• “Al final todo esto es culpa de la justicia, porque así como él es culpable, los que no le dieron la orden de detención también son culpables”, es la reflexión amarga de la joven hija de Francis Aguilar, asesinada en La Antena. Hoy lleva su nombre tatuado en el antebrazo.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Tras semanas de silencio por el incendio de su casa y la muerte de su madre, la hija de Francis Aguilar y expareja del principal sospechoso del crimen, relató los detalles de una historia de violencia con el imputado, asegurando que antes de estos hechos, las agresiones se habían extendido a lo largo de los tres años de relación, afectando incluso a su hija de 2 años y 3 meses de edad.

“Mi mamita quería protegerme”, relata la joven de 19 años, que en menos de un mes ha vivido una verdadera tragedia. En las fiestas patrias, con impotencia observó cómo su casa era consumida por las llamas y ahora enfrenta el asesinato de su madre, producto de varias puñaladas en la puerta de su hogar. En ambos hechos, el principal sospechoso es Daniel Díaz, su expareja, padre de su hija y quien hoy está imputado por el delito de homicidio calificado, bajo la medida cautelar de prisión preventiva.

Por semanas estuvo en silencio. El dolor y el miedo eran más fuertes. Sin embargo, luego del deceso de su madre no aguantó más. Pero no sólo alzó la voz para expresar su rabia y desconsuelo, sino que también por el temor.

Nos recibe en su casa del sector El Olivar, entre toda su familia y pide no fotografiar ni su rostro ni su entorno. Incluso, solicita que no revelemos su nombre. Es por ello que para este reportaje la llamaremos Camila. Su testimonio conmueve. Pese a su corta edad, su vida ha estado marcada por una historia de violencia, traición y desconsuelo, pero su fortaleza impacta. Sin embargo, declara tener miedo por su vida y la seguridad de su familia, especialmente de su hija, de dos años y tres meses de edad.

Nunca imaginó que su historia con Daniel, oriundo de Valparaíso  y nueve años mayor que ella, terminaría en un drama. Lo conoció a  través de amigos, pero al principio se mostró esquiva, “él me buscó a mí, yo jamás lo busqué, era súper insistente y uno por pendeja cae en las manos de estos hombres que son psicópatas y te buscan, ellos quieren todo y no dan nada”, relató la joven.

Comenzaron una relación y cuando la joven estaba en primero medio quedó embarazada, tras lo cual tuvo que retirarse del colegio. No pudo completar sus estudios, ya que cada vez que intentaba terminar los cursos pendientes Daniel se lo impedía, “como vas a dejar a la niña sola o mandarla al jardín”, le decía.

PRIMERAS SEÑALES

 Estos eran los primeros indicios de una historia de maltrato, pero el incendio y el asesinato de su madre no fueron los únicos hechos de dolor, “llevábamos una relación de tres años de infidelidad, tiene 5 hijos y es casado, yo me enteré al año cuando hice la primera denuncia por maltrato”, por agresiones que vivió, asegura, desde que era menor de edad.

En mayo temió por su vida por primera vez, cuando luego de una discusión por una infidelidad, Daniel intentó quemarse a lo bonzo junto a ella y a su hija. “Ese día mi hermano estaba armando el portón y Daniel dejó sus celulares cargando y yo presentí que andaba con otra mujer, revisé el Facebook falso que tiene y lo comprobé, se juntaban todas las mañanas y en las tardes”, relató.

Al pedirle explicaciones, la situación se complicó. Daniel intentó quemarse junto a ellas, utilizando la bencina blanca que manejaba para sus encendedores, la que roció en una bolsa con ropa al interior de una de las habitaciones de su casa. Camila logró escapar cuando el hombre fue a buscar un encendedor para cumplir su objetivo.

“Yo pensé que se iba a quemar solo, pero no lo hizo porque quería que estuviéramos ahí”. Intentó poner fin a la relación, pero Díaz seguía buscándola y amenazaba con suicidarse, “se hacía la víctima, era super controlador”, declaró.

“En menos de un mes, él me pegó delante de mi hija, tiró a mi hija al suelo, quemó la casa, mató a mi mamá ¡En menos de un mes!”, hija de Francis Aguilar.

LUCES DEL INCENDIO

El 5 de septiembre Camila decide alejarse definitivamente de Daniel, pero él la seguía buscando, su teléfono registraba entre 50 a 80 llamadas perdidas por día, por lo que la joven decidió pedir una orden de alejamiento, “por miedo a que él volviera a hacer lo mismo, que me volviera a pegar. El miedo era ese, que le hiciera algo a mi familia o a mí”, dijo.

El 15 de septiembre y pese a tener una orden de alejamiento vigente, Daniel se acercó a Camila, que estaba en el jardín infantil de su hija cerca de las 11 de la mañana, “yo le dije que mejor se fuera porque mi hija no quería nada con él, no quería verlo ni abrazarlo, ni nada de lo que hace un hijo común, porque le tenía miedo”, indicó.

“Él hizo como que iba a tomar un colectivo y yo salí del jardín con la niña y mi sobrina, pero me siguió y me tomó del hombro, me pidió despedirse de mi hija y yo le dije que la niña no quería nada con él”. En ese momento, el sujeto la habría insultado, asegurando que la joven lo alejaba de su hija por sus problemas personales, pero ella afirma que efectivamente la menor tenía miedo, porque en ocasiones también fue violento con ella.

El problema continuó, “me pescó del cuello, me pegó en el pómulo, en el labio y tenía moretones en las rodillas y en las piernas, porque me botó con mi hija, que se cayó al suelo. Las niñas empezaron a gritar, él salió corriendo y dijo que me iba a quemar la casa”, pero no terminó ahí, “más tarde como a la 1, empezó a mandar mensajes por WhatsApp, desde mi teléfono, que me lo había quitado, también empezó a llamar y a amenazarme de muerte”.

Al día siguiente, habría cumplido con sus amenazas. “El día 16, a las 11 de la mañana vengo a la casa de mi hermana junto a mi hija y a las 12 me avisan que mi casa se estaba quemando y que él había sido la única persona que entró en ese momento”.

“De ahí hice todos los papeles, fui a la Fiscalía, a buscar un abogado, fui por todos lados, Carabineros, PDI, pero no quisieron hacer nada, él andaba prófugo y ya habían pasado las 12 horas de flagrancia”, continuó.

HOMICIDIO DE FRANCIS AGUILAR

La historia no terminó ahí, “después de eso él empezó a hostigar a mi mamá y a su pareja, preguntaba por la niña, la llamaba día y noche, eran de 15 a 20 llamadas que tenían mi mamá y su pareja”.

Daniel insistía en encontrar a Camila y a su hija, para llevársela, asegura la joven. Pero su paradero era desconocido. Luego del incendio llegó a la casa de su hermana, donde estuvo poco más de una semana, para después pasar unos días con su mamá. Fuera de esos lugares, nadie sabía su ubicación.

Su cuñado, que la acompañó en todo su relato, intervino: “Nadie sabía dónde estaba, yo tampoco quise saber, por cualquier cosa a uno se le escapa, por miedo a que él quisiera presionarme, muchas veces uno a través del celular manda cosas y esa información se pasa de mano en mano, por eso nadie de la familia quería saber”.

Tras unos días con su madre, la joven se fue al centro de acogida que le habían ofrecido a través de la Fiscalía, “decidí irme por proteger a mi mamá y no decirle a nadie donde estaba, ni siquiera a ella, para protegerla y proteger su casa”. Esto, indicó, porque en los días en que estuvo junto a Francis habrían recibido amenazas a través  de terceros, indicando que también iba a quemar la casa de la mujer.

Pero los resguardos que tomó la familia fueron insuficientes. El día 13 de octubre, a casi un mes del incendio, Francis Aguilar, madre de la joven, fue atacada frente a su casa con 8 puñaladas en el tórax, la última de las cuales le causó la muerte, haciendo infructuosos los intentos por reanimarla en el Hospital de La Serena.

Camila, manteniéndose fuerte pese al dolor, indicó que está segura de que Díaz fue el autor del crimen, “ese día en la mañana tuvimos audiencia por la orden de alejamiento que había. Él miraba mucho a mi mamá, estaba muy enojado, se acercó a mí y mi abogada lo detuvo. Preguntaba por su hija, ya me había amenazado con quitármela y llevársela”, señaló.

Continuó en su relato, “después de eso me despedí de mi mamá y en la noche me enteré de que había muerto, que él la había matado, varias personas lo vieron en la población”, recordaba con impotencia.

Según la joven,  Francis murió por protegerla. “Él fue a buscarme, iba con la intención de matarme a mí, no a mi mamá, pero ella no le quiso decir dónde estaba yo, por eso la agredió, mi mamita quería protegerme a mí y a su nieta, ella amaba a sus nietos”.

Pese a las constantes amenazas, “nunca imaginé que le iba a hacer esto a mi mamá, por un incendio mi mamita hubiera corrido, hubiera salido de la casa, pero ni siquiera tuvo oportunidad de entrar, porque ella estaba al lado de la puerta cuando la mató”, relató con dolor.

“TODO ES MENTIRA”

••• Cuando estaba asimilando la pérdida total tras el incendio, la joven recibe un nuevo golpe. Daniel había aparecido en la prensa alegando inocencia y declarando que lo estaba pasando mal “por acusaciones infundadas”. En una entrevista con El Día, el joven aseguró que “el día del incendio yo estuve con una persona, tengo a familiares de ella como testigos y otros amigos que prueban donde estuve yo ese día”, agregando además que los problemas se debían a que la joven le solicitaba la entrega de una cierta cantidad de dinero para ver a su hija. Sin embargo, para la afectada nada de lo que dijo en esa oportunidad es cierto. “Todo es mentira, lo de la plata quizás es verdad, pero esa plata era mía, él me la robó, y sobre el incendio hay cuatro testigos, quizás hubiera habido seis, pero dos no quisieron declarar por miedo”.

DETENCIÓN Y FORMALIZACIÓN DEL SOSPECHOSO

Luego de la muerte de Francis, Daniel Díaz estaba siendo intensamente buscado por los oficiales de la Policía de Investigaciones, ya que las declaraciones de testigos situaban al sospechoso en el sitio del suceso momentos antes del ataque, aseguró el subprefecto Namor de la Brigada de Homicidios, en los días de incertidumbre en que el sujeto estaba escondido.

En horas de la mañana del lunes 16, los detectives lograron detenerlo en la comuna de Coquimbo, pasando a control de detención en el Juzgado de Garantía de La Serena, donde el fiscal a cargo del caso, Rodrigo Céspedes, pidió ampliar en 24 horas la detención a la espera de los informes de autopsia por parte del Servicio Médico Legal.

Cumplido el plazo y con la autopsia confirmando la muerte de Francis Aguilar por puñaladas en el tórax, el juez de Garantía Alaín Maldonado decidió decretar la prisión preventiva para Daniel Díaz, sosteniendo que “su libertad es un peligro para la seguridad de la sociedad y de los testigos”, fijando además el plazo para la investigación en 60 días.

Tras la audiencia, el fiscal Céspedes señaló que aún quedan diligencias periciales, principalmente en un eventual material genético de una mancha en el calzado del imputado, que de arrojar un resultado positivo con las muestras de sangre de Francis, “podría establecer de manera científica la participación del imputado”, señaló en esa oportunidad.

Por su parte, la defensa no quiso referirse a la audiencia, por estar en presencia de nuevos antecedentes de los cuales no se tenía conocimiento antes de la formalización.

“Él fue a buscarme, iba con la intención de matarme a mí, no a mi mamá, pero ella no le quiso decir dónde estaba yo, por eso la agredió, mi mamita quería protegerme”, hija de Francis Aguilar. 

FAMILIA MANTIENE CRÍTICAS A LA FISCALÍA

El caso tomó revuelo entre la comunidad y no sólo en redes sociales. Acompañando a la familia afectada, diversos manifestantes han pedido “Justicia para Francis” en el marco del movimiento feminista #NiUnaMenos.

La familia, por su parte, ha sido crítica del actuar de la Fiscalía, cuestionando el trabajo frente al incendio, lamentando que no se detuviera a Díaz, pese a los antecedentes, las amenazas y testigos del hecho.

En entrevista con Radio Mistral (95.1), el fiscal regional Adrián Vega defendió el actuar del Ministerio Público, recalcando que tanto abogados como los fiscales se rigen bajo el Código Procesal Penal, lo que en estos casos, “nos obliga a actuar con objetividad y esto implica tener antecedentes concretos y precisos que den cuenta de los delitos y la participación”.

Sin embargo la joven afectada mantiene su visión, asegurando que el trabajo frente al incendio fue negligente, “en menos de un mes, él me pegó delante de mi hija, tiró a mi hija al suelo, quemó la casa, mató a mi mamá ¡En menos de un mes! Por qué esperaron hasta esto, si sabían que tenía denuncia por violencia intrafamiliar, por querer quemarse a lo bonzo, tenía muchos antecedentes”.

“Necesitaban las pruebas, aquí tienen la prueba más grave, que mi mamita ahora está en el cementerio, al final todo esto es culpa de la justicia, porque así como él es culpable, los que no le dieron la orden de detención también son culpables, porque ellos sabían que él era un peligro, quizás si necesitaban pruebas, necesitaban muchas cosas para llegar a que él estuviera preso, pero qué pena que esperaron hasta esto”, comentó molesta.

Al preguntarle si confía en que se pueda hacer justicia, lo piensa y duda por varios segundos, todo lo que ha vivido la ha hecho desconfiar. Justicia es lo que pide, “pero el miedo de que salga libre está”, asegura, y de ahí viene su temor.

CRONOLOGÍA

16 de septiembre: Incendio en la casa de una joven en el sector El Olivar de Las Compañías, su ex pareja, Daniel Díaz es el principal sospechoso.

23 de septiembre: Daniel Díaz insiste en su inocencia en entrevista con Diario El Día.

13 de octubre: Francis Aguilar, una mujer de 50 años y madre de la víctima del incendio, es asesinada con un arma cortante en La Antena. Daniel Díaz otra vez es sospechoso.

16 de octubre: La Brigada de Homicidios de la PDI detiene a Daniel Díaz en Coquimbo.

17 de octubre: Daniel Díaz es formalizado por el delito de homicidio, quedando con prisión preventiva y el plazo de la investigación fijado en 60 días.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X