Crédito fotografía: 
Captura
Desde la PDI son cautelosos, pero no descartan que la excavación de 42 metros de largo que fue descubierta en un galpón del Barrio Industrial, que llegaba hasta una empresa de Transporte de Valores, esté vinculada al hallazgo de un arsenal en Quebrada de Talca, en donde los delincuentes, a su vez, estaban implicados en el atraco cometido en Santiago en marzo en el que lograron un botín de $15 mil millones.

“Es imposible no vincular ambos sucesos. No se puede, porque en Chile no hay tantas bandas que cometan delitos de esa magnitud”. Con esta frase, el ex jefe de la Brigada de Robos de la PDI Santiago Centro, Mauricio Mc-Lean, hoy radicado en La Serena, se refiere a los dos hechos policiales que han impactado a la Región de Coquimbo en las últimas semanas.

Se trata de la incautación del arsenal de armas en Quebrada de Talca la madrugada del 2 de mayo, en donde resultó detenido un sujeto y otro se dio a la fuga; y luego, el acontecido el día sábado en Coquimbo, cuando se descubrió la existencia de un túnel de 42 metros dirigido a las oficinas de la empresa de transporte de valores Brinks. Ninguno de los dos eventos tenía precedente en la zona. 

Con cautela

Tal como pasó con el hallazgo de las armas, desde la PDI manejaron el tema con extrema cautela, y, en primera instancia, sólo informaron del hecho ayer a un medio nacional sin entregar mayores antecedentes de la investigación. Más tarde, enviarían el comunicado de prensa siguiendo la misma línea. El túnel estaba siendo construido en un galpón del Barrio Industrial que se encontraba desocupado hace cuatro meses por su dueño, lo que fue aprovechado por la banda para realizar las excavaciones. 

Fue el propietario de estas bodegas quien alertó a la policía. El hombre llegó al lugar abandonado e intentó abrir los candados para ingresar, pero se percató que las llaves ya no correspondían. Era la primera señal de que algo extraño sucedía. Al revisar las inmediaciones, pudo constatar que la intervención era evidente por lo que dio aviso a la autoridad policial, quienes arribaron para realizar una inspección y encontraron la excavación. 

No ingresaron inmediatamente. Sólo la mañana del lunes pudieron tener certeza de la magnitud de lo que habían encontrado cuando con el apoyo de bomberos, los detectives de la Brigada Investigadora de Robos de La Serena, realizaron un recorrido por el lugar, llevándose la gran sorpresa de que la estructura tenía más de 42 metros de largo que llegaban hasta las inmediaciones de la empresa de Transporte de Valores. 

La construcción era sofisticada, contando con un sistema de iluminación y ventilación. Además, al interior se encontraron herramientas para realizar diversos trabajos, un carro de arrastre y elementos utilizados para el oxicorte. Con esto, quedaban claro los fines que tenía el túnel y se logró evitar lo que sería probablemente el robo más grande en la historia de la Región de Coquimbo. 

Nada se puede descartar

Más allá del comunicado oficial, Diario El Día indagó en los hechos, y en contacto con el jefe de la Brigada Investigadora de Robos de La Serena, el subprefecto Rodrigo Villarroel, dio algunos indicios respecto al perfil que tendría la banda delictual que estaba preparando el cinematográfico atraco. “Me parece que, de acuerdo a las herramientas encontradas, éstas corresponden a las que se utilizan en la minería artesanal, que funcionan de manera hidráulica (…) También tenían instaladas unas poleas  con las que sacaban la tierra”, indicó Villarroel. 

Respecto a cuánto tiempo estuvieron trabajando los antisociales, serían alrededor de dos meses de acuerdo a las primeras estimaciones. “Evidentemente que tomó tiempo, porque se operó de manera sigilosa, lo que se suma a lo complejo que es trabajar en esas condiciones llegando a realizar una construcción tan bien hecha. Es decir, era gente que tenía conocimientos bastante amplios en esta materia, en construcción y minería”, especificó. 

Consultado por un posible vínculo entre la incautación de armas en Quebrada de Talca, y el nuevo operativo, Villarroel enfatizó en que las líneas investigativas eran bastantes y que ninguna se podía confirmar o descartar. “Estamos empezando a trabajar, tenemos muchas información pero esa información tenemos que trabajarla, tenemos que depurarla. Hay mucho trabajo por delante, y debemos tener certeza de lo que estamos haciendo”, aseveró el policía. 

Vínculos evidentes

Pero volvamos a Mc Lean. El ex Jefe de la Biro Santiago Centro, insiste en que este hecho no se puede separar de la incautación de armas. Su convencimiento se sostiene en que luego que se descubrió el arsenal, una de las hipótesis era que estas serían utilizadas para perpetrar un atraco millonario. En ese momento no se sabía si tendría lugar en la zona o en otro lugar del país. “Lo que en ese momento era una duda, hoy parece quedar más claro, y eso es algo que los policías deben estar considerando ahora”, manifestó. 

Además, hizo hincapié en que los sujetos involucrados en el primer operativo, uno de los cuales todavía se encuentra prófugo, también estarían implicados en el denominado “nuevo robo del siglo”, ocurrido en marzo de este año en el aeropuerto de Santiago donde se logró un botín de casi 15 mil millones de pesos.

“Hay que tener en cuenta el modus operandi único. Y aquí me refiero al resultado del modus operandi y la secuencia de hechos. Es decir, tienen armas, vehículos, logística y gente. Ellos se especializan en robos grandes, de alta cantidad de dinero, donde invierten tiempo, esfuerzos, estudio, pero les reporta un dividendo de este tipo. Estamos hablando de miles de millones de pesos. Yo no conozco la carpeta de antecedentes, pero resulta evidente que el tipo que se escapó en Quebrada de Talca siguió trabajando, y preparaba otro robo del siglo en la región”, asegura Mc-Lean, precisando, eso sí, que aquello quedará claro una vez que finalice la investigación. 

La voz del ex prefecto

El ex prefecto de Carabineros, el coronel (R) Luis Carrera, también analizó el operativo y el modus operandi de los antisociales, y vinculó el “nuevo Robo del Siglo” en Santiago con la incautación de armas en el Valle de Elqui, y ésta, a su vez, con el frustrado “robo del siglo” en Coquimbo.

“No es común en el país, ni mucho menos en la región ilícitos de esta naturaleza, por lo tanto se deben mirar estos hechos de manera vinculada, como una primera línea investigativa. Presumiblemente esta banda, o parte de ésta se instaló en la zona para operar desde acá, donde se pudo haber pensado este robo, lo que es muy probable, porque no hay tantas bandas que operen así. Pero esto se tiene que comprobar, y no me cabe duda que se va a lograr establecer con el gran trabajo que pueda está realizando la policía”, enfatizó Carrera. 

Intendenta valora acción policial

El hecho no pasó desapercibido para la máxima autoridad regional, la intendenta Lucía Pinto, quien valoró el trabajo realizado por la PDI, que logró frustrar el millonario atraco.

“Gracias a este hallazgo fue posible evitar un cuantioso robo en nuestra región. Una acción policial que partió con la oportuna denuncia del dueño del terreno desde el que partía el túnel hacia esta empresa de transporte de valores, quien alertó a la PDI del cambio del candado del recinto. Tras encontrar mucha tierra amontonada en este terreno, el lugar quedó en custodia policial y finalmente pudieron entrar y recorrer este sofisticado túnel con apoyo de Bomberos. Hoy la PDI continúa con el trabajo investigativo”, expresó la intendenta, agregando que, “el tema está en investigación, y  no da para ninguna conjetura extra”, finalizó, remarcando que, más allá de las hipótesis, se debe esperar a que la PDI termine su labor y esclarezca fehacientemente los hechos. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X