Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Delincuentes ya habían intentado ingresar al establecimiento días antes del delito. El director afirmó que por más de tres años esperan que se tomen medidas y se mejore la iluminación del sector.

Tras sufrir el robo de cerca de 2 millones de pesos en instrumentos y otras especies, la comunidad de la Escuela Popular de Música (Empo) de La Serena reveló que delincuentes ya habían intentado ingresar a las dependencias del establecimiento, algo que habían previsto en varias oportunidades por la inseguridad del sector.

Emplazados en José Baro (detrás del Unimarc de Balmaceda) se enfrenan a diario con el  miedo a ser víctima de delitos, debido a la oscuridad que rodea por las tardes a al lugar, lo que “va en desmedro de la seguridad que podamos tener en la escuela”, dijo a El Día el director y fundador de Empo, Claudio Orrego.

El músico explicó que se está gestionando un proyecto con la municipalidad, pero en “más de tres o cuatro años” este no se ha llevado a cabo, por lo que “hagamos lo que hagamos, los tipos van a tener todo el tiempo del mundo para actuar”.

Las primeras alertas se encendieron este viernes. El equipo se encontró con indicios de que desconocidos habían intentado ingresar a la escuela, “pero no pudieron entrar porque la cerradura es bastante fuerte”, indicó Orrego. Se puso la denuncia en Carabineros y repusieron el cerrojo dañado, pero nada pudo evitar que los delincuentes ingresaran de todos modos.

El robo ocurrió pasadas las 19:30 horas del martes y entre el botín los antisociales lograron sustraer de todo: amplificadores de guitarras, un bajo electroacústico, un teclado y dos mesas de sonidos, entre otros instrumentos, con los cuales enseñan a más de 50 estudiantes que hoy en día componen su matrícula.

La Fiscalía comenzó con las investigaciones y en redes sociales circula la lista de elementos sustraídos. Sin embargo, Orrego advierte que el futuro no es muy prometedor, ya que se han visto fuertemente golpeados por la crisis sanitaria, por lo que ponerse de pie nuevamente no es tan fácil.

“La matrícula nos ha bajado en esta época, que es algo que nos duele muchísimo, porque en tiempos normales podríamos enfrentar la reparación o la pérdida de instrumentos, pero en este escenario de la pandemia cuesta mucho más poder reponer cualquier cosa (…) Estamos todos consternados, porque somos una comunidad bien grande, una familia, donde los apoderados están súper amalgamados con el estudio de los niños”, indicó.

La Escuela Popular de Música nació en 2011 y desde 2014 se encuentran emplazados en su actual ubicación. Funcionan como un espacio para aprender y profundizar el conocimiento y la transversalidad de la música para niños, jóvenes y adultos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X