Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
A raíz del crimen en contra María José Zambra, donde presuntamente habría involucrado temas de drogas, desde La Antena y Las Compañías (en La Serena), alzaron la voz para exigir intervenciones sociales y de seguridad tendientes a erradicar este flagelo que incide en delitos cada vez más violentos. Desde el parlamento, llaman a aplicar las herramientas legales y si es necesario, endurecerlas.

El “Pity” le decían cuando chico. Su familia materna emigró desde La Antena cuando tenía 12 años y quedó viviendo con sus tíos, “aunque más que nada, su hogar fue la calle”, dice un vecino de la población Juan 23, mientras mira pasar al joven quien definitivamente ya no es ni la sombra del niño al que le gustaba jugar a la pelota y andar en bicicleta.

Hoy, en su labor de “soldado” de un traficante del sector, viste ropas sucias, un polerón con una capucha que le cubre la cara y camina rápido, nervioso. A esa hora de la mañana no sabe dónde va. “Debe ir a dormir a la casa que tienen ‘ellos’”, consigna el lugareño, refiriéndose a un lugar el que consumidores de pasta base han tomado como un refugio durante el día. 

Una realidad que se repite

La realidad de este joven no es aislada. Así lo consigna la gente que vive en este sector de La Serena el cual reconocen “está tomado por los traficantes”, que tienen sumidos en el vicio a parte de los jóvenes de la misma población, y que se encargan de distribuir la mercancía en distintos puntos de la ciudad y la región. 

La violencia y los delitos asociados al tráfico y consumo de drogas es inherente, y lo ocurrido con la joven María José Zambra (30), quien vivía en el sector, es el ejemplo más próximo de lo que parece ser una escalada que se inició hace años. 

Leer también: Narcos estarían detrás de muerte de joven descuartizada en La Serena

Según se investiga, Zambra se involucró con las personas equivocadas, y de un momento a otro se vio envuelta en un espiral del cual no podía salir. Su error terminó costándole la vida y el día 19 de octubre del 2019 sus restos fueron encontrados bajo el Puente El Libertador, camino a Las Compañías. Había sido brutalmente asesinada y mutilada, presuntamente, por una vendetta narco. 

No es la primera mujer que cae, presuntamente, producto de conflictos en donde la droga es el denominador común. El 2015, la problemática ya estaba instalada en La Antena. En aquella oportunidad, Noemi Stefani Bravo Gallardo de 23 años, fue baleada desde un vehículo de color blanco, cuando éste iba en movimiento.

La víctima, quien se encontraba junto a un grupo de personas en la intersección de las calles Arauco con Fresia recibió el disparo en su espalda, cayendo abatida en plena calle, ante la incredulidad de los testigos, que a esa hora salieron de sus casas ver lo que estaba sucediendo. Era madre de tres hijos y la policía nunca esclareció su muerte. 

¿Hasta dónde llega la violencia?

Casos como el de María José Zambra, ponen una vez más en el tapete la problemática de la inseguridad en los sectores más vulnerables de la ciudad y son los dirigentes vecinales los que sacan la voz, exigiendo a las autoridades que de una vez por todas se haga algo para detener el flagelo de las drogas. 

Patricia Véliz, presidenta de la Unión Comunal de Vecinos de La Serena, y también dirigente de la población Juan 23, en La Antena, apunta a que existen poblaciones enteras que están tomadas por el narcotráfico, y ejemplos de ello es lo que sucedió hace algunos años con Noemi, y lo ocurrido ahora con María José Zambra.

“Compartimos el dolor con la familia de María José y creemos que esto tiene que significar un remezón para las autoridades para que de una vez por todas hagan algo, que se hagan parte de esto. Que no por el estallido social que tenemos se deje de lado a las poblaciones y desprotegidas”, manifestó. 

Pero fue más allá, y apuntó al tema social que subyace al problema del consumo, que repercute en posteriormente en el tráfico. “Hay que ver la situación de fondo que existe en poblaciones como La Antena, donde los jóvenes prácticamente no tienen oportunidades. No tienen la posibilidad de trabajar, tampoco de estudiar ni menos de rehabilitarse. A uno la verdad es que le da pena el ver a tanta gente joven sumida en un flagelo que destruye sus vidas, que hace que el ser humano llegue a estados tan decadentes, y que lleve a muchos a cometer acciones delictuales. Por eso, tenemos que hacerle frente a esta realidad”, manifestó Véliz. 

En Las Compañías viven la misma realidad

La realidad que se describe en La Antena, no es sólo de esta población. Distintos sectores de Las Compañías, sufren constantemente con el tema de las drogas, el microtráfico, y a estas alturas, lo que ya catalogan como narcotráfico. 

Tal como lo señala Patricia Véliz, el presidente de la Unión Comunal de Vecinos de Las Compañías, Claudio Meza, indica que hay que hacer algo antes de que sea demasiado tarde, aunque reconoce que el problema ha avanzada a un nivel que ya es difícil de controlar.

“Esperamos que si se intervienen los lugares que son complejos, podamos ir mejorando, pero la realidad es que lo que nosotros vemos a diario, es que el consumo y la venta está normalizada. Venden, fuman a plena luz del día y a nadie le sorprende porque es habitual, como si fuera parte del paisaje y eso no puede ser”, relata Meza. 

Coincide en que existen sectores enteros tomados por traficantes, y particularmente en Las Compañías se da esta situación.

“El tema de la pasta base está completamente masificado, antes era pura marihuana, pero ahora no, y todo se ve de una manera normal, eso es lo peligroso. El problema es que nosotros no podemos hacer nada, porque es muy jodido para nosotros. Hay represalias, tenemos dirigentes que han sido amenazados por denunciar, entonces, sobretodo sabiendo ahora a los niveles de violencia que están llegando, es complicado actuar en contra de ellos”, explica el dirigente vecinal. 

Mal diagnóstico

Desde el nivel parlamentario, el diputado DC, Matías Walker hace un pésimo diagnóstico de lo que está sucediendo, y enfatizó en que los niveles de violencia se están saliendo de control.

“Esto es realmente preocupante, indignante y se deben tomar cartas en el asunto. No puede ser que en una ciudad como La Serena, se torture y asesine a una joven madre aparentemente por acción del narcotráfico. Esto confirma que el narcotráfico es un enemigo cruel que se vale de todas las herramientas para poder cimentar su poder, y lamentablemente vemos con preocupación que lo que se daba en algunas poblaciones de Santiago, está llegando a sectores de La Serena y Coquimbo”, manifestó Walker. 

Insistió en que no era necesario hacer modificaciones legales para combatir este flagelo, ya que existían sanciones bastante graves establecidas en la actual legislación.

“La Ley 20.000 de drogas establece las máximas sanciones y otorga todas las herramientas a las policías para poder desarticular las bandas de narcotráfico, incluyendo interceptación telefónica, incluyendo agentes encubiertos, por tanto eso está, lo que falta es una acción mucho más decidida respecto a esto, porque siempre, cuando uno va a las poblaciones, la gente sabe de dónde sale y quién vende la droga, pero no se actúa con la premura necesaria”, enfatizó el parlamentario, agregando que “se requiere mayor presencia especializada del OS7, de policía especializada en las poblaciones haciendo redadas y demostrando que no hay pasajes ni sectores tomados por el narcotráfico”, especificó. 

Por su parte, el también diputado (UDI) Juan Manuel Fuenzalida, puntualizó en que sí se requieren leyes que sean más específicas respecto a los delitos cometidos en el contexto del tráfico de drogas.

“Tiene que haber una legislación más técnica, sino vamos a seguir con esta suerte de impunidad que tienen los narcotraficantes, porque sabemos que los delitos que ellos cometen son distintos a los delitos comunes tipificados en el Código Penal, debiesen tener otra connotación”, puntualizó. 

Pero también apunta a la integración social. “No podemos seguir con esta dinámica de construir viviendas en las áreas periféricas de las grandes ciudades porque esto obviamente facilita mucho las condiciones para este tipo de delitos que se están dando. Aquí la integración social tiene mucho que decir y tenemos que partir integrando a los sectores más vulnerables”, sostuvo.  

Medidas preventivas

Consultado el general Guillermo Quiroz, jefe de Zona Subrogante, manifestó que el trabajo contra las drogas y todo lo que conlleva incluidos los delitos violentos, se está realizando y que para ello es fundamental el trabajar en conjunto con las organizaciones vecinales.

“Nosotros tenemos un plan a nivel nacional que consiste en buscar información con los vecinos, y buscar información en general de las redes sociales, sobre droga. Carabineros recibe las denuncias que son anónimas,  una vez que se reciben estas denuncias, se investiga por parte de nuestro departamento especializado y este trabajo es constante, obviamente que siempre hay que trabajar con mayor ahínco para tener mejores resultados”, especificó el general, quien agregó que el flagelo que hoy afecta a la región, es a nivel nacional, y que debe haber un trabajo conjunto para evitar que se siga masificando. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X