Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Diario El Día confirmó el antecedente. El hecho ocurrió cuando la pequeña de doce años, asesinada el pasado 26 de noviembre, todavía era una lactante. Finalmente, el caso se archivó. En la familia conocían esta situación que en su momento provocó un quiebre entre la madre de la menor, Mirta Ardiles y su conviviente Luis Santander.

El caso de Melissa Chávez avanza lentamente y de manera hermética. Fue el pasado 26 de noviembre cuando la menor de 12 años se encontraba, según el relato de su madre y padrastro, sola en su domicilio de Villa Talinay en el sector de La Cantera, Coquimbo.

Durante la mañana se inició un incendio, y tras concurrir Bomberos y Carabineros lograron controlarlo, pero lamentablemente al ingresar a la casa hallaron el cuerpo sin vida de la menor. Todo indicaba, de hecho, esa fue la información oficial, que había muerto producto del siniestro asfixiada por el humo.

Sin embargo, días después, la fiscal del Ministerio Público Yocelyn Weisser, daba a conocer el vuelco en la investigación. Los exámenes del Servicio Médico Legal indicaban que la causa de muerte de Melissa era un traumatismo encefalocraneano provocado por un golpe con un objeto contundente o una caída desde altura.

De inmediato la familia comenzó a exigir justicia. Tanto la madre, Mirta Ardiles, como el padrastro Luis Santander, relataron su testimonio a los medios de comunicación, ratificando que ellos se encontraban fuera del lugar de los hechos cuando todo ocurrió, y asegurando que estaban consternados.

No obstante, según pudo corroborar este medio posteriormente, ambos se encontraban en calidad de imputados, siendo investigados por su eventual participación en los hechos desde el día 27 de noviembre.

Leer también: Madre y padrastro de Melissa son imputados por el crimen de la menor

IMPACTO NACIONAL

El hecho no sólo conmocionó a toda la región, sino que, al país, y rápidamente grupos feministas organizaron manifestaciones en apoyo a la familia, fundamentalmente a la tía, Daniza Araya, quien es la persona que ha estado haciendo las veces de vocera.

Por lo pronto, la madre y el padrastro se encuentran viviendo en algún lugar de la Parte Alta de Coquimbo, junto al hermano menor de Melissa, de siete años por el cual la OPD (Oficina de Protección de los Derechos de la Infancia), activó sus protocolos y el Tribunal de Familia ya tomó medidas de resguardo hacia él.

LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN

En principio se pensó que el caso sería de corta resolución, sin embargo, una serie de eventos han producido que todavía no logre esclarecerse. Si bien la primera línea de investigación apuntaba al padrastro y la madre, se sumó una nueva dirigida hacia un joven de 28 años vecino de Melissa quien una vez ocurrido el crimen se fue del lugar donde vivía con su madre hace años, repentinamente.

Además, este mismo sujeto fue visto por al menos tres testigos en los techos de las casas vistiendo un overol y utilizando una máscara anti gas poco antes del incendio.

Otro elemento del cual no se ha podido disponer hasta ahora, son los resultados de las pericias científicas, las que se enviaron a realizar a Santiago, pero no han llegado en su totalidad y no todas son concluyentes, por ejemplo, para establecer la data de muerte.

UN TRISTE ANTECEDENTE

Cuando un equipo de Diario El Día, fue hasta el sector de Punta Mira y conversamos con uno de los hermanos por parte de padre de Melissa, Jack Chávez, nos dijo lo que diferentes fuentes ya nos habían dado a conocer, sin embargo, no teníamos una ratificación total.

Chávez contó que el 2010 “la Meli” había sufrido un abuso sexual por parte de su padrastro, actual pareja de la madre, quien hace poco apareció entregando su testimonio asegurando que para él la pequeña era como una hija.

En ese momento, el padre biológico de la niña, Denis Chávez, con quien también estuvimos en contacto cuando fuimos a su domicilio en la Parte Alta manifestó que “pronto se sabrían muchas cosas”, aunque no entró en detalles. Pero poco a poco van saliendo a la luz antecedentes como este, que el día de ayer logramos corroborar a través de fuentes reservadas. Efectivamente, el año 2010 el padrastro de la víctima fue denunciado por abuso sexual en contra de su hijastra quien en ese momento sólo tenía dos años.

Leer también: Investigan a tercer sospechoso por el crimen de Melissa

El caso no llegó a resolverse, y el Ministerio Público decidió archivarlo provisionalmente. Aquello provocó la separación temporal de la madre de Melissa, Mirta, y su pareja Luis, sin embargo, volvieron a estar juntos, hasta la actualidad.

Consultamos a Daniza Araya, tía de la víctima, respecto a si tenía antecedentes y cómo había impactado en su momento este hecho en la familia, a lo que respondió que sí se había conocido. “Todo lo que quiera hablar en este momento se lo tiene que preguntar al abogado que ellos tienen. Nosotros no estamos dando ninguna información (…) Ese tema en su momento se trató, pero cualquier información más tiene que consultar al abogado”, manifestó Araya.

REPUDIO Y CONFIRMACIÓN 

Desde la Asociación de Abogadas Feministas de la Región de Coquimbo, la directora Carolina Tello, expresó que este antecedente va en dirección a la hipótesis que han planteado desde un primer momento, la del femicidio, independiente del tiempo transcurrido. “Una de las causales que configura este delito es el abuso sexual, y el que haya existido esta denuncia tipifica el femicidio a criterio de Abofem”, expresó Tello.

Consultado al respecto, el abogado quien estudia ejercer la representación de la madre de Melissa, Carlo Silva, reafirmó la existencia de la denuncia y que en su minuto se archivó. De hecho, este antecedente es el más importante por el que todavía no toma una decisión. Eso sí, deja en claro que al padrastro no lo representaría. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día