• Tania Morgado en la exposición con la que se cerró el taller de fotografía en la escuela de talentos en Andacollo.
  • Familiares describen a Tania como una joven que “irradiaba vida y alegría”, en redes sociales compartía fotografías de sus viajes y encuentros con sus amigos.
Crédito fotografía: 
Facebook
Cercanos recordaron a la única víctima fatal del procedimiento en que Carabineros disparó a un vehículo en fuga. La joven, procedente de una familia ligada a la cultura, destacó en cada actividad en que participó, dejando huella en quienes la rodearon.

Consternación y rabia. Así es como describen muchos el ambiente en la comuna de Andacollo, luego de que este sábado tuvieran que despedir a Tania Morgado Cortés, joven que falleció el pasado miércoles, después de estar más de tres días en estado grave en el Hospital de Coquimbo, debido a una fatal lesión producto del impacto de una bala en la cabeza.

Sus cercanos aún no asimilan lo sucedido y por el momento no han buscado mayores explicaciones, pese a que “se han hablado muchas cosas de ella que no son ciertas”, aseguraron familiares a El Día, molestos por las teorías que han surgido, luego que se supiera que el conductor del vehículo en el que transitaba cuando recibió los disparos lo hacía en estado de ebriedad.

Verse involucrada en un hecho policial de estas características contrasta con la imagen que tienen todos quienes fueron consultados por ella tras el hecho. Tania Morgado a sus 21 años había entrado a trabajar pocos días atrás al Hospital de Andacollo como técnico dental, además se encontraba estudiando una nueva carrera en un instituto de La Serena.

 

Una faceta conocida

Hija de dos conocidos gestores culturales de la comuna, Silvia Cortés y Patricio Morgado, Tania había heredado el interés por el arte y la cultura de su familia, participaba activamente en las fiestas religiosas de Andacollo, destacó en los talleres de fotografía de la Escuela de Talentos Andacollinos y algunos miembros de su familia y amigos revelaron además que tenía dotes con el piano, llegando incluso a presentarse junto al destacado pianista nacional Roberto Bravo.

Quien la conoció en el ámbito cultural fue Andrea Campusano, profesora y presidenta  de la Unión Comunal de la Cultura, organización que agrupa a los gestores culturales de Andacollo, y bajo la cual funciona la Escuela de Talentos, de la cual es directora. “Era una excelente alumna, responsable (…) la conocemos de toda la vida, fue un aporte total en todo lo que tiene la relación con el ámbito cultural, que es de donde yo la conozco”, comenta.

“Nosotros estamos consternados con la noticia, estamos dolidos, porque es terrible por lo que está pasando esta familia, era una chica trabajadora, con talento artístico y en el taller era muy destacada, era una persona muy especial… y la mataron”, agregó la profesora, claramente afectada.

Los miembros de la escuela han estado en contacto con su familia y también fueron a despedirla, “estuvimos, estamos y estaremos, porque somos todos muy amigos, somos una gran familia. Vamos a estar acompañándolos en esto y en lo que sigue, porque no termina acá (…). Como directora y como amiga de la familia, lo único que pido es que se investigue, que se esclarezcan los hechos y que se haga justicia”, señaló.

 

Desenlace injusto

Justicia es precisamente lo que los amigos de Tania aseguran, nunca hubo. La noche del sábado 16 de febrero se encontraba de copiloto en el automóvil que conducía José Rivera (28), quien reconoce haber estado bajo los efectos del alcohol cuando transitaba en su Volkswagen Golf por calle Sierra, en el centro de la comuna.

Rivera intentó evadir una patrulla con cuatro carabineros en su interior, que se encontraban realizando controles vehiculares en el sector, instantes en que se inició una fuga.

Los uniformados, por razones que son materia de investigación, dispararon en a lo menos tres oportunidades, cuando el vehículo se encontraba saliendo de la zona urbana por Avenida Chepiquilla. Una de las balas impactó a José en la espalda, atravesando por su pecho y otra le llegó a Tania en la zona cervical.

En la madrugada del domingo, los heridos fueron trasladados al Hospital San Pablo de Coquimbo, Tania ingresó en riesgo vital y con un diagnóstico grave, falleciendo a las 17:50 horas del día miércoles, entre la impotencia de sus cercanos, que responsabilizaron no sólo a Carabineros, sino también al conductor, críticas que se repiten entre los habitantes de Andacollo, luego que muriera precisamente “quien nada pudo hacer”.

 

“Me pidió que no dijéramos nada”

Los instantes inmediatos fueron duros. José recuerda que tras recibir los disparos, la joven se desvaneció. De inmediato llegaron los policías, liderados por el teniente Kenneth Berngeher, jefe de la Tenencia Andacollo y quien se encontraba en la patrulla que protagonizó la persecución.

“Me iba a poner las esposas y le dije que nos estábamos muriendo (...) llamaron a la ambulancia dos veces, se asustaron y el teniente me dijo que no dijéramos nada de lo que había pasado”, reveló el conductor del vehículo.

José asegura que no hubo ninguna provocación para que los funcionarios usaran sus armas de servicio. Tras el hecho, los funcionarios prestaron declaraciones a la Fiscalía y el teniente fue trasladado de la comuna, a un destino que no ha sido confirmado, “por probidad”, debido al proceso de investigación existente, según confirmaron desde el municipio.

Los otros tres funcionarios se reintegraron al contingente de la tenencia y actualmente estarían en servicio, a la espera de que la institución determine sus responsabilidades en el caso.

 

Al margen de las críticas

A una semana de lo ocurrido, José Rivera ya interpuso sus querellas de la mano de un abogado particular, aunque prefirió no entrar en detalles por ahora.

Sostiene que ha preferido “mantenerse al margen” de las críticas de los vecinos de Andacollo y también de los cercanos a Tania, “no he revisado las redes sociales, me lo ha recomendado mi abogado y la psicóloga, porque es un pueblo chico y la gente siempre va a hablar cosas”, indica.

Pese a que reconoce su grave falta al conducir en estado de ebriedad, no se siente el responsable directo de la muerte de su acompañante. “En este caso me están acusando a mí, pero yo no fui quien disparó contra ella, mi auto nunca chocó con nada, no atropellé a nadie, no tenía órdenes de detención por nada, tampoco era un auto robado, pero la gente siempre va a hablar”, agregó.

 

Hermetismo en la institución

José dice no entender la razón de los disparos contra la cabina del vehículo  y es la duda que se aloja en la comunidad en general. Tras el hecho, se habrían contactado con él desde la familia de Camilo Catrillanca, comunero mapuche asesinado en medio de un operativo de Carabineros en la Región de La Araucanía, debido a “las similitudes” con el caso, donde se habló de un supuesto enfrentamiento, que después quedó descartado y se reveló que los uniformados no tenían motivos para disparar.

Carabineros realiza un sumario administrativo para esclarecer el hecho y la participación de los cuatro uniformados, pero no han accedido a entregar mayores antecedentes del caso, para no perjudicar el proceso. Los principales mandos de la IV Zona han decidido callar, dejando las declaraciones oficiales en manos del subprefecto administrativo de Coquimbo, Francisco Aravena, quien aseguró que “no se está ocultando nada”.

 

Hechos en investigación

Quienes tampoco han dado declaraciones son los detectives de la Brigada de Homicidio de la PDI, que indaga los hechos. Las diligencias están siendo coordinadas por el fiscal de Andacollo Armin Staub, junto a Adrián Vega, fiscal regional, quien por el momento no se ha referido al proceso.

De manera paralela, el equipo de la sede regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos (Indh) evalúa los antecedentes para determinar si se tomarán acciones legales contra el órgano del Estado involucrado. Además tomaron contacto con la familia de la joven fallecida, según confirmó la jefa de sede, Tarcila Piña.

 

Municipio busca hacerse parte

El alcalde subrogante de Andacollo, Wilson Núñez, lamentó los hechos y destacó que Tania Morgado hizo “grandes aportes” a la comuna, desde su trabajo con la Oficina de Turismo en las fiestas religiosas, hasta su participación de las actividades de la Unión Comunal de la Cultura.

La autoridad tomó contacto con la familia desde el primer minuto y se hicieron gestiones para entregar apoyo y contención. Además, reveló que también están evaluando querellas, situación que se determinará en el próximo concejo comunal.

En los amigos de Tania prima el dolor. Llenaron las redes sociales con mensajes pidiendo justicia bajo el lema “a Tania la mataron”, recordando a la joven con girasoles, su flor favorita, e incluso encendieron su nombre en el cerro a la entrada de la comuna durante una noche. Su cuerpo llegó a Andacollo el viernes y la despedida se hizo ayer en la Iglesia de Andacollo, con una emotiva misa y su posterior funeral en el cementerio local.

 

> Cronología

16 de febrero

Una persecución policial por conducción en estado de ebriedad dejó dos heridos por disparos de Carabineros. Una joven quedó en riesgo vital.

19 de febrero

La información fue difundida por cercanos al conductor del vehículo, quienes aseguraban que el actuar de los uniformados fue injustificado.

20 de febrero

La afectada falleció tras más de tres días en riesgo vital, debido a la gravedad de la lesión de bala en la región cervical. Conductor anuncia querellas.

22 de febrero

El cuerpo de la víctima fue entregado a su familia tras las pericias del Servicio Médico Legal (SML). Municipio confirma que teniente involucrado ya no presta servicios en la comuna.

Un caso lleno de dudas

Pasada una semana del hecho aún quedan muchas preguntas por responder ¿Por qué estaba Tania en ese automóvil? ¿Por qué disparó Carabineros? ¿Se quiso ocultar el procedimiento? ¿Quién disparó las balas con resultados fatales? son sólo algunas de las interrogantes que buscará responder el proceso de investigación.

Mientras se llega a esas conclusiones, el teniente Kenneth Berngeher fue trasladado de la unidad policial local y en su ausencia la jefatura la tomó el subteniente.

El subprefecto administrativo de la Prefectura Coquimbo, Francisco Aravena, asegura que todos los antecedentes fueron remitidos de forma inmediata a la Fiscalía. El Ministerio Público, por su parte, no se ha referido a los hechos. La declaración del tercer ocupante del vehículo podría ser determinante.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X