Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Si bien consideran que las intenciones del edil y el concejal de competir son legítimas, actores políticos porteños coinciden en que es prematuro levantar candidaturas y mantienen una visión crítica de la gestión municipal.

“Un alcalde merece un segundo período si así la población lo estima.  Uno se demora un año más o menos en tener las cosas estabilizadas y un segundo período sería avanzar con lo que ya eché a andar”. 

Si bien no han sido frecuentes sus referencias al tema, esta frase pronunciada por el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira Peralta, luego del Te Deum ecuménico realizado el 4 de mayo, dejó de manifiesto la intención del edil de repostular al cargo en 2020. 

La de Pereira es una administración que, llegando a la mitad de su período, ha tenido un despegue complejo. La alta deuda de arrastre y la urgencia de destrabar proyectos emblemáticos como el edificio consistorial y el Mercado del Mar, además de sus ausencias por problemas de salud, han minado la posibilidad de Pereira de consolidar su posicionamiento y dado pie a que surjan interesados en disputarle el cargo.

El concejal Fernando Viveros ha sido el primero que ha expresado –quizá con mayor convicción que el propio Pereira- que busca llegar al sillón municipal. 

Viveros sostiene la postura que en Coquimbo “hay un desgaste” y deben aparecer nuevas opciones y que, tanto a nivel del Partido Comunista como propio, quieren instalar la idea de que “es necesario ir a una primaria e ir en la franca disputa del municipio a la democracia cristiana”.

El concejal manifiesta que su postura es propositiva y a la vez crítica a la gestión del alcalde Pereira y que su objetivo es el de renovar la forma de hacer política en el municipio de Coquimbo. Recordemos que el integrante del cuerpo colegiado señaló que estaría dispuesto a someterse a una primaria, tanto interna en la exNueva Mayoría, como el Frente Amplio y que tiene “todas las condiciones y ganarla si logramos unidad”.

Junto con ello, reconoce que existen otras opciones competitivas en la oposición, como Cristóbal Reyes, de Revolución Democrática, por lo que no se cierra a que si surge otro nombre que pueda hacer el peso a Pereira y que permita llegar a un programa en conjunto, se sume y lo apoye, aunque no sea él el candidato.

Asimismo, dejó entrever que no descartaría un acercamiento al diputado Pedro Velásquez, con la finalidad de generar un eventual apoyo para su candidatura. 

Respecto de este tema, el propio Velásquez manifiesta que nunca se ha sentado a conversar con Fernando Viveros ni con el diputado Daniel Núñez, con la finalidad de generar algún tipo de acuerdo. 

Recordemos que el parlamentario se encuentra inhabilitado para ejercer el cargo de alcalde luego de haber sido condenado por fraude al Fisco en 2006. A pesar de ello, jamás ha dejado de lado su sueño de volver a dirigir la comuna. Es por esta razón que, luego de haber sido electo diputado en noviembre pasado, aseguró que si existiese la posibilidad de acceder a un indulto de parte del Presidente Piñera, él evaluaría dejar su lugar en el Congreso para postular a la alcaldía del puerto.

Sin embargo, ante la consulta de si mantiene la idea de ser candidato a alcalde, Velásquez planteó que “no tengo hasta el momento, ningún tipo de aspiración ni apoyo de nadie” y asimismo, descartó estar potenciando o promoviendo a su hijo Felipe como candidato.

“Todavía es muy prematuro y no avalo lo que dice el concejal (Viveros). Una cosa distinta es que compartimos un diagnóstico, que nos preocupa, pero yo descarto de inmediato algún tipo de pretensión de negociar”, sentenció Velásquez. 

CENTRODERECHA: OPOSICIÓN, PERO CON PUNTOS DE ENCUENTRO

En el lado de la centroderecha, los concejales comparten la certeza de que si bien deben ser críticos, fiscalizar la gestión municipal y, sobre todo, evidenciar los puntos en los que no se están haciendo bien las cosas, tampoco pueden dejar de ser colaboradores y aportar. A diferencia de Viveros y el Frente Amplio, coinciden en que es prematuro hablar de posibles candidaturas.

“Se cree que ser opositor es negar la sal y el agua y esa es una triste experiencia que ya vivió Chile”, plantea el concejal Mario Burlé (UDI). El exintendente no comparte la percepción planteada por dirigentes del Frente Amplio y el Partido Comunista, de que al menos en el concejo municipal no existiría una real oposición al alcalde Marcelo Pereira, pues asevera que en su caso particular, ha trabajado en construir y fiscalizar de manera directa y “no a través de la prensa”, dialogando para llegar a acuerdos. 

Respecto de la intención de competir que han sostenido tanto Viveros como Pereira, Burlé asegura que es prematuro pensar en candidaturas, aunque reconoce que tanto en la UDI como en la centroderecha en general, se han trazado el objetivo de aumentar el número de alcaldes y concejales en las próximas elecciones. “Tenemos dos diputados, uno de ellos con una impresionante votación y la más alta mayoría (Sergio Gahona).  Por lo tanto, como UDI, estamos muy bien posicionados”, manifiesta.

Por su parte, si bien señala que es el concejal con más solicitudes en Contraloría y el que más se ha opuesto a las iniciativas propuestas por Pereira, Guido Hernández (RN) manifiesta que “el alcalde, con el apoyo del cuerpo de concejales, ha podido destrabar distintas situaciones complejas que hemos tenido que resolver como el edificio consistorial, el Mercado del Mar, la regularización de los trabajadores a honorarios.  En conjunto, hemos llegado a consensos, lo que es vital”. 

Hernández reconoce que si bien ha habido mucha oposición y fiscalización, hay avances significativos, los que, a su juicio, han sido liderados por la gestión del alcalde. Sin embargo, manifiesta que “hay que reconocer que falta mucho por hacer en distintos aspectos”.

Consultado respecto de las intenciones del concejal Fernando Viveros (PC) de competir en primarias contra Marcelo Pereira para convertirse en candidato a alcalde, Hernández asegura que “los concejales siempre estamos siendo testeados para enfrentar desafíos importantes”, aunque expresa que no es el momento para pensar ni levantar precandidaturas a la alcaldía. 

Burlé, en tanto, asegura que la gestión de Pereira “tiene cosas muy positivas y tiene cosas bastante negativas y se las hemos hecho saber”. El exintendente asegura que en temáticas como la ampliación de las plantas municipales se debe actuar con la mayor transparencia posible, pues “no puede ser elaborada entre cuatro paredes.  Es una ley compleja y difícil de interpretar”. 

Es por ello que el concejal gremialista ha señalado que si, llegado el momento de votar, no cuenta con toda la información necesaria, él votará en contra de ampliar la planta municipal: “está en juego la carrera funcionaria, es una responsabilidad muy grande. He hecho un llamado al alcalde a que nosotros como concejales, debemos participar de la decisión y hasta el momento, eso no ha sido”.

En tanto, Hernández agrega que la izquierda tiene que resolver su situación, porque el Frente Amplio también está levantando opciones, sobre todo el excandidato a alcalde en 2016 y militante de Revolución Democrática (RD), el sociólogo Cristóbal Reyes, de quien Hernández señala que “peca de soberbia” al señalar que como sector son la única oposición a Pereira.

FRENTE AMPLIO BUSCA AVANZAR EN UNA PROPUESTA

Cristóbal Reyes, quien hace dos semanas fue nominado por las bases comunales de RD como su precandidato a alcalde, plantea que tanto el partido como el Frente Amplio, sobre todo los dirigentes jóvenes, están intentando generar una alternativa a la administración de Marcelo Pereira y la DC. 

A pesar de ello, señala que aún queda un tiempo para que el pacto de izquierda defina quienes serán sus candidatos. “Vamos a competir contra las personas que han hecho mal uso del poder municipal. Eso es, específicamente, contra el grupo que ha sostenido a Marcelo Pereira que, sin embargo, no es toda la democracia cristiana, que tiene gente muy valiosa como todos los partidos”.

Reyes asegura que “no es una prioridad levantar rostros en particular”, sino que realizar un diagnóstico adecuado y proponer las soluciones que realmente permitan mejorar el manejo municipal y la calidad de vida. Lo anterior, partiendo de que en la actual gestión existiría lo que el sociólogo califica como “contrasentidos y contradicciones”. “Lo único que generan estos contrasentidos es que nosotros, como dirigentes jóvenes, nacidos y criados en Coquimbo, salgamos a decir algo. Es por eso que nacen estas nuevas fuerzas”. 

Entre estos “contrasentidos”, Reyes menciona que al asumir el cargo Marcelo Pereira, el gasto en personal (honorarios, contratas y plantas) era de $14.700 millones, mientras que en 2017 aumentó a $17.250 millones, equivalente al 32% del presupuesto anual municipal, de $51.900 millones. 

Sin embargo, ese gasto municipal, a juicio de Reyes, no ha tenido efectos visibles en la calidad de vida de los ciudadanos y prueba de ello es que, en palabras del excandidato, la ubicación de Coquimbo en el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU), publicado por el Centro de Estudios Urbanos de la Pontificia Universidad Católica, ha descendido a contar de 2014, desde el lugar 29, al 40 en 2015, el 44 en 2016 y actualmente, el lugar 49. Esto lleva a Reyes a plantear que “Coquimbo es la comuna que tiene más plata, aumenta el gasto del municipio en personal, pero baja la calidad de vida. Entonces, te preguntas qué está pasando”.6501iR

"EL CANDIDATO NATURAL"

Si bien reconoce que el candidato natural de la democracia cristiana para el 2020 es el alcalde Marcelo Pereira, el administrador municipal Patricio Reyes asegura que “no es el momento de que comiencen las candidaturas”.  Reyes, quien ha ejercido la función de alcalde subrogante durante esta semana hasta el viernes 22 de junio, debido a la ausencia de Marcelo Pereira por problemas de salud, manifiesta que se trabaja por mejorar la calidad de vida de los vecinos, pero sin pensar en una eventual campaña ni en las elecciones. 

“Es el momento de trabajar y no de pensar en candidaturas como lo están haciendo otros”, plantea el administrador municipal, quien añade que si bien las aspiraciones de los concejales que comienzan a entrar en la carrera electoral son legítimas, están cometiendo un error.  Reyes concluye que los miembros del cuerpo colegiado primero “deben legitimarse en sus cargos, porque la política es un proceso de validación de todos los días” y enfocarse en trabajar por el bien de Coquimbo. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X