Crédito fotografía: 
Cedida
Dos adolescentes fueron asesinados a disparos al interior de un vehículo en plena vía pública. Aún no se ha identificado al autor de los hechos y la PDI asegura que en delitos de alta complejidad no hay resultados inmediatos.

Este domingo continuaron las arduas labores de investigación que lidera la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) de la zona, para esclarecer uno de los asesinatos que más conmoción ha causado en el último tiempo entre la comunidad de la provincia del Limarí.

La noche de este viernes dos adolescentes fueron acribillados con más de 20 disparos mientras se encontraban en un vehículo en la intersección de las calles Manuel Peñafiel con Las Palmas, en la Villa Los Naranjos, ubicada en el sector de la parte alta de Ovalle.

Las víctimas, un joven de 15 años de edad y una joven de 16, fueron atacadas por desconocidos con una ráfaga de disparos que provocaron la muerte instantánea del primero y heridas fatales que llevaron a su acompañante al mismo destino, cuando era atendida en el Hospital Antonio Tirado Lanas.

Un transeúnte fue quien les prestó auxilio y los trasladó a la unidad de Urgencias del recinto de salud comunal a bordo de la misma camioneta baleada, cuando quedó al descubierto el macabro y complejo caso, que la policía se encarga de esclarecer y que aún sigue sin responsables.

El inicio de la investigación

Al cierre de esta edición aún no existía ningún imputado en el crimen de los dos adolescentes e incluso “ninguna persona sospechosa” de haber percutado los disparos mortales, según confirmó a El Día la tarde de este domingo el prefecto regional de la PDI Ricardo Gatica.

“Estamos trabajando en las distintas líneas de investigación. Son varias y a partir de la recopilación de los antecedentes que se vayan levantando en el sitio del suceso se irá avanzando en ellas o descartándolas”, dijo el policía a través de una llamada telefónica.

Reconoce que es un caso complejo, en el cual está trabajando tanto la Brigada de Homicidios como el Laboratorio de Criminalística Regional, junto a detectives de otras unidades de la PDI que colaboran con las indagatorias durante días que son cruciales para el esclarecimiento de los hechos.

Gatica es consciente de que la comunidad espera respuestas prontas para las familias que lamentan la muerte de las víctimas del trágico crimen, así como la pronta detención del o los autores, sin embargo indicó que “estos delitos son de alta complejidad, no son de resultados inmediatos. Se tiene que hacer una investigación acuciosa y de esto depende muchas veces, de e los antecedentes que se  vayan levantando cuánto va a ir avanzando”, agregó el prefecto.

El detective fue cauto con la información sobre el caso y prefirió no detallar las líneas de investigación que se siguen al interior de la PDI “para no entorpecer el avance de las indagatorias”, argumentó. 

Junto a la recolección de evidencias y los peritajes, se ha hecho  “un empadronamiento del sitio del suceso. Ahí se levanta información, por si alguien vio algo y puede aportar algún antecedente útil” como testigo del caso, señaló el prefecto de Investigaciones.

Gatica había expresado el sábado en una entrevista a nuestro medio, al día siguiente de ocurridos los hechos, que se trabaja con “toda la experiencia científica-técnica” para avanza en la investigación, la que se encuentra en su “etapa inicial”.

“Es preocupante este suceso y es preocupante también la violencia que han tenido los hechos que se han visto en este último tiempo. Nosotros como PDI hemos encargado el trabajo de todas la unidades que sean necesarias para dar respuesta a este tipo de delitos”, aseguró.

Las investigaciones las lidera el comisario Cristian Ara de la BH, quien indicó que “se están recopilando todos los antecedentes posibles en relación al caso y son diligencias que tenemos en desarrollo y complementamos con la Brigada de Investigación Criminal de Ovalle”.

Relato de vecinos

Los habitantes del sector relataron los momentos en que se escucharon los disparos y varios asomaron a ver lo que había ocurrido. “Más de nueve disparos se sintieron, uno de los ocupantes de la camioneta se encontraba afuera por lo poco que pude ver, no advertí otro automóvil cerca y los disparos venían en dirección hacia el sur”, relató un vecino del sector a diario El Ovallino.

“Fue terrible, se sintieron muchos disparos y luego una persona que gritó: mataste a uno”, comentó otro de las personas que habitan las viviendas aledañas al sitio del suceso.

Más impresión aún casó que se tratara de menores, “lo que pasó fue una cosa extraordinaria, fueron como ocho o nueve tiros, pensé que eran fuegos artificiales (…) veo a un tipo equis que sale con las manos en la guata. Después me dijeron que habían dos muertos, un niño y una niña, cabros de 15, 16 años”, dijo consternado otro vecino al medio local Limarí Televisión.

El hecho puso además sobre la palestra la constante preocupación de los vecinos del sector conocido popularmente como “Crucero del Amor”. Un vecino relató que constantemente se ven personas llegar en autos al sector “Llegan, se estacionan ahí y ponen la música a todo volumen”, indicó un adulto mayor del sector al mismo medio.

Según explicó el afectado suelen llamar a Carabineros, sin embargo “vienen los carabineros, ellos se van un ratito y cuando se van los carabineros, vuelven otra vez (…) como los corres, si es un camino público. Hay un farol que hace meses que está apagado, nadie lo viene a arreglar, esto es como territorio de nadie ya”, indicó.

Varios coinciden en el mismo punto de que “muchos autos llegan aquí e irrumpen con la tranquilidad”, mientras otro de los testimonios sostiene que “en la casa de la esquina, han entrado a robar dos veces en menos de 20 días, incluso cuando los vecinos estaban adentro de la casa”.

Los involucrados

La edad de los jóvenes fallecidos y las condiciones en las que murieron causaron gran impacto y generaron un sinfín de comentarios en redes sociales.

La mayor parte confirma los problemas de seguridad en algunos sectores de Ovalle, los que asocian a problemas de tráfico de drogas, por lo que encuentran en esta posibilidad una explicación a un asesinato de estas condiciones.

Cabe destacar que los fallecidos no tenían antecedentes penales. Sin embargo en el caso del joven, de iniciales F.A. (15), informaciones recabadas apuntan a que sería familiar de un reconocido traficante de drogas de la comuna limarina y mantendría antecedentes policiales por porte de armas de fuego, lo que no ha sido confirmado por la policía, pero si se encuentra dentro de las líneas de investigación que se siguen para esclarecer el hecho.

En cuanto a la mujer, M.Z., de 16 años, se trataba de una estudiante que entraba este año a cursar tercero medio en el Liceo Politécnico de la comuna de Ovalle. Aún no se ha confirmado la relación que existía entre ambas víctimas.

Sobre los autores del crimen, los antecedentes manejados por la Policía de Investigaciones indican que huyeron rápidamente del lugar, por lo que no fueron vistos por testigos del hecho y hasta el momento se desconoce cuántas personas actuaron, por el momento no hay imputados y los detectives realizan diligencias para poder identificarlos y dar con su paradero.

Son varios los hechos que la PDI deberá determinar mediante la investigación, aún no se conoce el móvil del delito y el relato de familiares y testigos serían claves para determinar por qué las víctimas estaban en el vehículo en ese lugar y cómo es que terminaron acribillados en plena vía pública, así como la relación que pudieran tener con sus victimarios. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X