Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde el entorno de la niña de 12 años sostienen que aún no asumen la dolorosa pérdida, ocurrida en el sector de Villa Talinay. La familia asegura que les “destruyeron” la vida y que si bien no quieren responsabilizar a nadie por lo sucedido, esperan que las investigaciones y la justicia lleguen hasta las últimas consecuencias.

Luego de años de vivir en la Parte Alta de Coquimbo, la familia de Melissa Chávez Ardiles, decidió cambiar el rumbo y hace poco más de tres meses optaron por trasladarse hasta el sector de La Cantera, específicamente a Villa Talinay. La idea era cambiar las condiciones de vida de Melissa, de 12 años, y su pequeño hermano, Martín, de sólo siete.

Según relatan, la vida les sonreía, pues lograron encontrar una casa donde se sentían cómodos y podían comenzar a soñar con un mejor porvenir. Sin embargo, todo se esfumó el jueves 26 de noviembre, cuando en una mañana, le arrebataron la vida a la pequeña, en un brutal  crimen que aún es materia de investigación.

Sin embargo, y ante una serie de rumores que vinculaban a los padres y a otras personas a los fatídicos acontecimientos ocurridos en la Villa Talinay hace exactamente seis días, es que la familia de la menor conversó con diario El Día en la misma propiedad que poseían en la Parte Alta.

Debido a las diligencias que se estaban realizando en la vivienda actual, han optado por alejarse de ahí y tampoco tienen ganas de retornar a un hogar donde pensaban forjar un futuro que, sostienen, quedó truncado.

Lamentables coincidencias

Mirta Ardiles, mamá de Melissa, junto con el padrastro de la menor, Luis Santander, nos relataron los hechos acontecidos en una jornada que, aseguran, todavía no pueden digerir, y que ocurrieron en la casa donde vivían los cuatro integrantes de la familia.

De acuerdo a su relato, fue Luis quien salió temprano de la casa con el pequeño hermano de Melissa. Cabe destacar que se encontraba en Coquimbo durante sus días de descanso tras finalizar su turno minero en Antofagasta. “Eran pasadas las 10 de la mañana cuando salí con mi hijo en un Didi para un control respecto a sus vacunas, terminamos y nos fuimos al centro a buscar comida para los perritos, luego a una tienda de electrónica para comprarle unos audífonos. Salimos, la idea era ir al supermercado y luego el destino era volver a la casa, pero al niño le dio un dolor de guatita y por eso decidimos volver antes”, sostuvo.

Mientras pasaban con el vehículo frente al Sodimac que está por Ruta 5 casi llegando al puente La Garza, Luis subraya que se da cuenta de que pasó un carro de bomberos, por lo que los vehículos se abrieron para permitirle paso. Pero nunca imaginó que sería una situación que le afectaría directamente a él y a su familia.

“Llegamos al pasaje y vimos toda la conmoción. Y me di cuenta que era mi casa. Estaba un carro de bomberos, y dejé a mi pequeño hijo ahí, fuera de la casa. Yo traté de entrar a la vivienda, donde había humo y atiné a llamar a mi señora, para decirle que la casa se está incendiando, porque ella tampoco estaba en ese momento, y ahí me doy cuenta que Melissa estaba sola. Traté de entrar a la casa, pero los bomberos no me dejaron entrar. Luego carabineros me esposó para controlar mi impotencia, les preguntaba qué había pasado y nadie me decía nada. En pocos minutos nos arrebataron el derecho a ser una familia feliz. Queremos justicia”, subrayó Luis, respecto a un hecho que fue respaldado por otros vecinos.

“Estaba sola”

La mamá de Melisa, Mirta Ardiles, recuerda que Martín, el hermano pequeño, tenía que ir al colegio a vacunarse. Por ende, fue su pareja, Luis, quien lo llevó, como relató anteriormente.  “Habíamos quedado de acuerdo que mientras él estaba realizando esos trámites, yo iría a ver un tratamiento dental. Él se fue poco antes de las 10:30 horas”, aseguró.

Una vez que se fueron,  Mirta tomó un desayuno express y luego señala que fue a conversar con Melissa, la invitó a tomar un té, pero la menor no quiso bajar del segundo piso. “Luego subí y le dije que se levantara para que me acompañara a ir al dentista, pero prefirió quedarse y cuando yo volviera, ella me iba a estar esperando arregladita, porque tenía que ir a dejarle un regalo a una compañera de colegio que estaba de cumpleaños”, acotó.

Posteriormente, la mamá de Melissa señaló que dejó la puerta de la cocina sin asegurar, obviando un pestillo para resguardar el ingreso por ese sector. “No lo hice, porque estaba la Meli”, señaló.

“Aceptamos todos los comentarios que vengan, porque no me llegan esas cosas. Yo sé cómo fui como mamá, tengo cinco hijos en total y todos son mi vida”, Mirta Ardiles, mamá de Melissa

Pasadas las 11:15 de la mañana, le avisó a Melissa que iba a salir, y así lo hizo, según su testiomonio. “Luego, fui al negocio que estaba cerca de mi casa, retiré dinero por Caja Vecina, pedí un Didi y me subí al vehículo. Cuando nosotros íbamos saliendo unos metros más allá, venía Carabineros hacia mi sector, casi frente a la Revisión Técnica de la Cantera. Cuando  ya casi iba llegando al dentista, me llama mi pareja para preguntarme si estaba con la niña, yo le digo que no y que Melissa estaba en la casa. Él me responde ‘pero cómo, porque hay un incendio en la casa’ y le pedí al conductor que me llevara de vuelta. Llegué a la casa y me encontré con mi hijo Martín, que estaba afuera de la casa. Le dije que estuviera tranquilo”.

Paralelamente, Mirta observó como a su compañero lo detuvieron para impedirle que ingresara a la vivienda, pero ella asegura que logró hacerlo para intentar conocer más detalles. “Traté de subir, pero un carabinero me detuvo y me dijo la verdad. No me imaginé toda esta situación, incluso pensé que podía haber quedado calcinada, pero no puedo creer todo lo que le pasó a mi hija. Cómo puede haber una persona capaz de generar tanto daño, a una niña que era puro amor. Era de casa, no andaba en la calle, y era un niña preocupada de todos nosotros”,  subrayó su madre.

De acuerdo a las primeras informaciones que le dieron a conocer las autoridades, la menor habría fallecido producto de una asfixia ocasionada por el humo emanado en el lugar, aunque luego se confirmó la participación de terceros.

“Un vecino me dijo que hizo todo lo posible por ingresar a la vivienda y ver si alguien se encontraba en un su interior”.

Incluso, la mamá de Melissa en sus miles de pensamientos tras estos hechos, no descarta que alguien externo pueda estar involucrado en este fatal desenlace. “Nunca se quedaba sola,  me acompañaba a todas partes cuando yo debía hacer un trámite. Me atrevo a decir que ese fue el único día en que se quedó sola y pasó lo que pasó. Realmente no entiendo cómo ocurrieron los acontecimientos”, indicó.

Vinculación

Respecto de aquellos que por redes sociales u otros medios les han asignado responsabilidades o relación con los hechos que terminaron con la vida de Melissa, sostienen que es natural que surjan esas conjeturas.

“Aceptamos todos los comentarios que vengan, porque no me llegan esas cosas. Yo sé cómo fui como mamá, yo tengo cinco hijos en total y todos son mi vida. Además, Luis fue como un verdadero padre para mi hija, porque el progenitor, mejor no comento como se portó conmigo y con Melissa. Yo nunca dejé sola a mi hija, y siempre hubo personas que la cuidaron cuando yo me dediqué a trabajar”, subrayó.

Consultados si tienen algunas sospechas, sostienen que hay muchos rumores que corren entre los vecinos por  la eventual participación de terceros en este caso. “Hay muchas hipótesis, y uno va atando cabos. Si alguien ingresó, pudo ser por la puerta de la cocina o en el sector del entretecho, donde una vez se realizó una instalación de un servicio de cable”, comentó.

Incluso, el padrastro de Melissa, agrega que “nosotros no somos quienes para culpar a nadie, son los entes especialistas los que nos tienen que decir la verdad. Igual me quedo con la sensación de impotencia. Por último, si querían robarse cosas, que lo hagan, pero no a costa de terminar con la vida de mi hija”.

Cabe destacar que la familia sostiene que se reunieron con la Fiscalía y que se les aseguró que deben tener paciencia, porque la actual etapa investigativa podría durar a lo menos un mes.

Una masiva velatón

Anoche, frente a la vivienda donde ocurrieron los hechos en la Villa Talinay, se juntaron familiares, amigos y vecinos de Melissa Chávez, bajo la consigna de “No estamos todas, falta Melissa”, instancia que contó con un importante respaldo. “A mi hermana se le cuestionó que este es un caso Ámbar y ha sido muy cruel. Con esto queremos ser lo más transparentes posible, por eso estamos pidiendo que mi hermana hable, ella y su pareja. De nuestra parte van a tener toda la colaboración posible porque esa es nuestra verdad, Melissa estaba siendo feliz. No nos cabe pensar el daño que un animal puede causarle y puede estar entre nosotros y no lo sabemos, eso es lo que más nos preocupa”, aseguró Daniza Araya, tía de Melissa.

Con respecto al caso, el comisario Claudio Alarcón, jefe de la BH, señaló que se siguen realizando las acciones correspondientes, pero los detalles continúan siendo parte de la investigación.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día