• El pasado 18 de marzo la PDI junto al ISP lograron sacar de circulación tres mil litros de alcohol gel falsificado en la capital.
Crédito fotografía: 
PDI
De acuerdo al artículo 314 del Código Penal, las personas que comercialicen o elaboren esta sustancia en laboratorios clandestinos, sin certificación del ISP, se exponen a sanciones de hasta tres años de cárcel y multas que superan el millón de pesos. En conversación con El Día, el Jefe de la Brigada de Delitos Económicos, hizo un llamado a denunciar el delito y no adquirir productos en comercio no establecido.

Como consecuencia de la pandemia del coronavirus que afecta a Chile, uno de los productos más demandado del último tiempo ha sido el alcohol gel, teniendo en cuenta que la principal recomendación para prevenir la enfermedad es mantener un reiterado lavado de manos y normas de higiene básica.

Por este motivo, es común ver letreros de agotado en las fachadas de supermercados y farmacias, como también la venta de este insumo en el comercio no establecido, realidad que preocupa a las autoridades. De hecho, la PDI inició una campaña para desincentivar la compra de mercancías falsificadas.

“Hay inescrupulosos, delincuentes en definitiva, que están lucrando con este escenario de crisis sanitaria y están vendiendo productos que derechamente son falsos”, Cristián Alarcón, jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI

Sin ir muy lejos, el pasado 18 de marzo las policías en conjunto con el Instituto de Salud Pública descubrieron un laboratorio clandestino de alcohol gel, en la comuna de San Joaquín, Santiago, donde incautaron tres mil litros de una sustancia que estaba siendo comercializada. El procedimiento culminó con 14 detenidos.

Si bien en la Región de Coquimbo no se han registrado decomisos en esta materia, Cristián Alarcón, Jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI, hizo un llamado a la ciudadanía a que si tiene conocimiento de lugares de venta no autorizados o de fabricación artesanal denuncie a la línea 134.

En este punto, advierte a El Día que “hay inescrupulosos, delincuentes en definitiva, que están lucrando con este escenario de crisis sanitaria y están vendiendo productos que derechamente son falsos. No reúnen las condiciones que debe tener un alcohol gel para que provoque el efecto de desinfección”.

Dato: La PDI hace un llamado a denunciar la venta de artículos farmacéuticos en comercio no establecido a través de la línea 134 o al +56938668803

Sobre los riesgos que se exponen las personas que utilicen gel antibacterial adquirido en la calle o en redes sociales, explicó que “uno no tiene forma de saber si esa sustancia cumple con la concentración mínima de 70 grados de alcohol”, agregando que “también puede ser a vacío, lo que provocaría algún daño en la piel”.

“La gente está desesperada y lo compra como si le fuera a brindar la protección que necesita. Existe una falsa sensación de seguridad sin saber que están comprando un elemento que no les está dando las garantías de protección”, que se requieren en este momento, alerta la autoridad policial.

Multas y sanciones

Desde el Instituto de Salud Pública (ISP), precisaron a El Día que el alcohol gel debe ser elaborado y contar con un registro de la entidad. Insisten en que no cualquiera puede preparar el producto ni tampoco comercializarlo sin que lleve su sello, ya que éstos se gestan en laboratorios cosméticos debidamente autorizados. 

De esta manera, quienes violen dicha normativa estarían incurriendo en un delito contra la salud pública, que de acuerdo al artículo 314 del Código Penal “será penado con presidio menor en sus grados mínimo a medio y una multa de seis a veinte unidades tributarias mensuales” (entre $301.326 a $1.004.420)

La acción judicial apunta a “el que, a cualquier título, expendiere otras sustancias peligrosas para la salud (…) contraviniendo las disposiciones legales o reglamentarias establecidas en consideración a la peligrosidad de dichas sustancias”.

¿Cómo identificarlos?

Para identificar los artículos farmacéuticos de dudosa procedencia, Alarcón recomienda “fijarse en el número de lote y fecha de vencimiento que viene en la parte de atrás del envase, lo que nos permite tener cierta trazabilidad de la botellita”, si no lo tiene es porque seguramente es falsificado.

En la misma línea, indica que “las etiquetas generalmente vienen desteñidas o mal pegadas, y cuando uno se aplica el producto en las manos se puede dar cuenta que es un gel abrasivo que puede provocar daños a la piel”. Por último, reitera que las personas que estén vendiendo sin certificación “infringen el código sanitario del ISP”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital