• Doctor Fernando Cardemil
Un médico del Servicio Médico Legal y una perito químico de la PDI esclarecen el misterio. En el caso de los fallecidos en la ribera del río en Illapel, de bastante resonancia, por ejemplo, coinciden en que el haber encontrado a sus familiares hizo que los resultados fueran positivos

El caso de los seis calcinados en la comuna de Illapel, hace algunos días, encendió el interés al punto de generar comentarios en la opinión pública sobre detalles que por su crudeza, por ejemplo, hubiera bastado para un capítulo de la serie estadounidense CSI.

Es que el caso, que aún está en investigación para identificar los cuerpos, convirtió a cientos de personas de la Región de Coquimbo en comentaristas forenses, peritos balísticos y expertos en todo.

Lee tambiénLa historia de marginalidad y pobreza de las cinco víctimas del incendio en Illapel

Por lo mismo, la pregunta es obvia: ¿Qué pueden hacer los expertos cuando encuentran un cuerpo en avanzado estado de descomposición o calcinado?

La verdad es que son varias las técnicas forenses que se utilizan para identificarlos, como explica el doctor del Servicio Médico Legal, Fernando Cardemil (65), con años de experiencia tanto en La Serena como en otras ciudades.

Leer tambiénEn Illapel y la Región de Valparaíso ubican a familiares de los cinco calcinados en incendio

“Es muy complejo, porque las venas y las arteras están chamuscadas y las huellas digitales, que hubieran sido la solución, no son posibles de identificar, entonces se va a los órganos profundos donde puede ser alguna gota de sangre del corazón, incluso algunas veces de pequeñas venas se puede sacar una muestra de sangre seca y que es perfectamente posible cuando ocurre con una muestra de sangre seca del familiar, ya que el ADN es comparativo, o sea que tiene que tener un pariente cercano”, explica.

“Las muestras de ADN siempre son comparativas con un familiar cercano. Uno puede tener saliva, sangre, algún tipo de medula ósea o pulpa dentaria, pero tiene que ser un tejido de la persona que se compara con la familia. En el caso de los calcinados, lo complejo es encontrar sangre, aunque sea seca, pero están las mitocondrias y los núcleos de las células y eso es lo que se compara con la muestra fresca del familiar”, cuenta el médico Fernando Cardemil

Y agrega. “Sin duda, los más difíciles son los de cuerpos calcinados, porque incluso de los restos de osamentas que están deteriorados se puede sacar una respuesta positiva, lo mismo que con la pulpa dentaria, así que ojala tengamos buenos resultados en este caso”.

Lo cierto es que hasta hoy, muchos han llegado a pensar que la ciencia forense es rápida, certera, justa, y muchas veces hasta cool.

Sin embargo, Cardemil, que también dicta clases en la Universidad Católica del Norte, dice todo lo contrario. Y explica que existen tres maneras de reconocer un cuerpo, aunque lo más certero, más que el ADN, que da el 99,9%, es la huella digital con un 100%. En la huella digital y en determinados cuerpos calcinados parciales, el SML tiene una técnica de resucitar un poco la huella con unas inyecciones de líquido especial, que después en el computador se puede identificar. En este caso (Illapel) fue imposible, porque los cuerpos estaban muy deteriorados. Esto también pasa en los accidentes aéreos cuando el avión sufre una explosión, por ejemplo. La otra forma de identificación es por la dentadura. En este sentido, muchos dentistas guardan antecedentes en la ficha de la radiografía de los dientes y que son bastante específicos, como la forma o la prótesis. Mientras que la tercera es el ADN y es lo más directo que tenemos”.

Para finalizar, reconoce que “lo importante es que hoy los familiares dieron una muestra de sangre, así que no hay problema en ese sentido. Yo pensé que iba a costar encontrarlos, pero llegaron todos y dieron su muestra, así que se puede comparar. De esta manera, en Iquique –donde se enviaron las muestras para la identificación- están optimistas y creen que dentro del mes se pueden obtener los resultados. Ahora, en caso de no haber encontrado a los familiares, habría sido imposible reconocer los cuerpos, puesto que si no se tiene con qué comparar una muestra de sangre, es imposible. Si no tienes la certeza de un familiar es muy complicado, porque hay que indagar y no resulta. Insisto, este caso es complejo, pues como eran indigentes…, pero a Dios agracias aparecieron todos los familiares y se pudo hacer la comparación”.

Carolina Rodríguez, perito químico de la PDI, con 15 años de experiencia en casos tan complejos como el ocurrido en Illapel, advierte lo  mismo.

“Cuando trabajas con osamentas o dientes se hace un proceso más largo. Por ejemplo, sacamos un pedazo de hueso que lo molemos -o el diente- y una vez hecho, hacemos la extracción, que por lo general puede durar toda una noche y luego se puede determinar si tenemos cantidad de ADN suficiente como para poder tener una huella genética”.

“En el fondo, si uno tiene una huella genética de esa osamenta tiene que tener con que compararlo para establecer una paternidad o maternidad. Tengo que tener una muestra den comparación de un familiar directo, un padre, madre e hijo”, indica la PDI y perito químico, Carolina Rodríguez.

E insiste en señalar que trabajar en la identificación de cuerpos calcinados es muy complejo. Más todavía cuando los cadáveres fueron consumidos por tanto tiempo.

“Cuando el cuerpo está calcinado el calor destruye el material genético, entonces se tiene que ocupar un trozo de hueso de un centímetro cuadrado, por ejemplo, en un caso de una osamenta que esté en buen estado. Y cuando es una osamenta que esta calcinada, se ocupa una mayor cantidad de muestra para ver si se puede obtener una cantidad de ADN adecuada para obtener la huella genética. Mientras más antigua está la osamenta más difícil se podrá obtener una huella de ella”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X