Santiago de Chile.- Un diputado chileno pidió hoy en el Parlamento tributar un homenaje al fallecido dictador Augusto Pinochet al cumplirse el trigésimo aniversario del atentado que sufrió el gobernante de facto el 7 de septiembre de 1986.

El homenaje, según el diputado Ignacio Urrutia, del derechista partido Unión Demócrata Independiente (UDI) haría extensivo el homenaje a los escoltas del dictador fallecidos en el ataque, cometido por guerrilleros del izquierdista Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Urrutia, ferviente partidario de la dictadura, pidió la palabra para homenajear a "mi general Pinochet", cuando comenzaba una sesión para debatir y votar una acusación constitucional contra la ministra de Justicia, Javiera Blanco.

El parlamentario argumentó que el homenaje estaba justificado porque "están vivos todos los asesinos y quienes mataron a varios escoltas de Pinochet en aquella época·.

"Incluso el autor intelectual está aquí, en la Cámara", añadió, apuntando con el dedo al diputado y presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier.

El presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Anfrade, dijo que no era posible porque el tema no estaba en tabla y según el reglamento debía presentar la solicitud con 24 horas de antelación y el enojo de Urrutia.

Pinochet regresaba a Santiago tras pasar un fin de semana de descanso en una de sus casas situada en la localidad de El Melocotón, al este de Santiago, a los pies de la Cordillera de Los Andes, cuando su comitiva fue atacada por un comando del FPMR.

Cinco escoltas del general murieron y otros doce resultaron heridos y Pinochet escapó con vida gracias a la habilidad de su chófer y además porque un cohete "low" que dio en la ventanilla de su automóvil blindado no estalló.

"Me salvé gracias a la Virgen", comentó posteriormente Pinochet.

Tras el atentado, se declaró el estado de sitio en todo Chile, además del roque de queda, pese a lo cual agentes de la CNI (Central Nacional de Informaciones), la policía secreta de la dictadura secuestraron y asesinaron a varios opositores en las horas siguientes.

Uno de los asesinados fue el periodista José Carrasco Tapia, editor internacional de la revista opositora Análisis, acribillado con 17 disparos en el cráneo junto a la muralla de un cementerio de Santiago.

Varios miembros del FPMR fueron capturados, procesados y condenados por el ataque, pero en diciembre de 2006 escaparon en helicóptero de una cárcel de alta seguridad en que se encontraban. EFE

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X