• Lizana en la actualidad es concejala de La Serena, aficionada a bailar tango y salsa, espera poder ser un aporte a la comuna y que sus ideas sean consideradas. Foto: Andrea Cantillanes.
  • Aficionada al tango lo baila desde su época de universidad, donde lo descubrió por un taller que se realizó en la Universidad de Chile, donde estudió ingeniería civil en minas. Foto: Cedida.
  • Por más de una década se desempeñó profesionalmente en la minería, después derivaría a ser seremi de esa área. Foto: Cedida.
  • Desde pequeña fue alegre y con una personalidad extrovertida. En la imagen, con ocho años, aparece en el Parque Forestal en Santiago. Foto: Cedida.
La actual autoridad comunal ha vivido una vorágine en sus años de vida, siempre con muchas actividades como también emprendimientos. Criticada en un comienzo por haber instalado un motel como modelo de negocios. Trabaja desde los 14 años y nunca ha dejado de ser inquieta. Se hizo conocida en la zona como seremi de Minería, hoy es parte de Evópoli.

Jocelyn Lisete Lizana Muñoz es una mujer dinámica, activa y trabajólica, de aquellas que emprenden una empresa y no descansan hasta conseguir los objetivos.

Nació un  13 de diciembre de 1980 en Santiago, en un parto que duró muchas horas y en el cual su madre casi pierde la vida. Sus primeros cinco años   fueron itinerantes por distintas comunas, pero siempre en la Región Metropolitana, ya que su padre era obrero de la Coca Cola y su madre vendedora de tienda.

Finalmente se radican en Quilicura, donde vive hasta los 19 años junto a su familia.

Los primeros años de estudios los realiza en la escuela pública Canadá 1052, cursando  hasta octavo básico, de donde recuerda haber sido marcada en su vida por una docente, la tía Ester, de quien dice siempre la cuidó, ya que era muy ñoña.

Además, “era muy matea, me gustaba sacar los primeros lugares, competía en las olimpiadas, también practiqué gimnasia rítmica desde mi infancia, con el estándar de un colegio público porque no estaban las condiciones que necesita un deportista de alto rendimiento. Justamente mi profesora Ester me enseñó gimnasia rítmica y competí desde muy chica, por eso tengo el porte y la forma corporal porque desde muy chica trabajé mi postura y mi cuerpo. Creo que soy larga gracias a eso”, indica.

De sus años de enseñanza básica, recuerda que la acompañaron siempre tres amigas, Daniela,  Priscila y Paula. “Después fui creciendo y empecé a tener menos amigos, porque yo era como la vieja del curso, alegre, pero a la vez preocupada de otros temas.  Estaba en una frecuencia más de preocuparme mucho de mis estudios y tener temas más profundos a mi alrededor. Recuerdo cuando estaba en primero medio y hasta cuarto medio en el Liceo Carmela Carvajal de Prat, yo era de andar haciendo Pymes en esa época y me inscribía para emprendimientos y mis compañeras estaban en la onda de pololear, yo todavía no pololeaba”, dice, aunque reconoce que después fue bastante polola.

Recuerda que su primer beso lo dio a los 15 años. De ahí en adelante señala que tuvo pololos exprés, “porque era como muy práctica, tenía pololos por un mes y si yo sentía que no iba para ningún lado, next, así que tuve como 15 pololos, pero en tiempos muy cortos”.

Cuando cursaba educación media no tenía muchas amigas, pero recuerda que del curso compuesto por 45 alumnas, 40 quedaron en las mejores universidades de Chile.

“Creo que a mí se me recuerda en el colegio más que por las grandes amistades que pude hacer, porque era la niña que llegaba todos los días gritando ¡¡¡hola a todas!!!, las saludaba y era energética, pero no se me recuerda, ni yo recuerdo haber estado carreteando o de haber sido buena para irme a las plazas. Era bien de mi casa, nunca fui fiestera. No fumo, no tomo, bailo apretado sí”, indica riendo.

De hecho, es aficionada a la salsa y al tango, baile que practica desde los 19 años.

Ritmo Porteño

Lizana cuenta que estaba en la universidad cursando estudios de ingeniería cuando se realizó un taller de tango y al meterse en el mundo de ese baile se da cuenta que puede utilizar todo lo que sabía de gimnasia rítmica, como el uso de las piernas, la postura.

“Justo encontré una pareja (de tango) que era un compañero de universidad, Sergio Caroca. Bailamos y nos dimos cuenta que teníamos feeling. Ahí conecté con el tango y nunca más lo dejé. De hecho, después competía de manera amateur, hacía clases para los principiantes y a mi ex marido lo conocí justamente porque lo saqué a bailar tango en una tanguería. También bailaba salsa, el baile para mí es una pasión. Es como que escuchas la música y se te mueve el corazón, eso me pasa a mí con el tango y con la salsa, es donde me olvido del mundo y de todo”.

El Matrimonio 

A los 22 años tuvo su primera pareja oficial de largo plazo, que se transformó en su primer marido, del cual se divorció.

Recuerda que le pidieron matrimonio por correo electrónico, pero el matrimonio duró solo tres años, ya que las formas de ser de ambos eran demasiado diferentes. “Yo soy de una forma, mi ex es de otra, simplemente se acabó el amor y seguimos caminos distintos, siempre respondiendo a sus dos hijas, que son mellizas”, indica.

Un año después de haberse separado encontró una nueva pareja, con la que comparte su vida en la actualidad (Leonardo Alfaro) y con quien tiene un hijo.

Se trata de un profesional ligado al tema astronómico, a los emprendedores y presidente de Evópoli Coquimbo, tienda política a la que ella está  ligada.

Lizana dice que se parecen  en lo que quieren para el país, en su hobby, en su pasión, que es la política. “Estamos muy en sintonía”.

La Religión 

Otro hecho que fue importante en su niñez, es que su madre fue siempre muy preocupada de los temas espirituales y buscó una religión que la representara y “como yo era analítica desde muy pequeña, de todo lo que vi me gustaron mucho los Testigos de Jehová y a los once años, por mutuo propio, nadie me obligó a nada,  decidí ser Testigo de Jehová, lo fui hasta los 20 años y muy intensa, predicaba mucho”.

Indica que en esa religión la preparaban intensamente en oratoria, con mucho ejercicio para hablar en público, con argumentos. Que lo que se va a decir tenga un fundamento. Eso marcó su personalidad. Por eso, indica que cuando hizo la campaña en las recientes municipales, le recordó mucho el puerta a puerta de cuando era Testigo de Jehová.

En la medida que fue creciendo dejó de sentirse identificada con la religión, puesto que se sentía mucho más liberal y decide alejarse de la iglesia, “pero respeto mucho todas las religiones, porque creo que tienen excelentes intenciones de hacer un mundo mejor y me quedé sin religión, pero creo en Dios. Siento que no pudimos haber llegado a este mundo por magia. Creo que hay algo superior a nosotros y tengo una relación con él bien justa: No le pido solamente cuando necesito trato de no ser de esas personas que se acuerdan de Dios para los malos momentos”, explica.

Por eso subraya que casi no lo convoca, que le agradece cada cierto tiempo las cosas buenas que le pasan.

El Motel Fantasía

Al indicarle si le ha acarreado problemas el instalarse con un motel como modelo de negocio, reconoce que sí, pero explica cómo lo pensó, a pesar que su propia pareja no la apoyó con la idea en un principio e incluso en un principio trabajó con un pseudónimo: ´J Love’.

“A veces hay gente que me ha criticado por el negocio que tengo porque creen que es casi faltarle el respeto a las cosas de Dios, pero yo al contrario, decidí hacer este negocio para que las parejas que se aman tengan un espacio bonito para salir de la rutina y encontrarse. He cumplido mi objetivo, porque el 80% de  mis clientes son parejas oficiales y lo sé porque reservan. Además, cumple con lo que yo quería, que era tener un espacio de intimidad con mi marido  porque tenemos muchos hijos y la gente me lo agradece en la calle. Cuando la gente entiende el concepto de lo que yo decidí hacer, también entiende que no es distinto a lo que he sido toda mi vida, una persona que busca darle alegría al mundo, con calidad y tratando de ser buena persona. Yo soy muy jodida y se lo digo a mis empleados, a mis amigos, pero soy buena persona”.

Dice que hoy la respetan con su negocio y enfatiza que el Motel Fantasía es para que las parejas oficiales salgan de la rutina y para mantener vivo el amor.

Interés por la Política 

Sobre cómo surge su interés por la política, Joselyn Lizana recuerda que estaba en su casa en la crianza de sus mellizas, sin adultos a su alrededor ni nadie con quien conversar, viendo las noticias se cuestionaba por qué los políticos vivían peleando y se puso a escribir un libro llamado “Si yo Fuera Presidente”, el que quedó a mitad de camino, pero donde narra cómo le gustaría su país, sin políticos peleando, con discusiones de peso y sin farándula.

Mientras se da a este trabajo, ocurre el terremoto del 27F y ve que hay gente desaparecida por lo que comienza a ayudar ubicando a personas por internet y las redes sociales, cree que tiene que devolver una mano al país. Quería ir a trabajar al sur, pero su ex marido le dice que no se puede ir a colaborar al sur del país porque las niñas estaban muy pequeñas y le sugiere que si quiere devolver la mano se presente al cargo de seremi de Minería de la región de Coquimbo. Además, había ganado las elecciones Sebastián Piñera y Lizana había votado por él, aunque hoy reconoce que su candidato es Felipe Kast. La respuesta de ella es “tú estás loco, si yo no conozco a nadie en la política, de qué me estás hablando. Pero me señala ‘aquí en el diario (El Día) dice que

Sergio Gahona va a elegir a sus seremis por méritocracia’. La idea le quedó dando vueltas y se decide a hacer su currícum (nunca lo había hecho, porque de todos los trabajos la habían llamado), posteriormente se dirige al ingreso de la intendencia regional y en la recepción deja su currículum y le dice al recepcionista que ella es ingeniero civil en minas, que es una persona de esfuerzo y que quiere ser seremi de Minería y con quién tiene que hablar. El funcionario abrió los ojos y le dijo: ‘Bueno, si usted no se cree el cuento, quién se lo va a creer por usted’.

Acto seguido,   Lizana le pide encarecidamente que entregue el currículum con una carta adjunta donde explicaba por qué tenía que ser ella la seremi.

“Le entrego la carta y le digo, usted me puede asegurar que se la va a entregar a la comisión que está eligiendo a los seremis, sí, me dijo, por supuesto y me timbró una copia. Al llegar a mi casa me acordé que en una clase de inglés había conocido a una persona que no era de mi lado político, era de izquierda, así que la llamo y le pregunto si ella cree que me van a considerar. Me dice que era difícil, ‘anda a la oficina de Evelyn Matthei y entrega la carta para que por lo menos te ubiquen’, me dice. 

Así lo hace y al día siguiente la llama Gregorio Rodríguez (ex seremi de Justicia), que era parte de la comisión seleccionadora y le pregunta quién eres tú, ya que había recibido la carta y nadie sabía quién era. La actual concejala le explicó que había votado por Piñera, que quería ayudar, que le fuera bien al Gobierno y no podía viajar al sur porque tenía hijos pequeños, pero que estaba dispuesta a dejar sus negocios y ponerse a disposición.

Posteriormente pasaría todas las entrevistas pertinentes, incluso con el subsecretario de Minería en la capital, pero en el intertanto hubo personas que la indispusieron e inventaron que por su comportamiento en el pasado no podía ocupar el cargo de seremi, pero tras investigarla completamente, fue designada en el cargo, el que desempeñó durante los cuatro años del gobierno de Sebastián Piñera.

Explica que era independiente y que durante los cuatro años que desarrolló su rol de seremi de Minería mantuvo esa condición y que nadie le obligó a ser militante de la UDI o de RN.  

Su Paso por CODELCO

Fue la primera mujer jefa de la mina de Chuquicamata, junto a otras tres profesionales, una por turno y recuerda que en esa época ella veía cuando los trabajadores hacían las cosas bien y también cuando las hacían mal y por la radio “yo les decía, chiquillos Codelco es el pan de Chile, por cada hora que nosotros sacamos la vuelta es una calle menos que se hace, por cada hora que no producimos o no provocamos sinergia entre las otras minas, son menos niños que se atienden en un hospital, hasta el día de hoy me llaman porque me recuerdan por eso”.

Finalmente trabajó cerca de 13 años en la minería, ya que también pasó por otras compañías, como Minera Teck.

Recuerda que estando en Chuquicamata, los hombres estaban indignados, ya que era una de las primeras mujeres en trabajar allí en cien años.

Cuenta que un día quedaba media hora para terminar el turno y entendía que un chofer podía darse una vuelta más y no se la dio, por lo que lo llamó a terreno, pero el trabajador que era un gordo gigante, le dijo: “Mire, no quiero que me hable, me va a escuchar, no quiero tener problemas con usted. Yo, soy pastor, en mi casa son todas mujeres y no hago nada en mi casa, en la iglesia tampoco y tengo que aguantar tener presidenta mujer y ahora jefa mujer, esto yo no lo voy a aceptar”.

Jocelyn lo mira para arriba y le señala, “mire, señor, yo estoy acá por lo que tengo aquí (con su dedo índice le señala su cabeza), así que el tiempo me va a dar la razón, punto, se acabó la conversación”. Un año después, cuando decide irse de Codelco a trabajar a la Minera Teck, el mismo trabajador se le acercó y le señaló: “En un año me he dado cuenta que usted está acá por su materia gris y le pido disculpas por lo que le dije cuando llegó”.

Enfrentando a Mineros

Una anécdota, ocurrió cuando se desempeñaba en Minera Teck. Venía saliendo de una reunión y tuvo que pasar frente  al casino, donde había almorzando cerca de 300 mineros.  Al cruzar por el lugar se sintió un silbido.

“Me devolví, vi que estaban todos sentados y les digo fuerte, el que silbó quién fue, todos mudos. Si fuera al revés ustedes se sentirían muy incómodos, así que el machito que silbó que venga acá y que me demuestre que tiene pantalones”.

Aunque dice que no lo tomó con gravedad, la situación le sirvió para que la respetaran. De hecho, nunca más volvió a escuchar un silbido.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X