• Personas en situación de calle pernoctan diariamente en el lugar.
Crédito fotografía: 
LCG
Se trata de la Plaza Santo Domingo de La Serena. Allí pernoctan dos personas en situación de calle las que son sindicadas como las causantes de la problemática. Los trabajadores de los recintos que circundan en lugar exigen soluciones, sin embargo, la única solución que pueden ofrecer tanto Carabineros como el municipio, es retirarlos del sector, pero siempre vuelven a instalarse. Desde la Seremía de Desarrollo Social tienen identificada a la pareja, y han sido intervenidos para sacarlos de las drogas, pero no han tenido resultados, por lo que no existiría una salida para dar mayor seguridad a la comunidad.

La situación ya no daría para más. En los últimos meses, la Plaza Santo Domingo de La Serena se habría convertido en un foco de microtráfico de drogas, consumo, violencia e incluso comercio sexual. Así lo denuncian los trabajadores de empresas y organismos públicos cuyas dependencias circundan el lugar, quienes han sido testigos de “situaciones aberrantes”, algunas de ellas a plena luz del día y a vista y paciencia de todos. 

Fue hace alrededor dos años cuando una pareja en situación de calle y consumidores de pasta base se instaló en el lugar y no se fueron nunca más. Ambos de mediana edad levantaron una pequeña carpa en la que pernoctaban sin provocar mayores inconvenientes a los vecinos. 

Pero la tranquilidad habría durado poco. Durante un verano, la pareja comenzó a recibir “visitas”, las que consumían drogas junto a ellos en la plaza. De hecho, en algún momento hubo más de una carpa y se pensó que los individuos se tomarían todo el sitio, pero una pelea de proporciones hizo que los demás emigraran y sólo quedaran las mismas dos personas que se mantienen hasta ahora. “Esa vez fue tremendo. Eran amigos pero un día se agarraron entre ellos, se tiraron cosas y se rompieron hasta las carpas, por eso los demás se fueron, por suerte, y sólo quedaron los de siempre”, relata la funcionaria de un local cercano.

La calma habría retornado por un tiempo, pero no por demasiado. “La pasta los tenía jodidos igual”, afirma otro trabajador, quien cuenta que las peleas entre los dos se agudizaban y se volvían cada vez más escandalosas. “Los gritos de ella eran todo el tiempo. Me acuerdo que llegaba a las seis o siete de la tarde, el hombre estaba  durmiendo. Ahí parece que lo despertaba se ponían a pelear. Al rato hacían las pases y se ponían a consumir drogas”. 

Pasando los límites 

A estas alturas, los problemas serían de todos los días, pero desde los jueves en adelante, con la llegada del fin de semana, aumentarían. 

Hace un mes se produjo una situación extrema. En el local de la Liga de la Epilepsia, a eso de las siete de la tarde cuando se aprestaban a cerrar, el hombre que vive en la plaza se trenzó a golpes con otro sujeto y la pelea fue descomunal. Según relatan testigos, “se tiraban piedras, volaron unos hervidores y lo que fuera que tuvieran a mano”. Incluso, habrían utilizado armas cortopunzantes, quedando ambos individuos con heridas de consideración. Lo más grave, es que los pacientes de La Liga que a esa hora concurrían a comprar sus remedios tuvieron que presenciar los desagradables hechos, y debieron encerrarse en el recinto durante una media hora, mientras los sujetos se golpeaban y retornaba la tranquilidad. “Esa vez llamamos a Carabineros, pero no vinieron. Es lo que te da más impotencia”, consigna una trabajadora. 

Eventos reñidos con la moral

No sólo consumo de drogas y actos de violencia estarían sucediendo en el sector de la plaza. Situaciones reñidas con la moral también habrían tenido lugar, incluso se habla derechamente de comercio sexual. Un funcionario público que trabaja en el sector admitió que en una oportunidad vio llegar durante la mañana a un sujeto de unos 30 años hasta el ruco de la pareja. Luego de un rato, la mujer salió  y se fue con el individuo a un rincón donde le practicó sexo oral. No habría sido circunstancial. Otros funcionarios que también laboran cerca, aseveran que sería habitual. 

De hecho, la plaza se estaría prestando para encuentros sexuales pagados, que nada tiene que ver con la pareja. Otras personas estarían utilizando el espacio para concretar sus citas. 

Espacios públicos que hay que recuperar

Hechos como los ocurridos en la Plaza Santo Domingo han sido denunciados en otros espacios públicos de La Serena, que en su minuto también tuvieron problemas, como la Plaza Tenri, y la Plaza Buenos Aires. 

En la primera, durante el año 2016 y 2017, tanto vecinos como funcionarios del Liceo Gabriela Mistral, ubicado justo en frente, acusaron que el consumo y tráfico de estupefacientes estaba fuera de control, lo que conllevaba una serie de eventos de inseguridad que afectaban a la comunidad y a los alumnos.

Pero hubo soluciones, tras reportajes publicados por este medio, las autoridades tomaron cartas en el asunto y realizaron una intervención en el lugar que estaría dando resultados. Así lo consigna Ricardo Echeverría, presidente de la Junta de Vecinos Seminario, que abarca ese sector, quien sostiene que “desde alrededor de un año y medio a la fecha hemos visto un control más riguroso por parte de Carabineros, además de las luminarias que puso el municipio. Con todo esto, todo está más controlado respecto a la delincuencia. Todavía hay algunos jóvenes que consumen su pito de marihuana, pero nada que haya pasado a mayores”, manifestó. 

Respecto a la Buenos Aires, el panorama sería más complejo. “Ahí sí que existe un peligro permanente, asaltos, consumo y todo tipo de cosas que te puedas imaginar. Nosotros recibimos reclamos permanentes en este sentido”, precisó Echeverría. 

Aquello lo pudimos constatar en terreno, donde son los propios vecinos los que aseguran que debe existir una intervención urgente, al igual que en la Plaza Santo Domingo. “Yo no sé si es porque están tan cerca estas shoperías, que les renuevan las patentes como locos, o qué, pero aquí en la noche, todos los días hay problemas”, asegura Luisa Escudero, dirigente Vecinal.

La misma vecina precisa que hay “grupos organizados” que se juntan en el lugar a esperar a los clientes que salen pasados de copas de algún recinto para asaltarlos. 

Soluciones que son urgentes

Pero volvamos a la Plaza Santo Domingo. Quisimos conversar con la pareja que está siendo acusada de generar la problemática, pero no fue posible. Cuando llegamos al lugar por la mañana, sólo se encontraba la mujer, quien, con ademanes, nos solicitó que nos fuéramos. Así lo hicimos y ella continuó durmiendo. Establecimos que trabaja durante las noches como cuidadora de autos en calle Balmaceda, labor que también realiza su conviviente, quien en ese momento no estaba con ella. 

Pero, ¿qué se puede hacer para solucionar el problema? Desde Carabineros, el comisario de la Primera Comisaría, capitán Gino Méndez, afirma que realizan constantemente labores preventivas, y en particular, en la Plaza Santo Domingo y los controles han arrojado resultados con detenidos por infracciones a la ley de alcohol y drogas. Sin embargo, Méndez precisa que más allá de los comentarios, nadie ha efectuado ninguna denuncia formal en contra de quienes estarían ocasionando los problemas. “La gente tiene que denunciar, porque esta es la única forma en que podemos focalizar la vigilancia. Si no hay denuncia, el delito no existe en los estudios, y se genera la cifra negra”, aseveró. 

Eso sí, consignó, que el lugar  está identificado como “un sector de riesgo” por la presencia de indigentes y consumidores de pasta base, es por eso, que, dice, se mantienen en contacto con Desarrollo Social, para ver qué se debe hacer. “No podemos detener a una persona que está en un espacio libre, y que no está cometiendo algún delito de manera flagrante. Lo que no podemos permitir es que se instalen en carpas o algo por el estilo, pero cuando han sido retirados, siempre vuelven. Entonces, esa no es la solución más efectiva”, insistió. 

Alcalde Jacob: “El problema es más de fondo”

El alcalde de La Serena, Roberto Jacob, admitió que conocía lo que estaba ocurriendo en la Plaza Santo Domingo, pero que cortar con el problema de raíz escapaba a sus posibilidades. “Nosotros, con los inspectores municipales, o los mismos carabineros los pueden sacar, pero después tienen que volver a la calle, así que no se saca nada”, sostuvo el edil. 

Agregó que, necesariamente, estos asuntos deben verse en conjunto con otras entidades, como la Seremía de Desarrollo Social, ya que se habla de drogadicción y comercio sexual, “el que probablemente es por la misma dependencia a las drogas”, y gente que no tiene posibilidades de salir del círculo en el cual se encuentran. “Por lo pronto, nosotros podemos seguir sacándolos, pero el tema va más allá y ojo, que no es un problema sólo de La Serena, este es un tema país”, afirmó. 

Pareja está siendo intervenida, pero sin resultados

Desde la seremía de Desarrollo Social, el secretario regional ministerial, Juan Pablo Flores,informó que la pareja que estaría generando los inconvenientes en la céntrica plaza, está siendo intervenida por ellos, a través del Programa Calle, cuyo objetivo es sacar adelante a las personas que se encuentran en esta situación. “La idea de este programa es poder revincular a la gente con su núcleo familiar, y hacer un proceso de acompañamiento”, indicó Flores. 

Sin embargo, la dependencia a las drogas sería el principal obstáculo para que la ayuda que se pretende otorgar muchas veces no se concrete, el que sería el caso de estas dos personas adictas a la pasta base. “Ellos han participado de instancias de acompañamiento psicológico, y han sido derivados también para trabajar la adicción a las drogas, pero no ha existido disposición para continuar estos tratamientos”, sostuvo. 

Pero no se puede obligar a nadie, y mientras estas personas no quieran cambiar su vida, el problema no se podrá resolver. Por lo pronto, las entidades de seguridad, el municipio y también Desarrollo Social, sólo pueden mitigar las situaciones de peligro que afectan a los vecinos, ya que en la actualidad no existen las políticas públicas ni la legislación adecuada para darles una solución que se mantenga en el tiempo. 

En la Plaza Buenos Aires “los esfuerzos se están haciendo”

Respecto a la Plaza Buenos Aires, donde los ilícitos no serían cometidos por gente en situación de calle, sino que por antisociales comunes, desde Carabineros afirman que están trabajando para dar mayor tranquilidad al sector, y conseguir buenos resultados tal como los que se obtuvieron en la Plaza Tenri. “Carabineros realiza todos los días controles de identidad preventivos tendientes a sacar de circulación a quienes cometen delitos. La institución está trabajando para otorgar mayor seguridad”, expresó el capitán Gino Méndez.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X