Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde el Ministerio Público indagan como únicos sospechosos del asesinato a Mirta Ardiles y a Luis Santander, según consigna la causa a la que tuvo acceso Diario El Día. De hecho, sus teléfonos fueron incautados por la PDI y se indaga en el tráfico de llamadas que realizaron desde 17 al 27 de noviembre. En su momento, la Fiscalía instruyó al SML no entregarles el cuerpo a ellos, sino al padre biológico de la pequeña, y la principal hipótesis de lo ocurrido apunta a un episodio de violencia que se salió de las manos y que luego se trató de ocultar provocando un incendio de manera intencional. Dentro de los próximos días podría existir formalización.

El caso de Melissa Chávez Ardiles (12) continúa siendo un misterio, pero de a poco, este puzzle policial que derivó de la tragedia, comienza a armarse, aunque todavía existen cabos sueltos que deberán ir atándose en el transcurso de la investigación que lleva a cabo la Brigada de Homicidios de la PDI, por instrucción del Ministerio Público.

El día de ayer viernes, estuvo marcado por la publicación del relato tanto de Mirta Ardiles, madre de la menor fallecida, como de su padrastro, Luis Santander, con quienes Melissa vivía en Villa Talinay, en el sector de La Cantera, Coquimbo.

Con manifiesto dolor, ambos contaron con detalles lo que, de acuerdo a su versión, ocurrió la fatídica mañana del 26 de noviembre, cuando, según se aseveró en su momento, la adolescente murió luego de producirse un incendio en su domicilio, el que, pese a no generar mayores daños materiales, habría sido suficiente como para acabar con la vida de la joven, asfixiada por el humo.

Vuelco en el caso

Si bien las dudas respecto a la dinámica de los hechos estuvieron presentes desde el primer momento, no fue sino hasta el día martes 1 de diciembre que se oficializó lo que ya rondaba en el ambiente: la muerte de Melissa no fue producto del incendio, ni por falta de aire. Según manifestaron desde la Fiscalía, existió participación de terceras personas, por lo que ahora la investigación era tendiente a esclarecer un homicidio.

“Según las pericias recabadas en el sitio del suceso por parte de la Brigada de Homicidios y la Brigada Criminalística (de la PDI), refrendado por Servicio Médico Legal, se ha logrado determinar que el fallecimiento no habría sido por acción del fuego, sino que habría participación de terceros (…) Existen pericias que están en curso y se barajan distintas hipótesis, las que están siendo analizadas”, informó la fiscal a cargo del caso, Yocelyn Weisser, cinco días después del lamentable episodio. A partir de ahí, todo estuvo marcado por el hermetismo y el misterio, hasta el día jueves, en que la madre y el padrastro decidieron entregar públicamente su testimonio a medios regionales y nacionales.

Pidiendo justicia

Mirta Ardiles y Luis Santander, madre y padrastro de la niña, se desligaron de cualquier responsabilidad en los hechos. Esto, porque a través de redes sociales y también gente del mismo sector en Villa Talinay, los sindicaban como responsables de lo ocurrido, no sólo por la omisión de haber dejado a la menor sola en casa, sino que, derechamente culpándolos del homicidio, algo que ambos descartaron de plano, y, de hecho, expresaron que tenían sus propias sospechas de un sujeto con una supuesta enfermedad mental que vivía cerca de su casa. De igual forma, en su relato dejaban claro que ninguno de los dos estaba en la vivienda cuando se produjo el terrible suceso, por lo que pretender atribuirles alguna participación no tendría sentido.

De acuerdo al testimonio, el padrastro, Luis, había salido con el hijo menor al colegio, ya que tenía un control de vacunación. Por su parte, Mirta tenía que ir al dentista, por lo que, según dijo, salió de la casa minutos después. Previamente, había conversado con Melissa y le dijo que se levantara y la acompañara, pero la adolescente prefirió seguir en la cama, algo que, aseveró Mirta, le pareció extraño, pero en ese momento no le dio mayor importancia, y se fue a hacer sus trámites.

Minutos más tarde, es Luis quien llega al lugar y se percata de lo que está sucediendo, con Bomberos y Carabineros trabajando en su domicilio. Llamó a Mirta para preguntarle si Melissa estaba con ella, y la respuesta fue negativa. La niña estaba sola en la vivienda siniestrada y tras lograr hacer ingreso y controlar la situación, la policía comunicaba oficialmente que había fallecido. Algo que, además del dolor que provocó en la familia, despertó suspicacias, ya que el incendio había sido demasiado leve como para tener un desenlace fatal.

Día revelador

“Aceptamos todos los comentarios que vengan, porque no me llegan esas cosas. Yo sé cómo fui como mamá. Tengo cinco hijos en total, y todos son mi vida”, fue una de las frases expresadas por Mirta Ardiles, madre de la víctima, para ratificar su inocencia. Pese a ello, los cuestionamientos no cesaron luego que ella y su pareja rompieran el silencio. Incluso, según afirma otra integrante del grupo familiar, la tía de la menor, Daniza Araya, existe una agrupación feminista que estaba apuntando sus dardos fuertemente en contra del padrastro de Melissa.

Aseguran que la violó, mató y quemó. Son cosas que a uno le conmueven el alma, es como poner sal a una herida abierta. Es complejo, y por eso le han recomendado a mi hermana no exponerse tanto. Como familia hemos decidido cooperar con los medios de comunicación, pero queremos descansar, porque hay cosas que nos duelen”, dijo Araya, poniendo de manifiesto que ya no habría más declaraciones.

Pero lo cierto es que el día de ayer, pese a la opción del silencio, fue revelador. Según información que pudo recabar Diario El Día, la familia se puso en contacto con un abogado para que los representara, sin embargo, las tratativas no habrían llegado a término y, a la fecha, seguirían buscando a otro profesional.

En lo concreto, tal como ya se ha conocido, la menor falleció por un traumatismo encefalocraneano, según el informe del Servicio Médico Legal. Ahora bien, este golpe en la cabeza podría haberse producido de dos maneras: un golpe con un objeto contundente, o una caída desde altura, lo que todavía es materia de investigación.  Además, de acuerdo a los antecedentes que pudimos conocer, tenía dos heridas cortopunzantes en su cuerpo.

Quién o quiénes fueron los causantes de estas lesiones, una de ellas fatal? Si bien todavía no existe formalización, lo cierto es que, según se consigna en documentos del Poder Judicial, tanto la madre de la víctima como el padrastro figuran como imputados en el caso y podrían ser formalizados en los próximos días. 

Fue en esa calidad de imputados- que el día 27 de noviembre fueron a las dependencias de la PDI, y tras ser interrogados de manera separada, les fueron incautados sus teléfonos celulares para efectuar un rastreo sobre el tráfico de las llamadas que realizaron entre los días 17 de noviembre del 2020 desde las 00:00 horas, y el mismo 27 hasta las 03:00 horas. Esto, entre otras diligencias dirigidas particular y específicamente a Mirta Ardiles y a Luis Santander, previa autorización del Juzgado de Garantía de Coquimbo en una etapa desformalizada del proceso.

Otro factor que sitúa a estas personas como principales sospechosos, es la instrucción que dio la Fiscal Yocelyn Weisser directamente al Servicio Médico Legal, para que no hiciera entrega del cuerpo a la familia con la que ella vivía (Mirta y Luis), sino que sólo se autorizara el retiro de los restos de Melissa al padre biológico, Denis Nelson Chávez Hormazabal. 

Las hipótesis

En conversación con el matinal de Chilevisión, la tía de Melissa, Daniza Araya, manifestó que, en el interrogatorio de la PDI, los detectives le habrían dicho a Mirta que “ella había matado a su hija”.

Diario El Día se puso en contacto con el jefe de la Brigada de Homicidios, Claudio Alarcón, quien no entregó mayores antecedentes a los ya conocidos y sólo señaló que “se continúa trabajando en la investigación”. Sin embargo, de acuerdo a información extraoficial, durante la entrevista realizada en las dependencias policiales, los detectives, “habrían tenido el panorama bastante claro” respecto al posible accionar de la mujer y una eventual participación en los hechos, ya que, pese a que todavía no ha sido confirmado oficialmente ni ha sido formalizada, está imputada al igual que su pareja y padrastro de la menor fallecida.

Una de las líneas de investigación, que apunta a la familia directamente, tendría que ver con que el fallecimiento se habría producido en momentos en que Mirta estaba sola con Melissa, y por causas que son indagadas se habría producido un hecho de violencia que se escapó de las manos y que terminó con la menor sufriendo un golpe en la cabeza.

Lo que vino después, de acuerdo a esta tesis, habría tenido que ver con los intentos de ocultar el crimen por parte de terceras personas. Desde luego que existen otras hipótesis, pero la anterior es la que corre con ventaja, aunque cabe señalar que las responsabilidades sólo serán determinadas por el tribunal previa acusación del Ministerio Público. 

Fiscalía no se adelanta

Consultados en el Ministerio Público, manifestaron que, por ahora, se abstendrían de dar declaraciones, impresiones o entrevistas a los medios hasta que no avance la investigación, ya que, dicen, cualquier cosa que señalen podría entorpecer las indagatorias y deben guardar la reserva que la ley les exige.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día