El reclamo de la comunidad se dejó sentir tras el asalto a mano armada que sufrió al interior de su negocio y domicilio un comerciante junto a su familia, ante lo cual, las autoridades afirman que insistirán en conseguir elevar la categoría de la subcomisaría de Carabineros del sector a comisaría.

“Tuvimos suerte que el arma disparada por los delincuentes percutó balines y no balas, sino, ahora estaría lamentando la pérdida de mi esposa”. En el relato de un comerciante del sector Lomas de San Ramón en la comuna de Coquimbo, se evidencia la inseguridad en la cual dicen vivir cientos de vecinos que son afectados por el actuar de antisociales, que, indican, hoy les tienen atemorizados. 


El hecho delictual se perpetró a eso de las 21:30 horas del pasado jueves, en instantes que dos antisociales encapuchados ingresaron al local comercial dedicado a la venta de abarrotes en la intersección de las calles Nevenka Zuvic y Juana Contreras, y cuyo propietario es Cristian Muena, quien se encontraba en el lugar junto a su esposa e hijo, menor de edad.


Fue el propio Cristian quien decidió hacer público los minutos de terror que vivió junto a su familia, y celular en mano mostró a diario El Día el actuar de los delincuentes, que fue registrado por las cámaras de seguridad instaladas en su negocio. Allí comenzó a relatar lo acontecido, visiblemente afectado, ya que el hecho dejó a Karina, su esposa, con un impacto de balín en su pecho.   


RELATO. Según comentó el propietario del local comercial asaltado, la familia estaba reunida en el living del inmueble cuando ingresaron los delincuentes al negocio y se percataron de ello tras visibilizar la situación por medio de las cámaras de seguridad. En ese momento decidieron no salir a enfrentar a los individuos armados ante el temor existente, pero sí comenzaron a gritar para ahuyentarlos del lugar.


Tras ello, uno de los antisociales rompió la caja registradora y sustrajo una suma de dinero superior a los $100 mil, mientras que su acompañante decidió abrir una puerta que da hacia el interior del domicilio y efectuó disparos con un arma que, por suerte, percutó balines. En ese instante la esposa del propietario del local comercial estaba junto a su hijo, sentados en torno a una mesa, cuando uno de los proyectiles impactó en su pecho. 


“Mi señora e hijo quedaron impactados con lo sucedido y es lamentable que tengamos que vivir así. Por suerte el arma disparaba balines y no balas, si no, estaría lamentando una tragedia. Queremos que las autoridades de una vez por todas hagan su labor y que destinen el contingente de Carabineros que se requiere para un lugar donde nos aproximamos a los 100 mil habitantes”, sostuvo Cristian Muena, comerciante afectado por asalto en el sector Lomas de San Ramón. 

DELINCUENCIA SIN CONTROL. Lo sucedido a Cristian es una constante, según comentan los vecinos de las Lomas de San Ramón, y para conocer la realidad que atraviesan se dialogó en el lugar con el presidente de la junta de vecinos del sector, Jorge Maidana, quien confirmó que la inseguridad existente es total.


“Hace mucho que enfrentamos a la delincuencia, pero hoy la situación es crítica. A los constantes enfrentamientos a balazos en las poblaciones aledañas, se suma una “ola” de robos a negocios y domicilios, al punto que hasta a nuestros vecinos los asaltan en la calle. La presencia policial no es la suficiente, dejando en claro que se debe al poco contingente policial para los habitantes que somos, y que abarca a toda Tierras Blancas”, consignó Jorge Maidana.
El dirigente social, además aseguró que gran parte del actuar de los delincuentes se ve posibilitado por la falta de seguridad en el Parque Urbano de Tierras Blancas que colinda con sus inmuebles, siendo el lugar por donde los delincuentes huyen tras cometer los atracos, sumado esto al derribamiento del muro divisorio entre el sector Lomas de San Ramón, y la población Cital, complicada desde hace años por la delincuencia.   

APOYO MUNICIPAL. Quien está consciente del temor vecinal es el delegado municipal de Tierras Blancas, Alejandro Galleguillos, y sostuvo que “hemos tenido reunión con los vecinos y Carabineros, y hace poco se dotó de mayor contingente policial al sector, al igual que de vehículos. Pero el problema acá es otro y estriba en que los lugares aledaños a Lomas de San Ramón son un “nido” de delincuentes que perpetran los ilícitos”, señaló.


Galleguillos indicó que desde el municipio se determinará aumentar la cantidad de guardias de seguridad en el recinto para impedir que delincuentes se cobijen en su interior, y por otro lado, compartió la demanda vecinal de que la subcomisaría de Carabineros de Tierras Blancas pase a ser comisaría. “Debemos junto a las autoridades dar una solución a  este sector”, concluyó el delegado municipal de Tierras Blancas.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X