• Hasta las 16:50 horas del jueves estuvieron cerradas las puertas del cementerio de Tongoy por la exhumación del cuerpo de Lázaro Torrejón.
Crédito fotografía: 
Bastián Salfate K.
La PDI se enfocará en periciar las vestimentas que Lázaro Torrejón usaba el día de los hechos para obtener nuevos antecedentes que resulten relevantes para el esclarecimiento de la enigmática muerte del adolescente.

Diego Guerrero - Rebeca Luengo

Con las puertas completamente cerradas se encontraron la tarde de este jueves quienes fueron a visitar a sus seres queridos al cementerio de Tongoy. La entrada solo estaba habilitada para los peritos de la PDI y el Servicio Médico Legal, quienes se encuentran realizando nuevas diligencias para esclarecer la muerte de Lázaro Torrejón, joven que desde que fue encontrado muerto en la carretera el día 6 de enero se convirtió en la bandera de lucha de todo un pueblo.

El único de la familia que pudo entrar fue Álvaro, su padre, quien a cinco meses de perder al menor de sus hijos espera encontrar explicaciones en un caso complejo, como lo han reconocido quienes lideran la investigación, pero que no mantiene a nadie indiferente.

Mientras iban llegando los especialistas, José Fernández, amigo de la víctima y quien creó la página “Justica Para Lázaro”, solo le quedaba esperar, y lo hizo por más de una hora, explicándoles a los vecinos que llegaban a visitar el camposanto por qué las puertas estaban cerradas, y ellos lo entendían, incluso le brindaban su apoyo y deseos de éxito en el proceso que pese a todo el tiempo transcurrido, parece recién empezar.

Así lo reconocen sus cercanos, para Fernández “en todo este tiempo no se ha hecho nada, la familia y los amigos ya hemos agotado todos los medios, ahora estamos más tranquilos y esperamos respuestas.

Tranquilidad que comparte el padre de la víctima, quien a la salida del cementerio indicó que “con esto vemos que por fin se está haciendo algo”, dijo, cuestionando la lentitud del proceso, que no tuvo un fiscal a cargo durante tres meses.

Ahora se muestra esperanzado. La audiencia para solicitar la exhumación estaba fijada para el 6 de junio, sin embargo asegura que desde que el fiscal Nicolás Nicoreanu tomó el caso la investigación ha ido avanzando con más agilidad.

Incluso habría sido el mismo persecutor quien adelantó la instancia para no seguir dilatando la causa y obtener resultados que le den tranquilidad a la familia y a todo el pueblo de Tongoy.

NINGUN ARISTA AFUERA

A la salida de la diligencia, el fiscal Nicolás Nicoreanu no quiso emitir declaraciones, indicando que no existen nuevos antecedentes desde la entrevista exclusiva que concedió a El Día. En esa ocasión señaló que aún cuando la causa de la muerte estaba certificada como un accidente de tránsito, la familia ha aportado antecedentes que están siendo investigados.

 “No nos cerramos a ninguna arista, es parte de la investigación y claramente no vamos a dejar ninguna arista afuera, porque hay muchas diligencias pendientes, muchas cosas por hacer (…) buscamos esclarecer los hechos y eventuales responsabilidades de personas involucradas, que requieren que se tengan más antecedentes de lo sucedido”.

Por ello se solicitó la exhumación del cadáver de Lázaro Torrejón que tiene como finalidad, según explicó el comisario de la Brigada de Homicidios de la PDI, Cristian Ara, “recoger antecedentes que tienen que ver con peritajes a la vestimenta que utilizaba la víctima al momento de los hechos”. El oficial agregó que la PDI, con un grupo especializado se encuentra trabajando en diversas diligencias “para poder esclarecer los hechos y poder dar con él o los responsables. Para ello se está realizando una serie de diligencias como entrevistas, empadronamientos y recolección de imágenes de cámaras de seguridad”, concluyó. 5201i-6301i

UNA CAUSA QUE UNE AL PUEBLO

Lázaro Torrejón, era un joven querido en el pueblo de Tongoy. Participaba activamente en competencias deportivas y folclóricas, por ello la sorpresa de la comunidad cuando se enteraron, la madrugada del 6 de enero de 2018, que su cuerpo fue encontrado en el kilómetro 10 de la Ruta D-440 (acceso sur a Tongoy) en medio de la calzada presumiblemente arrollado por un vehículo que se habría dado a la fuga. El lugar estaba a escasos metros de su hogar en el sector de Las Tórtolas.

Este sábado 2 de junio, Lázaro hubiese cumplido 19 años, por lo que su familia y amigos se reunirán a las 18:00 horas de ese día, en la gruta que el padre construyó en el lugar en que Lázaro fue encontrado muerto.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X