicuña, quienes se encuentras realizando las indagatorios para esclarecer lo sucedido. 

Respecto a la situación vivida por la joven, Diario El Día logró recabar antecedentes con cercanos, y efectivamente ella había efectuado una denuncia, pero posterior a ello no habría sido notificada de nada en relación al proceso. 

Ola de denuncias

Las funas no han cesado, y sus peligros son evidentes, por lo mismo desde Carabineros el Mayor Francisco Labrín, comisario de Vicuña hace el llamado a realizar las denuncias por los canales regulares respetivos. “Aunque haya pasado tiempo, uno, dos, cinco o diez años, las mujeres tienen derecho a denunciar, y deben hacerlo a través de los conductos oficiales, porque si no se generan este tipo de situaciones que pueden afectar a inocentes”, expresó. 

Y el comisario también admitió que desde que sucedió lo de Anaís, ellos mismos han recibido denuncias de hechos que sucedieron hace bastante tiempo y que ahora las víctimas se están atreviendo a revelar. “El llamado es a que sigan haciéndolo, que sigan denunciando”, aseveró. 

A los casos “ocultos” que están conociendo las policías, se suman los que están llegando a las diferentes organizaciones sociales y feministas. Según Kimbelen Figueroa, de la Corporación Cuento Contigo, allí han conocido al menos 10 agresiones sexuales más en la comuna que no se habían develado por miedo al prejuicio, y porque “muchas veces en las entidades del sistema no se encuentra el apoyo que se requiere”, dijo. 

Confusión

Por lo pronto, el caso de Anaís es el que se estaría encaminando a reabrirse, y pese a que con ello, no se recuperará la vida de la joven, según dicen sus familiares, sí podrán estar más tranquilos. Se pensaba que ayer sería un día clave. De hecho, nos trasladamos a Vicuña cuando tuvimos conocimiento que desde el Ministerio Público habían tomado contacto con la familia de la menor fallecida y los habían citado a una reunión a las 09:30 de la mañana. 

Debido a su estado emocional, ni el padre de la adolescente ni tampoco su madre podían asistir, por lo que concurrió su prima Ángela, y Yasna, hermana mayor de la joven víctima, acompañadas de la abogada de Abofem (Agrupación de Abogadas Feministas) María Belén Rojas, quienes se mostraron expectantes y esperanzadas ya que lo vieron como “un buen gesto” por parte de la Fiscalía.

“Hemos recibido esta citación, pero no tenemos claro aún en qué contexto es,  puesto que la denuncias que realizó Anaís fue archivada por estimar que no existían antecedentes que permitieran realizar las actividades investigativas para poder determinar los hechos, pero agradecemos esta citación porque podríamos tener los detalles que tanto nos interesan para poder solicitar la reapertura de la investigación”, precisó Rojas. 

La hermana da Anaís, Yasna guardó silencio, pero Angélica, prima, también se mostró optimista de lo que podía significar esta reunión. “Estamos conformes con que se esté tomando en cuenta este proceso. La ‘Chiqui’ nos dejó bien claro en su carta, que ella quería justicia, y la va a tener”, dijo. 

Pero a la salida del encuentro, existían sensaciones encontradas, ya que, según explica la abogada, cuando ingresaron, se les dijo que no habían sido citadas.

“En ese escenario debíamos regresarnos a nuestras casas, porque no se había confirmado esta citación, pero ahí nosotros insistimos en que ya estando ahí, lo más lógico era que nos atendieran porque claramente aquí hubo un error en la comunicación, a lo que finalmente accedieron y el Fiscal Jefe nos escuchó”, puntualizó la profesional. 

Respecto a los puntos planteados al ente persecutor, se solicitó la carpeta de investigación, y le manifestaron la existencia de nuevas pruebas para reabrir la causa. “Nos llamó la atención que no nos quisieran recibir, y no entiendo estos errores en un tema tan delicado. Pero bueno, hay que esperar, si bien esto finalmente fue algo informal,  como familia no vamos a bajar los brazos y a seguir luchando nomás”, afirmó Ángela.  

Un pueblo dolido 

“En Vicuña todos nos conocemos, y por eso que lo de mi prima generó tanto dolor en todos, pero fundamentalmente en sus padres. Ellos están deshechos”, relata Ángela, quien, expresa que, pese a que la búsqueda de justicia se mantendrá, todavía no se levantan de la pérdida de su pequeña Anaís, la menor de tres hermanos, y la única que vivía con ellos. “Era la regalona. Imagínate, en esa casa vivían los tres solos, el vacío que están sintiendo ahora, por eso que no quieren hablar, ni con la fiscalía todavía, ni tampoco con la prensa”, cuenta la familiar. 

El padre trabaja en una faena minera en el sur, pero debido a lo ocurrido está con su esposa, quien es muy querida en la zona, y trabajó durante años en la institución de Carabineros en labores de cocina y limpieza.

“Están muy apenados, y tenemos rabia, porque vemos que muchas cosas no se hacen bien. Lo que pasó ahora es un ejemplo, esta descoordinación que da mucho qué pensar respecto a cómo se hacen las cosas”, cuestionó, mientras Yasna, la hermana, se alejó sin hacer declaraciones. Y es que ella, junto a su madre fueron las últimas en ver a la adolescente, cuando aquel domingo iban a dejar mercadería a una clienta de Yasna, quien tiene una tienda que se encuentra funcionando sólo con repartos producto de la pandemia, y a los pocos momentos luego de salir de la casa, Anaís les dice que se va a devolver a sacarse una foto, pero jamás regresó. 

Fallas en el sistema

Desde Abofem, son categóricas en afirmar que aquí hubo serias fallas en el sistema desde que Anaís decide contar que fue agredida sexualmente, un mes después de que había ocurrido. Primero lo realizó en el colegio, y aquí habría estado la primera deficiencia. Claro, cuando la joven narra lo sucedido el establecimiento no actúa conforme a los protocolos que establecen que deben ser ellos mismos los que hagan la denuncia ante cualquier situación de esta naturaleza, si no que llaman a los padres indicándoles que son ellos los que debían acudir a la PDI. 

Una vez que realizan la denuncia los padres, y Anaís debe volver a relatar el episodio, esta vez a sus familiares, y luego nuevamente ante la policía, teniendo que traer a su memoria una y otra vez el doloroso episodio.  

La familia no tuvo dinero para contratar a un abogado, y producto de ello, durante el tiempo que se investigó, según relata Ángela, no los mantuvieron al tanto de lo que ocurría y de cómo avanzaba el caso, si es que iba avanzando. De hecho, cuando la fiscalía determina cerrarlo, los padres ni siquiera se enteraron.  

El apoyo de la comunidad

Paula Contreras, fue una de las participantes de la manifestación por Anaís, y también estuvo presente cuando se pintó el mural en su memoria en pleno centro de la ciudad. Para ella, lo que está sucediendo devela algo que se ve desde siempre en esta comuna. “Hay una cultura como de machismo, como de miedo, sobre todo en estos lugares que son como rurales de que pasen estas cosas. Como la gente es de edad, tiene un pensamiento incluso de que es normal, por eso se guarda tanto silencio. Por eso me parece bien que las mujeres se estén organizando”, afirmó. 

La joven, asegura que en Vicuña, al menos en los círculos juveniles, “todos conocían lo que este tipo le hizo a Anaís. Yo sabía, mis amigos sabían, pero uno nunca sabe los detalles. Lo que sí yo puedo decir es que esta persona acostumbraba a abusar de las mujeres. Me tocó ver una vez en una fiesta cómo le pegó a otra niña. Lo vi, nadie me lo contó, y ahora están saliendo a la luz otras víctimas de él, que ojalá se atrevan a llegar hasta las últimas consecuencias”, aseveró. 

"Hay que hacer de inmediato a las denuncias"

Consultado respecto al caso, el Fiscal Regional Adrián Vega, hizo un llamado a que las víctimas realicen las denuncias lo antes posible, ya que mientras más tiempo transcurre es más complejo acreditar los hechos.

“En este caso, atendida la demora de la denuncia, se tomó la decisión de tomarle declaración a la víctima, la cual en su relato, y sin prejuicio de otorgarle credibilidad al mismo, no daba suficientes antecedentes ni resguardo de evidencia que pudiesen acreditar el presupuesto material del delito, por eso el llamado a las familias y a las víctimas, es a hacer de inmediato las denuncias de rigor”, precisó. 

Respecto al supuesto no aviso del archivar la investigación, Vega manifestó que sí se había informado de acuerdo a los protocolos, mediante una carta.

“Pero no podemos asegurar que hubo trazabilidad de la misma y que llegó a las manos correctas”, expresó, y aclaró que “aquí la Unidad de Víctimas y Testigos hizo una derivación a un organismo estatal gratuita para víctimas de delitos graves, la cual procuró su asistencia psicológica”. 

Finalmente, el persecutor aseveró que el caso puede reabrirse de acuerdo a los antecedentes que han expresado tener los abogados de Anaís, ya que sólo está archivado provisionalmente. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día