• Se sacaron de circulación más de 5 mil dosis de pasta base y 8 millones de dinero en efectivo.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Meses de investigación dejaron al descubierto una organización criminal en la cual un joven de 23 años se encargaba de recibir grandes cantidades de droga desde el norte del país para distribuirlas en La Serena y Coquimbo, además de Vicuña, con ayuda de su madre.

Un nuevo procedimiento de la sección OS7 de Carabineros permitió no solo incautar grandes cantidades de droga, sino también detener a dos personas asociadas a una banda criminal dedicada al tráfico de sustancias ilícitas en varias comunas de la Región de Coquimbo.

Llama la atención que no se trata de una organización delictiva común. Tras meses de investigación se logró determinar que un joven de 23 años estaba asociado con su madre para las transacciones de pasta base de cocaína y también marihuana, a microtraficantes y consumidores de La Serena, Coquimbo y Vicuña.

Desde la prefectura de Carabineros y también desde el gobierno provincial destacaron la labor de la unidad especializada, que una vez más entrega buenos resultados en la región y permitió llevar ante la justicia a dos personas dedicadas al delito de tráfico de drogas, quienes se encuentran en este momento en prisión preventiva.

NEGOCIO ILÍCITO EN CRECIMIENTO

Para el OS7 no deja de llamar la atención que pese a que se podría pensar que la madre tendría dominio sobre su hijo, en este caso era al revés. José (23), un estudiante de ingeniería que durante mucho tiempo llevó bajo perfil el negocio ilícito que lo estaba haciendo adquirir grandes cantidades de dinero, y en el cual él tenía las riendas del trabajo.

Tenía una vida que no daba luces de su ocupación y era cauteloso en su actuar, por lo que desde su centro de operaciones en su domicilio del sector de Caleta San Pedro, pudo establecer su propia red de tráfico de drogas en tres comunas.

Según los antecedentes del caso, José recibía dos veces al mes entre 3 a 5 kilos de drogas desde el norte del país, parte de la cual traficaba en la conurbación y la otra era enviada a Vicuña. En ese lugar, su principal cómplice y socia era su madre, una mujer de 43 años de edad, quien vivía con su pareja y otros hijos, los que según los antecedentes recabados hasta este momento, no tendrían relación con el negocio ilícito.

El trabajo de la madre era suministrar la droga a pequeños microtraficantes y también a consumidores en los barrios de la comuna, entre 50 a 200 gramos de pasta base, para luego enviar las ganancias a su hijo, quien se encargaba de repartirlas.

El negocio ilícito fue creciendo y en la actualidad el imputado tenía capacidad para traficar cerca de 120 kilos de drogas al año, y prueba de eso es que con sus ganancias, hace pocas semanas había adquirido un automóvil Kia Cerato del año 2016.

Las ventas crecieron a tal punto que su madre, en Vicuña, estaba recibiendo mayores cantidades de droga, e incluso la última entrega era para que estableciera su propio negocio en la comuna, y tuviera con esto sus propias ganancias, de forma similar a como trabajaba su hijo.

Pero finalmente, pese al cuidado con el que se movían, quedaron al descubierto, y personal de Carabineros los detuvo, parando con esto la actividad ilícita que llevaban a cabo en conjunto, con un procedimiento en el que además de drogas, se logró incautar armamento, municiones y más de 8 millones de pesos en dinero en efectivo

SIGUEN LAS INVESTIGACIONES.

Las diligencias del OS7 no terminan. El Día conversó con el capitán Felipe Maureira, jefe de la unidad, quien señaló que las líneas de investigación se dirigirán ahora a determinar quiénes eran los proveedores de José, antecedentes que por el momento aún no se pueden detallar, pues son vitales para las indagaciones.

“Aún no ha terminado la tardea de desbaratar la red completa de la organización, estamos trabajando en eso con el Ministerio Público”, indicó Maureira, apuntando a la posibilidad también de una línea investigativa por lavado de activos.

Sobre la eventualidad de que existan más familiares asociados a la red, el capitán del OS7 señaló que hay algunos tíos y otras personas que tienen antecedentes por diferentes delitos, “pero aún no podemos determinar si también se dedicaban a esto”, aclaró.

DESTACAN TRABAJO COORDINADO.

En contacto con radio Mistral (95.1) la mañana de este jueves el coronel Francisco Opazo, prefecto de Coquimbo, destacó que “este es el resultado de un trabajo arduo y silencioso del OS7. Queremos evidenciar a la comunidad que estamos trabajando y con el nuevo sistema STOP vamos a concentrar los recursos y desbaratar bandas, para aumentar la sensación de seguridad”.

Por su parte, la gobernadora de la provincia de Elqui, Daniela Norambuena felicitó la labor de los policías, indicando que es “el fiel reflejo del trabajo coordinado que estamos realizando. Hemos puesto énfasis en la seguridad y hemos detectado la concentración de delitos”, señaló.

En este punto la gobernadora valoró que se sacaran más de 5 mil dosis de droga que iban a ser distribuidas en la provincia y apuntó a que el trabajo de rondas extraordinarias de carabineros “está dando resultados”. 6301i

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X