Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El Mayor Francisco Aravena de la Prefectura de Coquimbo, indicó que están empleando todos los recursos “para individualizar a quienes propician la violencia en las manifestaciones”, y que en los últimos días han detenido a individuos que operan de manera concertada. El policía indica que los antecedentes están en manos de la Fiscalía y hace un llamado a quienes se movilicen para que lo hagan pacíficamente.

Un nuevo balance respecto al trabajo policial de la Prefectura  de Carabineros de Coquimbo realizó la institución. Principalmente se enfocaron en los últimos tres detenidos del día 5 de diciembre quienes habrían sido sorprendidos portando y manipulando artefactos incendiarios. 

Se trata de dos estudiantes universitarios sin antecedentes penales y un trabajador.  Los dos primeros, un hombre y una mujer, quedaron con la medida cautelar de prisión preventiva por 30 días mientras dure la investigación, en tanto, el tercer imputado fue dejado en libertad con prohibición de acercarse a la víctima, debido a que lesionó a un Carabinero en el momento de su detención. “Lo que estamos haciendo es trabajar coordinadamente con las distintas unidades especializadas y comisarias para la identificación y  detención de los activistas que son violentos. Y cuando decimos violentos nos referimos a aquellos que están, propiciando incendios, atacando a Carabineros, haciendo uso de bombas molotov,  portando armas de fuego u hondas y  provocando daños en espacios públicos, empresas privadas y locales comerciales”, precisó el mayor Francisco Aravena.  

Respecto a si han identificado a grupos organizados, tal como se ha hecho, por ejemplo en la Región Metropolitana, expresaron que sí, pero que como institución ellos persiguen a quienes cometen delitos independiente de sus ideologías. “Hacemos una separación relevante entre quienes se manifiestan de forma pacífica y quienes están realizando graves alteraciones al orden público. Hacemos esa división. Entonces,  los esfuerzos están direccionados en ubicar a quienes son activistas violentos, que ocupan armas, que están preocupados de incentivar a otros manifestantes para dañar a la propiedad pública y privada”, refirieron desde la institución. 

Últimas jornadas

En esa línea, desde Carabineros se afirmó que durante las últimas jornadas “se han puesto a disposición del Ministerio Público estas personas que se encontraban encapuchadas incitando a actos de corte violento y portando justamente elementos para cometer ese tipo de delitos”, sostuvieron. 

Admitió que los últimos detenidos pertenecían a un grupo y colectivo en específico, pero no les corresponde a ellos entregar ni,  en este caso, comentar sus motivaciones ni ideologías ya es materia de  investigación. “Todos los antecedentes fueron entregados al Ministerio Público”, indicaron. Eso sí, se reconoció que de los tres imputados,  al menos uno,  estaba relacionado con otras acciones de corte violento y  desórdenes en las dependencias de la Universidad de La Serena el pasado 26 de junio de este años donde un grupo de alrededor de 30 sujetos ingresó a la Casa Central destruyendo todo a su alrededor en el primer piso del edificio. 

Los grupos organizados

Desde la Prefectura el Mayor Aravena hizo el llamado a las personas que se manifiestan de forma pacífica, a no seguir el actuar de grupos organizados que propician la violencia. “Existe un activismo violento de diversas estructuras, y sobre ellos estamos actuando  con todos nuestros recursos, no  permitiremos que sigan en esa dinámicas, portando bombas,  armas u hondas. Insistimos, la manifestación pacífica es un derecho, manifiéstense, pero a las personas que están en esas dinámicas, hay personal dispuesto para ubicarlos,  detenerlos y ponerlos a disposición del Ministerio Publico, estamos empleando tecnologías  y  variados recursos para hacer cumplir la ley y dar tranquilidad a la población”,  expresaron. 

El caso Costa Real

Desde Carabineros admiten que desde el incendio en el hotel Costa Real y la Seremía de Educación ha existido un decrecimiento en la cantidad de manifestantes, fundamentalmente por el impacto que provocó en la población. El día de ese evento, el 26 de noviembre, se registraron 35 personas detenidas las cuales quedaron con diferentes medidas cautelares incluso prisión preventiva.

En este caso, los delitos son por desórdenes públicos, robo en lugar no habitado y robo en lugar habitado lo que implica una pena más grave ya que al ser un recinto destinado a la habitación se puso en riesgo la vida de los pasajeros. Incluso, podría configurarse el delito de Homicidio frustrado u homicidio tentado, lo que agravaría aún más la situación de los imputados. “Esta investigación fue encargada a la PDI, por lo que nosotros no podemos hacer referencia a eso, lo que sí sabemos es que va bastante bien encaminada”, precisaron “y dada la fluida  comunicación con la Fiscalía se han aportado todos los antecedentes disponibles sobre ese caso en particular”, concluyó Aravena.

Por último detallan, dijo el mayor, “Carabineros agradece todas las muestras de apoyo que se han recibido en las Comisarias de parte de familias y comerciantes que han manifestado su apoyo y agradecimiento a los servicios que se han desplegado en la comuna”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X