• Lo que se recomienda desde la PDI es a nunca entregar ningún tipo de datos de manera telefónica.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Individuos buscan a vendedores de propiedades y se hacen pasar por compradores. Luego consiguen pedir un préstamo a nombre de la víctima y se quedan con el dinero.

Preocupación existe en la Policía de Investigaciones debido a una nueva técnica de estafa telefónica que, a la fecha, ya suma a cuatro víctimas en la región de Coquimbo en lo que va del 2017.

El método, según explica el jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI, Cristián Alarcón consiste en buscar a personas que están vendiendo algún tipo de propiedad, contactarlas y engañarlas diciéndoles que la van a comprar, pero claro, con ciertas condiciones. “El delincuente llama al vendedor y le dice que está muy interesado en adquirir la propiedad, y que para asegurar la venta va a depositar por adelantado una cierta cantidad de millones. Pero para hacer eso, le pide a la víctima una serie de datos personales, como el nombres completo, direcciones etc, todo”, manifiesta Alarcón.

Y ahí estaría el gran error, claro. Ocurre que con estos datos, el antisocial ingresa a determinadas plataformas y pide un préstamo a nombre de la víctima. “Hay una forma de pedir estos créditos de consumo o avances en Cencosud, sólo con estos datos y en forma telefónica. Cuando logra que le den este crédito, el dinero es depositado en la cuenta de la víctima”.

Lo que hace luego el estafador es contactarse con quien supuestamente le está vendiendo la propiedad, y decirle que el dinero que está depositado corresponde al pago para asegurar la venta. Claro, lo que no sabe la víctima es que corresponde a un crédito que el delincuente pidió a su nombre. “Cuando recibe el llamado y la víctima verifica que el dinero efectivamente está allí, confía en que todo es verdad y se queda tranquilo”, enfatiza Alarcón. Pero claro, todavía resta otro llamado en donde el estafador se aprovecha de la buena voluntad de la víctima y se queda con todo. “Lo que hacen los sujetos es decirles a los vendedores que ya no podrán comprar la propiedad y que desean que el dinero les sea devuelto, a lo que finalmente la gente accede, sin saber que esa plata es la que el sujeto pidió a su nombre. Ahí está la trampa y en la cual han caído algunas personas de la región”, aseveró el policía.

RECOMENDACIONES

Frente a esa situación, lo que recomiendan desde la PDI es a nunca entregar datos de manera telefónica. “Cuando se está realizando algún tipo de negocio, lo mejor es hacer todo tipo de contacto de manera personal y no telefónica, sobre todo con los datos que se entregan hay que ser en extremo cuidadosos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital