• Marco Luis Roldán Guzmán (29) se perdió en el seis de enero del 2013 en Paihuano. El caso del oriundo de Argentina ha sido uno de los más mediáticos.
  • Diego Eduardo Arellano Toro (20), fue visto por ´última vez el 28 de junio del 2018 en Ovalle.
  • José Luis García Cortés (27) se extravió el 21 de septiembre del 2016 en La Serena.
Crédito fotografía: 
Cedida
Se trata de Marco Roldán (29); José Luis García Cortés (27); y Diego Eduardo Arellano Toro (20), cuyos casos, al no haber antecedentes, están en archivos provisorios hasta que se conozcan nuevos pistas para la investigación, pero las búsquedas no han terminado, según aclaran desde la policía.

A tres llega el número de “extraviados permanentes”, que la Policía de Investigaciones tiene en sus registros en la Región de Coquimbo. Así lo dieron a conocer a nivel nacional, donde la cifra alcanza las 194 personas.

Los casos están en manos de la Brigada de Ubicación de Personas de la PDI, que opera desde la Región Metropolitana, en coordinación y colaboración con las Unidades de la Brigada de Homicidio de cada zona.

Casos locales

En la región, los casos corresponden a Marco Roldán (29), quien fue visto por última vez el seis de enero del 2013 en el sector de Cochiguaz, Valle del Elqui; José Luis García Cortés (27) desaparecido el 21 de septiembre del 2016 desde La Serena; y Diego Eduardo Arellano Toro (20) quien se extravió el 28 de junio del 2018 en Ovalle.

Pero, ¿qué es un extraviado permanente? Según explica Claudio Alarcón, subjefe de la Brigada de Homicidios de La Serena, se trata de las personas cuya desaparición fue establecida definitivamente y sus familiares han autorizado la publicación y divulgación de sus identidades.

95% de las personas extraviadas son encontradas, según cifras de la PDI.

Las búsquedas no terminan

De acuerdo al policía, el que las personas aparezcan en el listado, no significa que ya no estén siendo buscados, sino que el caso se encuentra en un archivo provisorio a la espera de más antecedentes. “Todo parte por una denuncia por una presunta desgracia y se establece un plazo de investigación en primera instancia para la búsqueda, y para determinar las causas y circunstancias de la desaparición, cuando esta persona no es ubicada, o no es habida, las causas se van a un archivo provisorio, pero no significa que se cierre la causa”, asevera Alarcón.

El comisario afirma que el archivo provisorio tiene que ver con dejar la investigación temporalmente paralizada, pero totalmente vigente. “Es decir, si surge una nueva prueba, un pequeño antecedente que no se conoció, el archivo se abre otra vez, inmediatamente”, puntualiza.

“Si surge una nueva prueba, un pequeño antecedente que no se conoció, el archivo se abre otra vez, inmediatamente”, Claudio Alarcón, subjefe de la BH, de la PDI.

El ejemplo de Roldán

El mejor ejemplo de que nunca se deja de investigar, en la zona, lo constituye el del joven argentino Marco Roldán, quien desapareció en enero del 2013, en el cerro La Cancana, en Cochiguaz, comuna de Paihuano.

Pese a que las indagatorias han estado en el archivo provisorio en algún momento debido a la falta de pruebas, la insistencia de la familia y los antecedentes que han ido surgiendo han llevado a que se reabra una y otra vez, e incluso existan declaraciones de eventuales imputados. “Lo que pasa es que, insisto, no hay un plazo perentorio, las indagatorias siempre van a continuar”, aclaró.

Presuntas desgracias, que finalmente no son

Alarcón manifestó que si bien, por un lado están los extraviados permanentes cuya desaparición demora mucho en ser clarificada, por otra parte, en la mayoría de los caso, las presuntas desgracias son resueltas siendo encontradas las personas sanas y salvas. “La mayoría de las presuntas desgracias son por abandono. Puede ser que las personas abandonan su hogar porque no les gusta el régimen que llevan. Esto pasa mucho en los casos de adolescentes”, asevera el comisario de la PDI. 4602i

¿Por qué no aparece el Suizo?

Uno de los casos más emblemáticos de personas desaparecidas sin dejar huellas fue el ocurrido en Guanaqueros, con Fritz Willy Lindenmann (77), empresario popularmente conocido como “El Suizo” por su procedencia.

Lindenmann fue visto por última vez en junio del 2012 en el balneario de la comuna de Coquimbo lugar donde vivió por más de tres décadas y empezó a formar parte de su historia, convirtiéndose en un filántropo que colaboró en la construcción de la iglesia del pueblo, donó terrenos y también propició la creación de poblaciones como la Villa Los Pescadores.

Sin embargo, no aparece en la lista de extraviados permanentes, ya que su calidad sería de “muerte presunta”.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X