Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Finalmente son tres delitos los que se le están imputando al individuo que el pasado 27 de abril colisionó el automóvil en el que viajaba una familia de Las Compañías, falleciendo dos de sus integrantes, y resultando una menor de edad con daño neurológico severo. El lunes se realizará la audiencia de cierre de investigación y la sobreviviente Joselyn Traipe clama por justicia.

Las cartas están sobre la mesa. Este lunes en el Juzgado de Garantía de La Serena se llevará a cabo la audiencia cierre de la investigación en el caso de la familia Garrido Traipe, que impactó a la región el pasado 27 de abril. Ese día, cuando eran aproximadamente las 06:00 horas, un trágico accidente provocado por un conductor ebrio, destruyó para siempre la vida de esforzadas personas de Las Compañías. 

El vehículo donde iban cuatro ocupantes fue impactado de frente por la camioneta en la que se trasladaba el sujeto intemperante de 33 años, quien además, tras lo ocurrido, se dio a la fuga sin prestar ayuda a los heridos ni dar aviso a la policía.

Los resultados fueron fatales. El padre de familia, Miguel Garrido, chofer de la línea 39 de colectivos, murió instantáneamente, mientras que los dos menores, Mery Danae (8) y Jean Pierre (13) salieron eyectados por el parabrisas del automóvil quedando gravemente heridos. Horas más tarde, el adolescente de 13 años no resistiría, falleciendo en el hospital San Pablo de Coquimbo mientras que la pequeña Mery Danae, continúa luchando por su vida. 

Un largo camino real

Pero la madre, Joselyn Traipe corrió una suerte muy distinta. Sólo resultó con lesiones de mediana consideración y fue dada de alta rápidamente.  Sin embargo, en lo emocional, ha señalado que las heridas jamás sanarán luego de haber perdido a las personas que más amaba y a ver cómo su hija menor ya no es la pequeña que daba vueltas por la casa, y se encuentra con un severo daño neurológico que la mantiene postrada. 

Ha sido Joselyn la que ha debido hacer frente a una larga batalla legal que está llegando a un capítulo decisivo. Desde que capturaron al individuo horas después del accidente y fue formalizado por los delitos de conducción en estado de ebriedad con resultado de muerte y lesiones, y la negativa injustificada de detener la marcha y prestar ayuda en un accidente en el que hay personas heridas, las idas y venidas desde el tribunal han sido constantes. 

Este lunes se escribirá un nuevo capítulo cuando a la 08:00 de la mañana se lleve a cabo la audiencia en la que, lo más probable, es que se cierre definitivamente la investigación. 

Querellantes van por las penas máximas

El Ministerio Público no estará solo en la acusación. Sin ningún tipo de cobro, el abogado Raúl Castillo tomó parte como querellante y ha estado en permanente contacto con Joselyn Traipe y sus más cercanos. 

A tres días de la audiencia que marca la línea para entrar en tierra derecha camino al juicio oral, evalúa positivamente el escenario que les espera. Deja en claro que pedirán el máximo rigor de la ley lo que podría redundar en penas de hasta 20 años, y que ya se cuenta con las pruebas suficientes y los antecedentes para lograr el objetivo y para acreditar la culpabilidad del sujeto.

“Los antecedentes que se han recopilado son claros, y provienen de testigos presenciales. Cualquier reproche que se argumente a estas pruebas es solamente para los efectos de generar la impresión de escenarios favorables al imputado. Pero hay que ser enfáticos en este punto y decir que la investigación está determinada por datos objetivos y acreditables”, especificó, descartando, por ejemplo, que haya existido un mal procedimiento policial en la obtención de los antecedentes, tal como lo postuló la defensa del imputado en la última audiencia de revisión de medidas cautelares llevada a cabo el pasado 21 de agosto.

“Yo he sido defensor desde los inicios de la reforma y sé lo que es un mal procedimiento policial. Aquí el procedimiento estuvo bien hecho, de manera que levantar este tipo de argumentos no es más que lanzar un fuego pirotécnico en una noche de verano”, asegura el profesional. 

A juicio de Castillo el acusado no presenta atenuantes que puedan hacer que baje la pena, sino por el contrario. Por lo que han conocido hasta ahora sólo tiene agravantes las que serían otro argumento de la parte querellante para que el sujeto sea condenado con el máximo rigor de la ley.

“Esta persona no tiene una irreprochable conducta anterior, y tiene una condena por conducción en estado de ebriedad, por eso vamos a solicitar las penas máximas. Aquí hubo una condena anterior, la que cumplió con su remisión de libertad condicional, lo que a todas luces no fue lo suficientemente adecuada para resocializarlo, porque reincidió y cometió el mismo delito, pero con una gravedad mayor. Nosotros creemos que sujetos como este merecen penas de cárcel”, expresó el abogado. 

Posible ilegalidad de prueba

En la defensa del imputado está el conocido defensor penal Carlo Silva. El abogado insiste en que todo el proceso está viciado por la obtención de la prueba, la que se habría conseguido de manera ilegal. Esto, porque la pareja del individuo, Daysi, no habría sido puesta en conocimiento por parte de Carabineros de que no estaba obligada a ser interrogada debido a la relación de convivencia que tenía con el sujeto. Es más, los funcionarios policiales le habrían dicho que sino prestaba declaración en ese momento estaría cometiendo el delito de obstrucción a la justicia. Situación similar se habría cometido con el padre el imputado.

Así lo manifiesta Silva. “Vamos a seguir alegando de aquí a la preparación del juicio oral para pedir la exclusión de las pruebas, ya que al momento de realizar las primeras pesquisas, cuando no se sabía quién era el conductor del vehículo, surgieron testimonios de manera ilegal con interrogatorios que hizo la policía a parientes cercanos al imputado como su señora y también el padre, sin advertirles del derecho que tienen de guardar silencio por tratarse de un pariente cercano”, precisó el abogado, agregando que esto podría conllevar la absolución de su defendido.

“Aquí hay un principio de contaminación de todos los actos nulos. Esto significa que si el acto nulo se produce antes de la detención de nuestro representado ésta podría estar en presupuesto de ilegalidad y por lo tanto toda la prueba obtenida después también. Es decir, el acto ilegal contamina todos los actos posteriores” agregó. 

Sigue la incertidumbre

Intentamos contactar a Joselyn Traipe para conocer las expectativas respecto a la audiencia del día lunes, sin embargo, no fue posible. En el último contacto que tuvimos con la mujer, a principios de octubre, se encontraba pasando un difícil momento ya que la pequeña Mery Danae había sufrido un deterioro en su estado de salud luego que tomaran la decisión de trasladarla desde el hospital San Juan De Dios de La Serena hasta la casa ubicada en Las Compañías, la que con ayuda del Gobierno a través del Ministerio de Vivienda había sido acondicionada para que la menor pudiese estar en las mejores condiciones. 

En esa oportunidad, se aprestaban a viajar a Santiago, para que la niña fuese intervenida. Afortunadamente la operación habría resultado exitosa, pero todavía se encuentra en una delicada situación sin responder a estímulos. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X