• La concejala Roxana Zambra se incorporó en abril al concejo municipal porteño. Decidió participar activamente en política tras el terremoto y posterior tsunami del 16 de septiembre de 2015, del cual es una sobreviviente.
Crédito fotografía: 
Rebeca Luengo Pereira
Se incorporó al concejo municipal de la comuna puerto, tras el fallecimiento de Ramón Velásquez. En este tiempo en el cargo, siente que se ha ganado el respeto de sus pares y enfoca su labor en la inclusión de las minorías en la comuna.

Nacida y criada en el sector de Chacabuco en Coquimbo, fue el terremoto del 15 de septiembre de 2015 el que llevó a Roxana Zambra a atreverse y presentarse como candidata a concejala en las elecciones municipales de octubre de 2016. Fue en ese momento, cuando era estudiante de la carrera de derecho y luchaba por salir adelante con su familia y por organizar a los vecinos en medio de la catástrofe,  que fue tentada por varios partidos políticos para representarlos, optando por el PPD, acompañando en la lista a Ramón Velásquez.

Sin embargo desde que era una adolescente soñaba con convertirse en alcaldesa de Coquimbo, incluso fue a contarle sus metas al  exalcalde Pedro Velásquez  y solicitarle apoyo para continuar sus estudios superiores, tras egresar de cuarto medio del liceo Diego Portales.

“El tema de las becas era bien complicado y yo acudía a solicitarle apoyo a los políticos y seguí por muchas semanas a Pedro Velásquez porque había escuchado que entregaba becas municipales. Lo seguí por cuatro semanas y lo esperaba días enteros, hasta que un día me atendió cuando yo ya estaba con  insolación. Le conté mi historia, que había salido con excelencia académica y quería ser abogada y alcaldesa de Coquimbo. Él me dio trabajo de medio tiempo en el municipio y una beca. Después de lo que sucedió tras la denuncia de Evelyn Matthei, perdí ese beneficio y congelé mis estudios y opté por seguir trabajando como funcionaria municipal en el área de prensa”.

Después de 9 años de trabajo en el municipio, juntó dinero y continuó sus estudios. “Era complicado, porque muchas veces no tuve ni para pagar la micro, pero trabajaba de promotora para salir adelante” y tras

¿Cómo el tsunami ocurrido el 16 de septiembre te hizo pensar en un cargo político?

“Yo soy sobreviviente, porque yo vivía en la zona de Chacabuco detrás de la bomba de bencina en Avenida Baquedano y cuando comenzó el terremoto el mar salió casi al mismo instante. Fueron momentos terribles, yo abrí la puerta para escapar y el agua entró y se llevó a mi hermana y mi mamá salió caminando hacia otro lado. Yo intenté buscar a mi hermana, porque hace un año atrás ya había perdido a mi hermano mayor Omar., lo que aún no superábamos, entonces de pronto el mar me devolvió a mi hermana y luchamos para poder salir con vida y no morir ahogadas, porque el agua entraba por todos lados en nuestra casa. Cuando comenzó a recogerse el mar, buscamos una salida para ponernos a salvo y era un sonido impactante que jamás olvidare y mi hermana se quería devolver para encontrar a mi mamá. Entre sus gritos, de pronto aparece un joven muy similar a mi hermano que nos avisa que mi mamá estaba bien y que la había rescatado y que subiéramos a encontrarnos con ella y nos abrazó. Fue ahí cuando ya era el otro día y nos dimos cuenta que habíamos perdido todo y que teníamos que salir adelante como fuera y comencé a organizar a la familia y también a los vecinos, que sentí que tenía posibilidades de trabajar con la gente, de  demostrar mi labor social. Decidí transformar este golpe de la vida en algo bueno y comencé con este camino de trabajo social, pero tampoco pensé que sería alguna vez candidata a concejala”.

De todos los partidos que llegaron a conversar con ella, fue el PPD con el que tenía mayor afinidad, “porque jamás podría ser derecha si vengo de una familia trabajadora y de clase media”. Comenzó a recolectar comenzó a recolectar firmas para poder respaldar su candidatura, con “una campaña humilde ya que no teníamos dinero, porque lo habíamos gastado en la reconstrucción”. Aun así, obtuvo un poco más de 300 votos ocupando el segundo lugar de la lista.

Luego de ocupar el cupo que dejó Ramón Velásquez tras su fallecimiento ¿en qué enfocará su labor como concejala?

“El tema de la inclusión es primordial. Yo en campaña trabajé con la discapacidad, con las minorías, con adultos mayores. Yo sé que mi cupo en el concejo fue cedido y lamento la muerte de Ramón Velásquez, pero  agradezco también porque es una oportunidad para trabajar. Además, siento que me he ganado este puesto trabajando de sol a sol y sigo haciéndolo, trabajando en terreno. Me considero muy cercana a la gente, soy una mujer de esfuerzo y no me olvido de dónde vengo. Estos cargos son sólo de cuatro años, que son pasajeros y deben ser de verdadero servicio público y por eso mis temas son la inclusión de todos, porque falta más espacios en temas de discapacidad, pueblos originarios, falta que la gente se sienta realmente representada en el concejo municipal. Yo quiero ser la voz de aquellos que no se sienten representados y trabajar por el desarrollo de Coquimbo".

¿Cómo ha sido el trabajo en conjunto  en estos meses en el concejo municipal que es una mezcla de rostros nuevos y otros con más experiencia. Han tenido  ciertas diferencias e incluso se sintió discriminada por el propio alcalde ante su rechazo a la rebaja en los estacionamientos?  

“Somos todos personas con caracteres distintos. La mayoría somos jóvenes y tenemos otra visión de la política y claro que hemos tenido cierto impasse, pero ya todo está superado. Hablamos y la idea es seguir avanzando. Yo tengo buena relación con los ocho, respeto la trayectoria de Mario Burlé que fue ex intendente y seremi, de Alejandro Campusano que ya lleva varios periodos  como concejal, de Marcelo por el legado y apellido de su padre y ha demostrado ser un buen alcalde en estos meses que llevamos y a Guido Hernández también lo admiro mucho. Ya todo está superado y creo que me he ido ganando el respeto de mis colegas en el concejo”.

¿Aún quiere ser alcaldesa de Coquimbo?

“Ahora estoy enfocada  en ser concejala, esa es mi labor. En algún momento lo he soñado  y yo no lo niego, pero hay que ir lentamente. Hay que ser buena concejala en terreno, con soluciones concretas e inmediatas. He sentido muy buena recepción de la gente y he sentido harto cariño, apoyo de mis colegas concejales, de los funcionarios municipales y de todos, pero no puedo usar este cargo para mi futuro político. Mi preocupación es la gente y el desarrollo de Coquimbo”.5201i

LEGADO DE RAMÓN VELÁSQUEZ

Para la concejala Roxana Zambra es importante continuar con el importante legado que dejó el exconcejal Ramón Velásquez quien falleciera el 19 de marzo del presente año.  Es por ello que decidió representar a las minorías en el concejo y además continuar con los proyectos que Velásquez tenía para la comuna.

“Yo destaco su gran trayectoria y gran respaldo ciudadano que tenía. Entre sus legados, quiero sacar sí o sí la delegación municipal  de la Parte Alta que fue una idea que quedó inconclusa y que también  fue promesa de campaña de Marcelo Pereira”, concluye Zambra.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X