Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El presunto autor intelectual del millonario ilícito que afectó a Rolando Munizaga el pasado 27 de marzo, también vivía en el complejo habitacional y, según se investiga, habría tenido acceso a los mensajes que intercambiaban los residentes del sector en un grupo de WhatsApp creado precisamente para resguardarse de los antisociales. Con esta información elaboró “un plan perfecto”, el que, sin embargo, fue desentrañado y todos los presuntos involucrados puestos a disposición de la justicia.

Para no creerlo. El 27 de marzo Rolando Munizaga recibió uno de los mayores golpes de su vida y vino de donde menos lo esperaba. De acuerdo a la investigación, un vecino que había llegado hace pocos meses al complejo habitacional La Serena Golf sería el autor intelectual del millonario robo que afectó a su casa y que dejó a una familia completa devastada. 

Se sienten impotentes, sobre todo porque aseguran que estaban siendo vigilados desde hace tiempo  y sin saberlo, entregando información privilegiada a quienes perpetraron el ilícito. Claro, el presunto responsable del delito aparentemente tenía acceso al grupo de WhatsApp que mantienen los habitantes del sector, precisamente para protegerse de la delincuencia, por lo que conocía y había estudiado cada uno de los movimientos de sus víctimas. Sabía en qué momento debía dar el  golpe. Sí, parecía ser el plan perfecto. 

EN EL LUGAR: UN PREOCUPANTE PANORAMA 

En el sector todo el mundo se enteró del robo. Además de lo cuantioso de las pérdidas -que en total superaron los 20 millones de pesos- sorprendió el modus operandi y el hecho de que esta situación, según los vecinos, pueda volverse frecuente en el exclusivo barrio de la capital regional. 

Según pudimos constatar con los propietarios, estos ilícitos no son aislados e incluso han llevado a que algunos hayan optado por trasladarse a vivir a otro lugar. Así lo consigna “Claudio”, quien prefiere mantener su verdadero nombre en reserva, pero que ha sido testigo de episodios parecidos al del robo del 27 de marzo.

También tiene su inmueble en el pasaje 4 Oriente donde, cuenta, a otra familia le ingresaron a robar en dos oportunidades en menos de un año, por lo que no les quedó otra opción que marcharse.

“Yo veo acá a la gente bien preocupada por el tema. Porque están expuestos, la seguridad no es muy buena, entonces se les facilita todo a los ladrones”, relata “Claudio”. 

Pero eso no es lo más grave. Héctor Trujillo, también residente y encargado de seguridad del Pasaje 5 Oriente, afirma que lo más alarmante y que devela este caso, es que “nadie se salva” y que lo que le sucedió a Munizaga es como “estar durmiendo con el enemigo”. 

“Nadie sabe para quién trabaja, literalmente. Porque se puede llegar a entender que vengan de afuera y te roben, pero que lo haga tu propio vecino, que se supone debería cuidarte, dice mucho de lo que somos como sociedad”, sostiene. 

Además, manifiesta que el golpe ha sido para todos, no sólo para los afectados directos, ya que ahora será difícil restablecer las confianzas entre ellos mismos. 

Uno de los flancos abiertos que, según el afectado, tienen cuanto a la seguridad los vecinos es que los medidores están afuera y cualquiera puede cortarles la electricidad.

HABLA EL AFECTADO:  “TODAVÍA NO LO PODEMOS CREER”

Nos recibió en su casa, todavía acongojado. Pese a que ya habían pasado casi dos semanas desde el lamentable episodio, Rolando Munizaga admite que “estas cosas no se superan de la noche a la mañana”, ya que tanto él como su esposa e hija ahora se sienten totalmente vulnerables. “Ya no se puede confiar en nadie”, acota Munizaga, mientras mueve su cabeza de lado a lado, con desconcierto. 

Nunca se esperaron que algo así les sucediera. Una de las razones por las que llegaron a vivir al sector hace cinco años fue también el sentirse más seguros, pero tras el robo se dieron cuenta de que “el peligro está en todas partes. No puedes huir de él”. 

El hombre relata que el día en que el grupo de individuos, incluido su vecino, ingresó a la morada no había nadie en la vivienda, algo que sabían los antisociales y que facilitó su accionar. Su señora y su hija estaban en Vallenar y él venía viajando desde la ciudad de Antofagasta, donde labora. 

Pasó por la Región de Atacama a buscarlas para retornar juntos a La Serena, pero la sorpresa fue devastadora cuando llegaron. El primer indicio de lo que había sucedido fue que el portón eléctrico no funcionó cuando quisieron entrar al inmueble lo que llevó a que Rolando se bajara del automóvil y constatara que alguien había cortado intencionalmente la energía. 

Cuando la repusieron, abrieron las puertas del domicilio y vieron el desastre. “Había huellas, todo tirado, y empezamos a ver que faltaban los televisores, dinero en efectivo etc… Uno ahí no la puede creer, realmente”, expresa. 

Jamás se le pasó por la cabeza que uno de los presuntos autores fuese un vecino, que hoy está en prisión preventiva, pero una vez que hicieron la denuncia y la investigación comenzó a avanzar, se fueron enterando de las hipótesis que hasta ahora corren con más ventaja. “Yo no conocía a estas personas, ni a su hijo que es el que está involucrado, pero sé que pertenecían al chat que tenemos nosotros para cuidarnos, entonces más impotencia te da. Es como cuando los ratones se coluden con el gato y se comen el queso”, lamenta. 

“ES UN PELIGRO”

Pese a los comentarios, en principio, no tenía seguridad de que efectivamente se tratara de un vecino de Serena Golf, pero durante la formalización de los sujetos, tras lograr ubicarlos, fue la propia familia del individuo quienes se le acercaron para pedirle perdón y, según Rolando, llegar a un acuerdo reparatorio, pero Munizaga asegura que el proceso ya está en marcha y dejará actuar a la justicia. “Lo que pasa es que con el tiempo te vas dando cuenta de por qué el tipo quedó en prisión preventiva, porque ha estado metido en otras cosas. Entonces, representa un peligro para la sociedad y tiene que afrontar las consecuencias de sus actos, aunque sus padres no hayan estado al tanto de lo que él hacía”, sostiene el afectado. 

Los vecinos también apuntan a que el fácil ingresar al complejo por diversas entradas.

SACAR LECCIONES Y MEJORAR

La víctima insiste en que por lo pronto lo único que quiere es que la investigación avance y poder recuperar especies que tienen un valor sentimental incalculable. Pero asegura que todos deben sacar lecciones. “Por mi parte jamás volvería a estar en un grupo de estos de WhatsApp, porque uno nunca conoce a toda la gente, ni tampoco sus intenciones”, expresa. 

Pero, tal como lo manifestó Héctor Trujillo, otro residente, la inmobiliaria debería poner más énfasis en la seguridad, ya que rara vez se les ve realizando rondas por las noches dentro del complejo y si no dan abasto, pedir apoyo a Carabineros. “La lucha contra la delincuencia es de todos. Sin duda que los sistemas de seguridad acá tienen que mejorar, y las instituciones policiales también deben realizar labor preventiva en este sector, porque también somos parte de la comunidad”, indicó. 

INMOBILIARIA CREE QUE SE ACABARÁN LOS ROBOS. 

Desde la inmobiliaria Serena Golf, el gerente comercial, Gonzalo Alcalde, llama a los vecinos a la calma. Asegura que claramente lo que se estaba produciendo en el último tiempo tenía que ver con que el involucrado  era un residente que contaba con información privilegiada y que, por lo mismo, podía elaborar sus planes dejando menos margen al error, para no ser capturado junto a su banda, pero “afortunadamente ya los atraparon”, por lo que los delitos deberían disminuir. “Si bien esto es público y no le podemos negar el acceso a nadie, nosotros tenemos una barrera donde hacemos un control y creo que funciona. El tema es que la persona era del mismo lugar y eso no lo podíamos prever”, manifiesta Alcalde. 

Insiste en que el lugar es “muy seguro para vivir”, aunque de todas formas indica que estarán más atentos “y si hay que mejorar así lo haremos”, precisa. 

RELACIONES CARA A CARA

El afectado por el robo hace su mea culpa. Admite que debió haberse cerciorado de quiénes eran las personas a las que les estaba entregando información y no confiarse como lo hizo. En aquello coincide el subjefe de la Brigada Investigadora de Robos de la PDI (BIRO), Gonzalo Fritz, quien si bien no puede entregar mayores antecedentes de la investigación, ya que se encuentra en curso, y el Ministerio Público fijó un plazo de 45 días, sí aconseja a los vecinos establecer relaciones “cara a cara” y conocerse con quienes se intercambia la información.

“Esta es una de las formas en que podemos evitar estas situaciones que ocurren entre vecinos. No quiero decir que al conocerse personalmente no vaya a pasar nada, pero se minimizan los riesgos para que no ocurra lo que pudo haber sucedido en Serena Golf”, expresó.  

En la misma línea, el mayor de Carabineros Álvaro Muñoz, comisario de Las Compañías, insistió en que si bien estos chats pueden servir en determinados casos, nunca se debe entregar información que pueda dejar al descubierto determinadas conductas de los propietarios, como viajes que puedan llevar a deducir que las casas estarán deshabitadas. “Nosotros recomendamos esta comunicación, pero para que se puedan avisar si ven algún vehículo extraño o a alguien merodeando por el sector, no para que cuenten todo lo que están haciendo ellos”, indicó. 

Con respecto a la vigilancia que realizan los policías en el sector, Muñoz precisó que las rondas y patrullajes se hacen de la misma forma como se efectúan en toda Las Compañías y que en ningún caso se descuida Serena Golf, aunque ellos tengan sus propios sistemas. Es más, asegura que han sostenido diferentes reuniones con los vecinos y existe una pauta de recorridos establecida. “Intentamos complementarnos y creemos que funciona. Ahora, pese a eso, de igual forma han ocurrido algunos ilícitos, lo que evidentemente nos llama a redoblar esfuerzos”, manifiesta el comisario, dejando claro que, tal como afirman los residentes del exclusivo complejo habitacional, nadie está libre y como le sucedió a Rolando Munizaga, el golpe puede venir de quien menos se espera. 

Pese a lo elaborado del plan, los individuos fueron capturados por la PDI, luego que el propio afectado descubriera
a otro individuo utilizando una prenda sustraída en la feria de las pulgas. Foto: El Día

VECINOS PREOCUPADOS

Sebastián Arriasa vive hace cinco años en Serena Golf, justo al frente de la casa de Rolando y asegura que el tema no es nuevo. Según afirma, se viene arrastrando desde hace mucho, por lo que no le sorprendió del todo lo que sucedió con sus vecinos. 

A la hora de buscar responsables, admite que cada quien debe ejercer el autocuidado y velar por lo suyo. Sin embargo, coincide en que la seguridad del complejo habitacional queda al debe. “Yo he llegado tarde en la noche y me he encontrado al guardia durmiendo”, afirma el propietario. 

También hizo hincapié en la falta de comunicación presencial de los habitantes del sector, ya que, más allá de los grupos de WhatsApp que se conforman, faltaría una organización más concreta entre todos. “Hay que reconocer que acá cada uno anda en su mundo y se intentan coordinar por las redes sociales, lo que puede jugar en contra y no siempre funciona”, precisa. 

La trabajadora de una casa particular Gineth Aracena, a quien encontramos cuando se retiraba de sus labores también se refirió a los flancos abiertos que tiene el sector, ya que estaría completamente expuesto y no cree que la responsabilidad sea de los guardias. “Independiente del último robo, hay que tomar en cuenta que esta es una zona abierta. Hay entrada por Caleta San Pedro, por Punta Teatinos, entonces va más allá de los guardias de La Serena Golf, Carabineros también debe colaborar permanentemente”, opina la trabajadora. 

La policía recomiendan no fiarse de los grupos de WhatsApp, y no entregar información que pueda ser utilizada por antisociales. Foto: Lautaro Carmona

LO QUE HAY QUE SABER

- ¿Qué sucedió? 

Una banda delictual, cuyo cabecilla es un vecino del complejo habitacional Serena Golf, les roba a los mismos residentes utilizando información privilegiada. 

- ¿Por qué sucedió? 

Las víctimas no previeron tener al “enemigo” tan cerca y no tomaron resguardos al momento de entregar información cuando se ausentaron unos días del domicilio.

 

- ¿Qué consecuencias tiene? 

Tanto la PDI como Carabineros insisten en que la organización vecinal es positiva, pero es preferible que sea cara a cara y conocer a las personas que viven cerca de nosotros.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital