• Carabineros intervino tras recibir denuncias formales de delitos cometidos en casas ocupadas de forma ilegal, casos que aún continúan su curso judicial.
Crédito fotografía: 
Bastián Salfate
Vecinos dieron cuenta de una serie de factores de riesgo y delitos cometidos en el sector a través de una publicación de El Día, asegurando que en varias oportunidades no han dado cuenta a la policía por miedo a represalias. Tras recibir denuncias formales, los funcionarios de la Primera Comisaría La Serena intensificaron las intervenciones.

Los funcionarios de la Primera Comisaría La Serena, encabezados por el mayor Juan Carlos Pérez, continúan con las diligencias para atender las necesidades de seguridad evidenciadas por los vecinos del sector de Barrio Almagro, en el casco histórico de la comuna, debido los constantes temores por casas ocupadas de forma ilegal y focos de delitos como robos y tráfico de drogas en el sector.

La semana pasada el comisario de La Serena visitó nuevamente el lugar, luego de recibir denuncias formales, las que se sumaron a lo señalado por la comunidad en una publicación de El Día, donde aseguraron que muchas veces por miedo no se ha alertado a las policías acerca de distintas situaciones de las que han sido testigos.

Pérez explicó que la unidad es consciente de las problemáticas generadas por las casas que han sido abandonadas por sus dueños y ocupadas de forma ilegal por terceros, lo que se ha estado trabajando constantemente a través de la Oficina de Integración Comunitaria en coordinación con el Departamento de Seguridad Ciudadana del municipio.

Pese a llevar un catastro de las viviendas en esta situación, el comisario aseguró que en la mayoría de los casos Carabineros no puede intervenir de inmediato. Cuando se está en las 12 horas de flagrancia del delito de usurpación de inmueble, pueden irrumpir y desalojar, sin embargo cuando este período de tiempo pasa, cambia el escenario.

“Una vez que pasa la flagrancia pasa a ser un caso civil, y para intervenir, los dueños deben hacer la demanda ante el tribunal correspondiente y tras el fallo podemos hacer el procedimiento” explica. Por supuesto, la situación cambia cuando al interior se están cometiendo delitos del ámbito penal, como tráfico de drogas.

Este ha sido el caso en algunas oportunidades, incluso hace pocas semanas se intervino con personal del OS7, cuando se recibieron denuncias realizadas a través del delegado del sector, lo que muchas veces se ha convertido en la única opción cuando los vecinos tienen temor de realizar una denuncia formal con sus nombres.

UN CASO EN PROCESO.

Una de las principales viviendas bajo la lupa de las autoridades es una ocupada de forma ilegal por una mujer en calle Almagro, entre las intersecciones con Cienfuegos y Rengifo. Ahí, los dueños están en las últimas semanas de una demanda civil a través de un juicio precario con el que buscan realizar el procedimiento de desalojo conocido como “lanzamiento”.

La propiedad era una sucesión a dos hermanos, y luego de que uno de estos muriera, se quedaron en la casa los jóvenes que arrendaban piezas, quienes cuidaron al dueño en sus últimos meses de vida, debido a distintas complicaciones médicas como diabetes y ceguera.

Pero pasado el tiempo una de las ocupantes no se fue, y al lugar comenzaron a llegar otras personas, y los esfuerzos del único dueño vivo por recuperar la vivienda no han tenido frutos, según indicó el propio afectado, Jorge Carvajal, a El Día cuando se conoció del caso.

Carvajal aseguró estar en una “situación de indefensión terrible” y que además de estar en pésimas condiciones, su casa se ha convertido en un foco de delincuencia y ha generado distintos problemas para los vecinos del sector, quienes no han querido servir como testigos por miedo a los ocupantes, sostuvo en esa oportunidad.

Hasta la vivienda llegó Carabineros, para informar a la implicada que estaba siendo parte de un proceso civil por la vivienda, y que se han recibido denuncias de vecinos por consumo y tráfico de drogas en el inmueble, hechos que ella negó, “a mí nunca me han visto haciendo nada en la casa, no hago fiestas, no me desordeno, su he tenido problemas, pero es en otras esquinas donde se vende droga”, indicó Nahara Silva.

La joven entregó su versión sobre el usufructo de la casa a Carabineros, e indicó a El Día que desde que ella se encuentra en el lugar ha disminuido el peligro, “cuando viajé se metieron para el lado, cuando yo no estoy acá no han robado”, dijo, reconociendo que efectivamente existen problemas de seguridad en el barrio, y discrepancias con la casa, pero descartando que su presencia sea la que genera los inconvenientes denunciados por los vecinos.

Sin embargo el mayor advirtió que una vez finalizado el proceso judicial que llevan adelante los dueños, intervendrán para seguir los cursos necesarios para mantener el orden y dar cumplimiento al dictamen del juez civil.

LAS DENUNCIAS.

En recorridos por el sector, vecinos manifestaron a El Día que existe una gran inseguridad en barrio Almagro, producto, entre otras cosas, por focos de tráfico y consumo de drogas, principalmente en casas que han sido ocupadas de forma ilegal, lo que también habría desencadenado en robos y riñas en las cercanías de estas.

Pese a esta situación, los mismos residentes reconocen que muchas veces no han hecho las denuncias por miedo a represalias, ya que en su mayoría se trata de adultos mayores que viven solos, y se sienten desprotegidos.

Carabineros aseguró que la denuncia formal es fundamental, ya que es lo que da sustento a sus intervenciones, por lo que llamaron a seguir dando cuenta de los hechos ilícitos o a canalizarlos a través de los delegados del sector. En cuanto a los hechos ya denunciados, se tomarán acciones que no pudieron detallar a la prensa, para no entorpecer los resultados de estas. 6301i

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X