• Instalada con un campamento en el lugar donde apareció la embarcación, la familia de Bayron Varas espera resultados en la búsqueda del joven.
  • Bayron Varas se dedicaba a la construcción hasta que quedó sin trabajo y hace algunas semanas estaba buscando sustento en el mar con su primo y otro joven.
  • Familia y amigos de Bayron no pierden las esperanzas y han hecho velatones a la espera de que se tengan resultados en las diligencias.
  • Llegaron el lunes e instalados con carpas, los cercanos a Bayron Varas aseguran que no se retirarán hasta encontrar al joven.
  • "Estoy desesperada, me he arrancado y metido al agua yo misma, porque de verdad no sé qué hacer, lo único que quiero es que me ayuden para poder llevarme a mi hijo a casa", Jaqueline Cuevas, madre de Bayron.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
La noche del lunes una embarcación con tres jóvenes en su interior naufragó tras un problema en la hélice del motor, desde ese momento se perdió el rastro de Bayron Varas, y su familia, tras recibir el aviso, llegó al lugar y aseguran que no se irán sin obtener resultados en las labores de búsqueda.

Por más de cuatro días la familia de Bayron Varas ha estado acampando en la playa del sector Serena Golf, mientras se realizan las labores de búsqueda del joven coquimbano, que se encuentra desaparecido en el mar desde la noche del lunes, tras el naufragio de la embarcación en la que trabajaba junto a otras dos personas.

“Estoy desesperada, no sé qué hacer, lo único que quiero es que me ayuden para poder llevarme mi hijo a casa”, indica Jaqueline Cuevas, su madre, mientras permanece sentada en la arena junto a su familia y no puede quitar la vista del mar, con la esperanza de que el joven aparezca.

No salen de su mente los últimos recuerdos que tiene de su hijo y la impotencia se apodera de ella cuando recuerda cuántas veces le dijo que no saliera al mar, ya había perdido a algunos miembros de su familia de la misma forma y no quería que su hijo tuviera el mismo fin, más aún con su poca experiencia.

"Estoy desesperada, me he arrancado y metido al agua yo misma, porque de verdad no sé qué hacer, lo único que quiero es que me ayuden para poder llevarme a mi hijo a casa", Jaqueline Cuevas, madre de Bayron.

Bayron es un joven de 22 años dedicado a la construcción, pero cuando se encontraba sin trabajo salía con su primo, dueño de la embarcación, a buscar el sustento en esta otra faceta, “ni siquiera sabía nadar bien”, comenta su familia.

Esa noche su primo lo fue a buscar, nunca habían pescado en ese lugar, y con el poco manejo en el mar no pudieron evitar una tragedia cuando la red del bote se enredó en la hélice del motor y sin remos para poder estabilizar, la embarcación se volcó al chocar con una ola más grande.

Los otros dos tripulantes alcanzaron a quitarse la ropa y salir a pedir ayuda a los guardias de Serena Golf, pero Bayron fue arrastrado por el mar, ayudado por el peso de sus vestimentas, desapareciendo por completo.

“Andaban a la mala” comenta su madre, quien al no poder obtener información en la Gobernación Marítima cuando fue a preguntar por el accidente, debido a que los jóvenes no estaban registrados, llegó junto a sus demás hijos y al padre de Bayron hasta el sector de Serena Golf, donde aún permanecen.

La primera noche durmieron a la intemperie, “acurrucados junto a la fogata” comentan. De a poco han podido instalarse con carpas para capear el frío costero en las noches. Han sido días difíciles, pero están decididos a permanecer ahí.

“Desde el lunes en la noche estamos acá y no me voy sin mi hijo, aunque tenga que estar dos meses, pero de aquí no me sacan si no me lo llevo”, comenta entre lágrimas Jaqueline.

En su desesperación, ella misma se ha escapado del campamento que armaron en la playa, y ha corrido al mar cuando la angustia se hace insostenible. “Me he arrancado y metido al agua yo misma, porque de verdad no sé qué hacer, lo único que quiero es que me ayuden para poder llevarme a mi hijo a casa”, agrega.

"La Armada y el Gope vienen en la mañana y después se van, el capitán me dice que si están buscando, aunque yo no vea, dicen que son pocos y tienen otros operativos que hacer". Jaqueline Cuevas, madre de Bayron.

Ahí es cuando ha sido fundamental el apoyo de su familia y los amigos de su hijo, quienes llevaron una foto del joven y la pusieron sobre una cruz de madera, con velas, en las cuales ahora ponen su fe, que tampoco decae pese a la frustración.

Pero tras cuatro días de búsqueda, Jaqueline Cuevas asegura estar cansada, y la impotencia aumenta cuando pasan las horas y no hay noticias de su hijo, por lo que también esboza críticas a la búsqueda, asegurando que se pudiera hacer más. “En otras partes cuando se pierden pescadores veo tanta ayuda, acá no hay nadie, no hay un bote en el agua, no veo buzos ni nada, cómo voy a encontrar a mi hijo”, señala.

Desde la Gobernación Marítima y la capitanía de puerto les han asegurado que pese a que no vean todo el tiempo marinos en la búsqueda, las diligencias siguen, pero la familia de Bayron no se conforma y piden que se hagan aún más esfuerzos, con más personal y con buceo para encontralo.

Durante estos días, su padre Pedro Varas, con ayuda de familiares y amigos del joven desaparecido han peinado la zona en busca de algún indicio y han recorrido los roqueríos incluso arriesgando su vida. “Los vemos partir y tenemos que esperar a que lleguen sin saber nada, su papá se va y nosotros quedamos con la angustia de no saber si vuelve o no”, señala. Son conscientes del peligro, pero no se quieren quedar de brazos cruzados.

Además agradecen apoyos que para ellos han sido fundamentales, "los amigos de Bayron se han portado muy bien, también la gente de Serena Golf, el equipo del diputado Sergio Gahona y Víctor Hugo Castañeda, que tiene familia acá", comentan.

Hasta el cierre de esta edición la búsqueda de Bayron Varas Cuevas no han tenido resultados, tanto para las autoridades como para los familiares y pescadores que han colaborado en el trabajo, mientras que la familia permanece firme en no regresar a casa sin tener resultados concretos. 6301i

Labores de búsqueda

Funcionarios de la Armada de Chile y del Gope de Carabineros han liderado las búsquedas con el apoyo de un helicóptero proveniente de Valparaíso que estuvo durante dos días sin resultados positivos.

 El capitán del Puerto de Coquimbo, Edgardo Palma, afirmó que el equipo especializado parte desde la última posición conocida, que es donde ocurrió el siniestro con la embarcación. A partir de allí, las patrullas se despliegan de norte a sur vía terrestre, mientras que las labores son apoyadas con una embarcación vía marítima. 

"Los restos de la embarcación quedaron como a 100 o 200 metros desde la última posición conocida", indicó Palma. Por último, informó que se está gestionando un avión que pueda colaborar con las labores de búsqueda del joven.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital