• Castalia se caracterizaba por su empatía y cercanía con los alumnos de la comuna elquina.
Crédito fotografía: 
Cedida
La noche del domingo tuvo lugar un accidente en donde un individuo, según información policial, en estado de ebriedad, chocó frontalmente a otro vehículo en donde la docente de Vicuña, Castalia Valenzuela (32), iba junto a su hijo de 7 años. Tanto ella como el conductor del otro automóvil –un joven de 22 años- perdieron la vida y desde Carabineros y el municipio admiten que el consumo de alcohol y las carreras en el sector donde ocurrió el trágico hecho son pan de cada día.

Totalmente conmocionada amaneció ayer la comunidad de Andacollito (Vicuña). En el lugar, donde residen unas mil personas, existía pesar debido a que las dos víctimas fatales que resultaron tras el accidente del domingo por la noche vivían en este sector, una de ellas, la mujer de 32 años Castalia Valenzuela, era profesora y parte de una comunidad escolar que todavía se encuentra devastada.

Los hechos

Según información policial, fue pasadas las 21:00 horas cuando carabineros tomó conocimiento de un violento accidente en el sector de Peralillo, en la ruta CH-41. Al llegar al lugar, se encontraron con el dantesco escenario: dos vehículos menores habían colisionado de manera frontal y sus ocupantes resultaron con graves consecuencias.

La peor parte la sacó una mujer de 32 años, quien viajaba en su automóvil acompañada de su hijo, un menor de edad de siete años. Ella falleció instantáneamente en el lugar, producto de sus lesiones. Así lo consignó el mayor Francisco Labrín, comisario de la Quinta comisaría de Vicuña. “Lamentablemente cuando nuestros funcionarios concurren al lugar se encuentran con esta colisión, bastante agresiva, y se percatan que la conductora de uno de los automóviles protagonistas se encuentra fallecida. Ella iba en dirección al sector de Andacollito, y el joven, en el otro móvil, iba en dirección contraria”, indicó Labrín.

“El hálito alcohólico se pudo establecer debido a las primeras inspecciones y posteriormente en el seguimiento que se le realiza al paciente hasta el hospital de Vicuña”, Francisco Labrín, comisario De Vicuña

El comisario agregó que, por su parte, el pequeño afortunadamente, sólo había sufrido heridas de mediana consideración y se encontraba fuera de riesgo vital, y la misma noche del domingo llegó parte de su familia al recinto donde se encuentra hospitalizado para acompañarlo.

En relación al conductor del segundo vehículo, fue trasladado al Hospital de Vicuña, donde en principio se logró estabilizar, sin embargo, su cuerpo no resistió y falleció la madrugada del lunes cerca de las 01:00 horas.

¿Alcohol de por medio?

Pero la gran duda fue en relación a las causas del trágico episodio. Claro, aunque se deben esperar los resultados de los exámenes científicos, en una primera instancia, desde Carabineros informaron que el individuo de 22 años se encontraba bajo la influencia del alcohol. “Eso se pudo establecer debido al hálito alcohólico, y posteriormente en el seguimiento que se le realiza al paciente hasta el hospital de Vicuña. Eso está consignado en el parte policial, e informado al Ministerio Público, y está siendo investigado”, sostuvo Labrín.

Carreras clandestinas

Una vez que se publicó la noticia, los comentarios surgieron de inmediato. En el lugar donde se produjeron los accidentes, según las personas, se realizaban constantemente carreras clandestinas. De hecho, según Labrín, en ese punto se han cursado más de 15 infracciones en lo que va del año. Sin bien es cierto que el comisario ratifica esta cifra, no es posible –todavía- atribuir este fatal accidente a carreras clandestinas aunque es lo más probable. “Sabemos que en este sector se producen estas carreras, pero decir que en ese momento se estaban produciendo y que el joven estaba participando de estas es, no es posible de afirmar”, aseveró Francisco Labrín.

15 infracciones relacionadas a las carreras clandestinas se han cursado cerca del sector de Peralillo, donde ocurrió el fatal accidente.

Municipio en alerta

El alcalde de Vicuña, Rafael Vera, también se mostró afectado por lo ocurrido, e insistió en la necesidad de que la gente tome conciencia al momento de transitar por esta ruta, donde, según se sabe, individuos realizan carreras no permitidas. “Nosotros estamos consternados por la muerte de la profesora. La verdad era algo que no esperábamos. Era una mujer extremadamente querida por la comunidad, y ciertamente que hoy existe una comunidad escolar que está destruida. Y efectivamente, en ese lugar hemos tenido constantes problemas de carreras no permitidas. A nosotros nos han llegado los avisos, hemos alertado a Carabineros y ellos han cursado las infracciones, pero la policía no puede estar de punto fijo en un lugar, cuando en estas circunstancias de estado de excepción más contingente se requiere”, manifestó el edil.

Una profesora muy querida

Según información recabada por este medio, la profesora de 32 años, Castalia Valenzuela, era docente jefe de primero básico del colegio Edmundo Vidal Cárdenas de la localidad de Peralillo, en Vicuña. Era de la zona, pero se fue a estudiar a Santiago y retornó el 2017, para ejercer su profesión en su ciudad natal. Tenía un solo hijo, precisamente el menor con el que se trasladaba hasta su casa la fatal noche del domingo.

“Su calidad humana era espectacular, ella iba a dejar cajas de mercadería que compraba con su propio sueldo para estudiantes pobres del colegio. Les iba a dejar las guías a sus casas”, Ruperto Pizarro, director Colegio de Peralillo

Consultado, el director del establecimiento donde trabajaba, Ruperto Pizarro, destacó la calidad humana de la maestra, quien pese a no estar realizando clases, se encontraba permanentemente preocupada de los alumnos y la gente en general. “Aquí en el colegio ella estaba súper bien evaluada a nivel académico, de hecho, le pedimos que volviera a tomar un primero básico porque el primer curso que tomó llegó a tener grandes resultados. Además, su calidad humana era espectacular, ella iba a dejar cajas de mercadería que compraba con su propio sueldo para estudiantes pobres del colegio. Además, a sus alumnos les iba a dejar las guías a sus casas, a los que no tenían la posibilidad de imprimir. Era un ejemplo de lo que tiene que ser un maestro”, finalizó Ruperto Pizarro.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día