• Pese a que pareciera que la ciudadanía les da la espalda, en Carabineros están haciendo todos los esfuerzos por recuperar la confianza y que su prestigio no se empañe por los errores de unos pocos.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El millonario fraude protagonizado por funcionarios de la institución ha marcado los últimos meses de la policía uniformada. A nivel local, a esto se han sumado recientes casos en los que carabineros han incurrido en actos irregulares y/o vejatorios que están siendo investigados, como el que tuvo lugar en Las Compañías donde un joven fue golpeado y lo acontecido el día viernes donde un video registró el empujón de un funcionario a una mujer dejándola en el suelo.

“Te lo juro, mi sueño era ser carabinero, pero después de todo lo que me pasó perdí toda la ilusión”, dice tajante, Jesús Carrasco, cuando llegamos a su domicilio de calle Aconcagua, en el sector de Las Compañías. 

El joven de 25 años reside allí junto a su familia y confiesa que el último año y medio, pese a que ha tenido el apoyo incondicional de los suyos, ha sido el más difícil. Incluso, aunque el tiempo pase y hoy sienta que está muy cerca de que “se haga justicia” está convencido de que pasará todavía mucho más tiempo antes de que pueda recuperarse luego de lo que le ocurrió.

“Es algo demasiado fuerte. Para mí no es fácil ni siquiera recordarlo. En mi casa tratan de no tocarme el tema, y cuando lo he tenido que contar por obligación en tribunales, salgo muy afectado porque no es grato”, relata, sentado en el antejardín de su domicilio, con algo de nerviosismo, según reconoce. Nunca había hablado con la prensa, pero sabe que es hora de hacerlo. “No quiero que esto le pase a nadie más”, acota.  

EL DÍA EN QUE TODO CAMBIÓ

Fue el 7 de abril del 2016 cuando la vida de Jesús cambió para siempre y de la forma que menos lo esperaba. El joven fue víctima de una brutal golpiza por parte de cinco uniformados cuando concurrió a la sexta comisaría de Las Compañías, simplemente para realizar una consulta. “Nada del otro mundo”. 

Un amigo tenía dudas con respecto a los alcances de la Ley que obliga a los niños menores de 12 años a trasladarse en una silla de seguridad cuando viajan a bordo de un vehículo particular y pensaron que en Carabineros eran los más indicados para aclararlas. Sin embargo, nada saldría como lo esperaban. 

Apenas llegaron se dieron cuenta que el ambiente no era de los mejores. El tono de los uniformados, por alguna razón era hostil, por lo que Carrasco, decidió comenzar a grabar la conversación, “para resguardarse”, en caso de que sucediera “algo extraño” y fue la mejor decisión que pudo tomar, pero también, en ese minuto, fue lo que gatilló que los funcionarios policiales desataran toda su violencia. 

Uno de los uniformados insistió a Carrasco en que le entregara su aparato telefónico, pero éste se negó rotundamente. Craso error. En ese momento un policía que hasta ese momento se había mantenido en la entrada ingresó intempestivamente y le propinó un golpe con la mano abierta en el cuello a Jesús. 

“Ahí yo quedé un poco aturdido. Obviamente me quitaron el celular, y me llevaron al calabozo. Antes de entrar a la celda me agarraron a patadas, combos, ‘chapes’, primero entre tres personas y después llegaron dos más. Además de eso me desnudaron, fue tremendamente vejatorio. Encima me amenazaron, me dijeron que sabían dónde yo vivía y eso obviamente que te da miedo”, cuenta la víctima, quien reconoce que el temor se apoderó de él en ese momento. “A lo único que atiné fue a taparme la cara para protegerme y de ahí no supe más hasta que me soltaron. No recuerdo cuánto duró todo”, afirma el joven, cabizbajo. 

El joven Jesús Carrasco fue víctima de agresión en la sexta comisaría de La Serena. Nos recibió en su casa y contó su testimonio. Foto: Lautaro Carmona

 

UNA DESILUSIÓN

Tras la golpiza Jesús Carrasco fue liberado, pero ni siquiera lo anotaron en el libro de registros de guardia de la comisaría y salvo porque tenía a su amigo como testigo no había otra forma de probar lo que le había sucedido.

Además, afortunadamente,contaba con la grabación de audio que, pese a los intentos, carabineros no pudo borrar. “Primero fui adenunciar a la PDI y me dijeron que por ese audio igual me podían llevar detenido, pero después mi abogada me dijo que habían cometido el delito y no tenían por qué haberme hecho eso. Así que se hizo la demanda y ahora estamos en pleno proceso”, consigna. De hecho, el lunes la fiscalía cerró la investigación por lo que lo más probable es que se llegue a la instancia de juicio oral donde la víctima espera que “se haga justicia”. 

Por lo pronto, está a la espera, tratando de recuperarse aun del trauma, pero también de la desilusión. El joven, antes de aquel 7 de abril había tenido el sueño de ser carabinero. Incluso en su momento postuló, sin embargo, no quedó “por sus tatuajes”, dice. Pero siguió queriendo a la institución, hasta que pasó lo que pasó,aunque no generaliza.

“Yo sé que no todos los carabineros son así, pero por estas pocas personas se ensucia el nombre de toda la institución. Hay personas malas y se debería hacer una mejor selección. A mí no se me ocurriría volver a intentar ingresar. Por culpa de ellos perdí mi trabajo de guardia de seguridad, porque estuve mucho tiempo con licencia después de la golpiza, y eso es muy fuerte. Ahora recién pude encontrar pega, pero de conserje. No volvería a ser guardia de seguridad tampoco, porque ahí tienes que estar muy vinculado a carabineros y yo no quiero eso”, aseguró un convencido Jesús Carrasco.

NÚMEROS QUE ALARMAN

Pero lo vivido por este joven no sería aislado. De hecho, el día viernes se dio a conocer otro caso de violencia de Carabineros contra una mujer en el sector de la Caleta de Pescadores de Peñuelas. El hecho se produjo luego que los funcionarios policiales concurrieran a un domicilio para detener a un sujeto que momentos antes había pasado a llevar a un uniformado con su vehículo. 

Cuando se llevaba a cabo el procedimiento, los vecinos de esta persona, entre ellos Loreto Guzmán, intentaron defenderlo provocándose forcejeos los que pasaron a mayores cuando un carabinero propinó un empujón a Guzmán, quien debió ser trasladada al Hospital San Pablo de Coquimbo. 

Y así los casos parecen repetirse. De hecho existen varias causas judiciales en curso en las que está involucrada la institución de Carabineros. Lamentablemente, no es posible acceder con exactitud a esta información a través del Poder Judicial ni tampoco vía Ministerio Público. Sin embargo, según cifras oficiales del INDH (Instituto de Derechos Humanos) de la Región de Coquimbo, desde que comenzaron a operar como organización el 21 de diciembre del 2016, han recibido innumerables reclamos en contra de las instituciones policiales tanto PDI como Carabineros, y se han concretado un total de 11 de denuncias formales, todas en contra de la policía uniformada. 

Además, a la fecha, el instituto ha presentado tres querellas acogiéndose a la ley 20.968 que tipifica el delito de tortura en contra de funcionarios uniformados. Sin duda, números que alarman. 

La imagen corresponde a una captura de un video del día viernes, cuando en Peñuelas se ve cómo un funcionario
empuja a una mujer. Foto: Captura

 

BAJA EN LAS ENCUESTAS

La pregunta parece ser una obviedad. ¿Qué está pasando con la institución que por años fue la más confiable de Chile? Sin duda ha sido un año complejo. Sobre todo luego que se conociera el millonario fraude llevado a cabo por algunos funcionarios cuyo monto asciende a los 26 mil 56 millones 998 mil 984 pesos y donde los formalizados ya suman 115. 

A partir de ese momento, pese a los esfuerzos y a la colaboración que han prestado los altos mandos policiales con la justicia, para que la los hechos se esclarezcan lo antes posible, la ciudadanía ha ido perdiendo la confianza. Así se vio reflejado en el Índice de Victimización 2017 dado a conocer durante los primeros días del mes de octubre, donde carabineros obtuvo la peor calificación de la década con un 4,4 en una escala del 1 al 7. Eso sí, en esta evaluación la Policía de Investigaciones tampoco se escapó, obteniendo la misma calificación. 

En julio del 2015 un joven falleció al interior de un calabozo en la Primera Comisaría de La Serena. Foto: El Día
 

INSTITUTO DE DERECHOS HUMANOS: PREOCUPADO Y OCUPADO

La directora regional del Instituto de derechos humanos,Tarcila Piña,ve con preocupación estas cifras que tienen que ver con las confianzas y también con el alto número de denuncias fundamentalmente en contra de carabineros, que totalizan 11, siendo la única institución denunciada y que además suma tres querellas por abusos.

Pero explica que ellos, como instituto de Derechos Humanos, tienen la atribución e instrucción específica de presentar las acciones legales correspondientes en contra de los agentes del Estado, incluidos los uniformados. “Desde noviembre del 2016 que se tipificó el delito de tortura en el marco de la ley 20.968 y con eso se logra adecuar la ley a los estándares internacionales de derechos humanos dando cumplimiento a los tratados que Chile ha suscrito”, sostiene Piña.

Eso sí, manifiesta que, pese a que el caso de Jesús Carrasco podría, eventualmente, enmarcarse dentro de lo que hoy es el delito de tortura, ésta no puede aplicarse debido a que el hecho ocurrió con anterioridad a la modificación legal.

“Este esta situación ocurrió antes de que nosotros comenzáramos a operar como instituto por lo tanto está regulado por la legislación anterior, por los delitos de detención ilegal y apremios ilegítimos. Si hubiese ocurrido hoy, podría enmarcarse dentro de lo que es la tortura, que se expande a lo que son los tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de algún agente del Estado”, sostuvo. 

¿POR QUÉ CARABINEROS?

Consultada respecto a si existe alguna explicación de por qué las denuncias son en su totalidad hacia Carabineros, la directora del INDH, fue cauta y no se aventuró con alguna tesis. Es más, aseguró que pese a los números, a nivel regional, Carabineros de Chile es la única entidad de seguridad que se les ha acercado para instruirse sobre la nueva institucionalidad y recibir capacitación.“Eso es muy valorable y da cuenta de lo preocupados que están ellos por el tema. Son los únicos que han solicitado esta capacitación, no así la PDI, y no así Gendarmería”, aseguró Tarcila Piña. 

Tarcila Piña, directora regional del INDH

 

MÁS ALLÁ DE LO POLICIAL

Pero si han recibido capacitación, entonces, ¿por qué son quienes más denuncias tienen?, ¿pudo haber influido el complejo año que ha tenido Carabineros en la conducta de los uniformados en el último tiempo? El psicólogo de la Fundación Mabida Gustavo Yuri, está convencido que sí. Asegura que los funcionarios de más bajo rango que han estado involucrados en abusos, pueden haber sentido una especie de falta de control debido a que muchos de sus superiores estaban inmersos en los hechos reñidos con la ley.

“Obviamente que el desorden institucional que se vivió incide en este tipo de cosas. Queda esa sensación de que ‘si el otro lo hace, por qué yo no’, y eso da pie para que sucedan este tipo de irregularidades, porque te repito. Se pierde la organización”, expresó. 

Yuri también enfatizó en que el estado de ánimo de los funcionarios, luego que se supo el millonario fraude, pudo haber incidido en malas conductas hacia las personas. “Claramente esto generó una crisis en Carabineros y generó estados que no eran normales, ni de la gente hacia los funcionarios policiales, ni de los funcionarios policiales hacia la gente, y se fue perdiendo la disposición de escuchar, entonces todo esto repercute en acciones violentas. No hay más salida”, sostuvo Yuri. 

Gustavo Yuri, psicólogo

 

MAYORES POTESTADES, ¿MAYORES ABUSOS?  

Cuando en el mes de julio del 2016 entró en vigencia la Agenda corta antidelincuencia, que incluía el control de identidad preventivo mediante el que los policías podían hacer fiscalizaciones a personas en cualquier momento y lugar, muchos pensaron que esto podía repercutir en que existieran mayores abusos policiales, como el que sufrió Jesús Carrasco. Y las cifras entregadas por el INDH podrían reflejar aquello.

Sin embargo, el diputado por la Región de Coquimbo, integrante de la Comisión de Seguridad de la Cámara de diputados, Matías Walker, descarta de plano que esto haya sucedido y que los eventuales abusos por parte de la policía estén al alza. “No tiene que ver en absoluto con esto. Al contrario lo que hemos visto en relación al control preventivo de identidad es que la tasa de reclamos de acuerdo a la plataforma que estableció la propia ley, ha sido muy escasa y estos controles no han sido para nada invasivos para las personas”, aseguró Walker. 

Matías Walker, diputado por la Región de Coquimbo

 

RECOBRAR CONFIANZAS

Más allá de las denuncias y querellas producto de los errores cometidos poralgunos funcionarios policiales, en lo que todos coinciden, es en que se deben recuperar las confianzas. El tema es encontrar la fórmula adecuada. Para el sociólogo de la Universidad Católica del Norte, Manuel Escobar, aquello es posible. Sin embargo, el proceso resultaría complejo, y, a su juicio, Carabineros no habría dado las señales necesarias todavía.

“Yo no he visto señales agresivas de recomposición por parte de Carabineros. En casos como estos, cuando se genera un quiebre tan significativo con la sociedad tienen que haber reestructuraciones totales, que la gente vea que las instituciones son capaces de transparentarse porque, una vez que las personas que cometen los errores son identificadas y entran a un proceso, se debe distinguir entre ellos y los funcionarios que cumplen su deber honestamente”, puntualizó Escobar. 

Manuel Escobar, sociólogo UCN

 

SEGURIDAD PÚBLICA: “LA GENTE SÍ CONFÍA”

La coordinadora regional de Seguridad Pública, Catalina Guzmán, se mostró optimista y aseguró que, pese a los casos de abuso que se han conocido y a lo que dicen las encuestas, la gente todavía confía en las instituciones policiales y de seguridad, y no cree que la percepción de inseguridad aumente por este motivo.

“Cuando nosotros vamos a las asambleas con las juntas vecinales vemos que las personas sí se acercan a los funcionarios de carabineros le manifiestan sus inquietudes y se ve una confianza. Ahora, evidentemente que el tema del fraude influyó en lo ético, pero no tiene que ver tanto con el ámbito de la seguridad”, indicó Guzmán. 

Además, expresó que la cifra de denuncias por abusos que existen contra la institución de Carabineros, y no hacia otras, tiene que ver con la labor intrínseca que tienen los uniformados, y, además, la gran cantidad de procedimientos de los que deben hacerse cargo.

“Uno no puede abstraerse a la realidad de que hay carabineros que han cometido errores, pero también hay que tener en cuenta que siempre son ellos los que están expuestos a ser agredidos y muchas veces lo son. Ellos están en la calle, están en las poblaciones, son los primeros que llegan al sitio del suceso. Entonces, hay que poner todo en la balanza, porque de 1500 acciones policiales, que una a lo mejor tenga una característica de abuso, no significa que en general Carabineros opere de esa manera y para eso están los controles internos, para que los procedimientos se ajusten a la ley”, puntualizó Guzmán. 

Catalina Guzmán, Coordinadora regional de Seguridad Pública

LA INSTITUCIÓN SE DEFIENDE

El general Rolando Casanueva, jefe de la IV Zona de Carabineros, admite que los últimos meses no han sido los mejores para la institución, pero descarta de plano que los problemas a nivel macro puedan estar incidiendo en el comportamiento de los funcionarios. Además, cree que la baja en cuanto a confiabilidad que se ve reflejada en las encuestas es circunstancial y la tendencia sería a  la alza.

“Así como en algunas encuestas salimos mal evaluados en otras vemos que la ciudadanía sigue creyendo en Carabineros de Chile como lo ha hecho siempre en la historia de nuestro país”, manifiesta enfático en general Casanueva. 

Con respecto a los abusos policiales que han tenido lugar en la región, como el vivido por Jesús Carrasco, y también por Loreto Guzmán quien recibió un empujón tras un forcejeo con un oficial, Casanueva enfatiza en que cada vez que ocurre una situación de esta naturaleza se inicia una investigación, y de hecho, en el caso de Carrasco un funcionario ya habría sido sancionado mientras que los demás están en un sumario interno paralelamente al proceso judicial.

“No vamos a dejar que se cometa ningún tipo de abuso, sin embargo, hay que decir también que carabineros constantemente está siendo víctima de agresiones por parte de los delincuentes, pero nosotros no nos querellamos, ni tampoco hacemos otro tipo de acción, simplemente asumimos que dentro de nuestra función policial podemos ser víctimas de algún tipo de agresión”, precisó. 

Al ser consultado por las 11 denuncias y las tres querellas presentadas por el instituto de Derechos Humanos, sostuvo que, “las personas están en todo su derecho de recurrir a las instancias legales y administrativas que otorgue la ley para alegar cualquier situación irregular. Eso nosotros también lo tenemos que investigar e informar. Ahora, nosotros somos seres humanos y en la institución hay gente que puede cometer errores, que puede cometer faltas, que puede cometer delitos y si eso se establece en algún caso vamos a ser los primeros en poner al funcionario a disposición del tribunal”, remarcó Casanueva. 

Así las cosas, los casos denunciados todavía están en proceso de investigación y las querellas también siguen su curso. Por lo pronto, todos están de acuerdo en que el foco debe centrase en que la institución de Carabineros vuelva a ser respetada como siempre ha sido y claro, que no se sigan cometiendo abusos.

Rolando Casanueva, General de Carabineros

REVÉS JUCIDIAL EN CASO CARABINEROS

Los últimos meses a nivel regional también han estado marcados con la tragedia tras la muerte de dos carabineros y con un duro revés en los tribunales luego que los imputados fueran absueltos de la responsabilidad en el fallecimiento de los uniformados. Los hechos ocurrieron luego que seis sujetos fueran sorprendidos sustrayendo un automóvil en Ovalle, y huyeran en una loca persecución policial por la ruta D-43 que une a la capital e Limarí con La Serena.

Pero la carrera desenfrenada terminó trágicamente al llegar al kilómetro 62, en el Cruce Apatitas cuando impactaron con los motoristas el Sargento segundo Hans Knopke y el uniformado Luis Díaz Manríquez, muriendo ambos de manera instantánea y dando lugar a un proceso judicial cuya sentencia no condenó a los imputados por el delito de robo con homicidio.

El proceso continúa abierto, ya que tanto la institución policial como el Ministerio Público solicitara anular el juicio.

 

CRONOLOGÍA

- Julio de 2015

Un joven de 16 años fallece cuando se encontraba en un calabozo de la Primera Comisaría, según se dijo después por una falla cardiaca. Los familiares acusan agresión.

- Febrero de 2016

En la comuna de Paihuano un joven fallece luego de caer desde un furgón policial mientras era llevado al hospital tras ser golpeado por otro sujeto.

- Agosto de 2016

En Illapel, un grupo de funcionarios es dado de baja por beber al interior del recinto policial y lanzar latas de cerveza a la calle.

- Abril de 2016

Al interior de la Sexta Comisaría de Las Compañías el joven Jesús Carrasco es golpeado por un grupo de funcionarios.

- Enero de 2017

En la Primera Comisaría de La Serena una mujer fue violada por un funcionario al interior de un calabozo. El hecho fue reconocido por el victimario que fue dado de baja.

- Mayo de 2017

Dos carabineros de la comuna de Los Vilos se graban mientras se burlan de una persona con capacidades diferentes que iba transitando por la calle.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X