• El abogado de la Universidad de Chile patrocina a 14 de las 15 familias de las víctimas de la Caravana de la Muerte. Acusa a la defensa del exjefe militar de estar dando “manotazos” de última hora, a sólo semanas de que se conozca la sentencia.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El abogado de Derechos Humanos está confiado en que el tribunal condenará al excomandante en Jefe del Ejército por los 15 homicidios ocurridos en La Serena en 1973. Además, descarta que exista una persecución política en contra del general (R) y precisa que, al contrario, ha sido favorecido por militantes de partidos de izquierda.

La cuenta regresiva está en marcha. Hace algunas semanas, el juez Mario Carroza certificó el término de la etapa probatoria (en el marco del antiguo sistema penal) en el episodio de La Serena en la “Caravana de la Muerte”, tiempo en el cual los investigados debían intentar desvirtuar los cargos que se imputan y presentar testigos de conducta que pudiesen rebajar las eventuales condenas.

Pero las cartas ya están echadas y tanto el excomandante en Jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, como los demás acusados por los delitos de secuestro, tortura y homicidio de 15 personas en el antiguo Regimiento Arica de la capital regional, el 16 de octubre de 1973, arriesgan severas penas que podrían traducirse incluso en un presidio perpetuo calificado.

Pese a que la defensa del exalto mando militar y él mismo han insistido en su inocencia, la parte querellante, encabezada por el abogado Cristián Cruz, confía en la decisión que adoptarán los tribunales y que aplicarán todo el rigor de la ley sobre los responsables, incluido quien en su minuto fue denominado como “el general del nunca más”.

-¿Cuánto falta para que conozcamos el fallo definitivo?

“Bueno, la investigación se ha cerrado y tras esto el ministro dictó acusación a todos los procesados, entre ellos Juan Emilio Cheyre, la comitiva que iba al interior del helicóptero Puma, además de la oficialidad que trabajaba en el regimiento serenense de la época. Tras esa acusación se ha llevado a cabo la etapa probatoria, donde las partes han podido presentar las pruebas pertinentes y lo que queda ahora es que se cumpla una diligencia menor que está con un retraso, que tiene que ver con que uno de los exagentes no sea prontuariado. Luego de eso la causa debe ser estudiada por el tribunal para posteriormente dictar fallo para lo cual no hay un plazo definido”.

-¿Cuáles son las penas que arriesga Juan Emilio Cheyre?

“Bueno, en razón de que él era uno de los que tenía el mando máximo del regimiento de la provincia a la época de los hechos, y que las víctimas, previo a ser ejecutadas fueron torturadas y secuestradas. Considerando todo eso, además de la pluralidad de víctimas, la felonía,  y la manera alevosa con que se cometieron los crímenes, esta parte ha solicitado la pena de presidio perpetuo simple para esta persona”.

-Siendo realistas, ¿cree que esta condena es factible, o es lo que se pide pensando en que es lo máximo posible?

“Claramente, somos realistas, y es lo que merece en derecho, por cuanto el mérito del proceso, los exámenes periciales a los restos de las víctimas, más la documentación da cuenta de que hubo tres delitos graves que se perpetraron y en esos tres delitos tuvo participación Juan Emilio Cheyre”.

-Pero su defensa (la de Cheyre) en ‘una última jugada’ entregó un documento donde se indica que existe jurisprudencia en casos similares, en donde un oficial estuvo en un recinto militar cuando se cometieron delitos, pero fue absuelto por no conocer de ellos, que es lo que siempre ha asegurado el excomandante en jefe del Ejército. ¿Cree que esto va a incidir en el fallo final?

“La verdad es que la defensa de él ha realizado varias ‘últimas jugadas’, porque a pesar de que ya no es posible solicitar diligencias al tribunal, hasta la semana pasada ellos las seguían presentando. Es decir, aparentemente para él lo que es la legislación que regula un debido proceso no importa y sigue pidiendo probanzas y otras cosas, ya estando fuera de plazo o fuera de tiempo”.

-¿Y el tribunal las ha aceptado?

“Eso es algo que compete al tribunal. El tema es que después se puede victimizar y alegar que no le dieron lugar para realizar diligencias que en realidad ahora son extemporáneas y sin ningún sentido práctico. Pero respecto a si hay o no jurisprudencia, el señor Cheyre puede aludir a la que él estime conveniente, para nosotros no es relevante, y de hecho, la jurisprudencia en los casos de Caravana de la Muerte en sus distintos episodios han sido condenados. Recordemos que La Serena es el único caso que está pendiente, por eso es que estamos confiados en que los acusados van a ser condenados. Ahora, la estrategia de la parte contraria, nosotros obviamente que la desconocemos y poco nos importa. Lo que yo veo son realmente manotazos que escapan a la realidad procesal de la causa en la que él está acusado”.

-Él insiste en que no vio y menos participó en los hechos. Le pregunto, además de los testimonios y relatos de las víctimas, ¿existe alguna otra prueba concreta o tangible de que él fue parte de los asesinatos o torturas?

“Mire, si la parte contraria en su minuto estimó que no había pruebas contundentes creo que lo que correspondía es que en su oportunidad se hubiese dejado sin efecto el procesamiento y para eso tuvieron meses y no lo hicieron. Ahora, si a ellos no les interesa o no le dan valor a los testimonios de las víctimas, no sé qué se pretende. Obviamente que si uno se escucha a sí mismo, siempre se va a encontrar la razón. Manuel Contreras también dijo ‘yo no he sido’ y de ahí nadie lo movió, así como la mayoría de los exagentes. Pero la gracia de un justo y debido proceso es que justamente son los medios de prueba documentales, testimoniales de las víctimas y de los agentes los que permiten llegar a la verdad. Porque la otra lógica sería que si el agente dice que no fue, le creemos y no investigamos nada”.

-Se ha hablado de contradicciones en los relatos de las víctimas. ¿Esas acusaciones tienen asidero?

“Yo insisto que no, pero lo tengo que tomar de quién viene. Hay que recordar que la defensa de Cheyre es la misma que está en el caso Penta, Corpesca, SQM. Entonces bueno, hay gente que tiene una manera distinta de ver la vida y de valorar lo que los demás sufren y también de defender el poder. Aquí no hay ninguna contradicción más que la propia de los agentes que hoy son víctimas de su propia maldad”.

-¿Y respecto a los testigos falsos que, supuestamente ustedes habrían presentado?

“No todo lo que se dice ‘es palabra del señor’. No porque las cosas las diga un abogado que defiende a los más connotados empresarios puestos en duda por nuestra ciudadanía, éstas van a ser verdad. Nosotros estamos con las víctimas y no hay ninguna acusación en sede penal que diga relación con algún acto extraño. El destacado profesor de derecho penal, el señor Jorge Bofill (abogado de Cheyre) obviamente que sabe actuar en defensa de sus intereses y la manera correcta en el ámbito procesal es en un juicio. El resto no importa para efectos legales”.

-¿Nunca presentaron una prueba en relación a esas acusaciones?

“Hasta donde yo sé, no, y no me voy a hacer cargo de lo que desconozco, pero te insisto, veo cierta desesperación”.

-La persecución política que ha acusado Cheyre, ¿sería parte de esta supuesta desesperación?

“Es que yo no sé quién podría pensar eso. Porque aquí ha sido al contrario, ha habido una defensa política hacia Cheyre tremenda. Ricardo Lagos, Correa, el exministro Burgos y otros políticos conspicuos militantes de la ex Concertación han sido los más férreos defensores de Juan Emilio Cheyre. Recordemos que Ricardo Lagos llegó a ofrecerse como testigo en este caso, testigo que él no puede ser porque él nunca estuvo cuando sucedieron estos acontecimientos”.

-¿Cree que hay declaraciones que se hacen para desviar la atención respecto al tema de fondo que son los crímenes?

“Obviamente que sí, todo lo que hemos dicho nosotros ha sido sustentado por querellas que forman parte de un proceso. Querellas realizadas de manera responsable y formal ante los tribunales respectivos, en este caso de La Serena, y creo que hay cosas que han dicho ellos que no tienen ningún asidero”.

-¿Piensa que va a pesar el nombre de Juan Emilio Cheyre al momento de dictar la sentencia, al ser un excomandante en Jefe del Ejército?

“Yo espero que no. Espero que la justicia juzgue los crímenes perpetrados el año ’73, no la actuación del señor Cheyre en Antuco, no su actuación en el Servel cobrando millones sin ir a trabajar. Todo eso es irrelevante en esta investigación. Lo relevante son los crímenes perpetrados respecto a esas 15 víctimas que fueron secuestradas, torturadas y ejecutadas al interior del regimiento de La Serena, donde el señor Cheyre tenía un mando relevante después de Ariosto Lapostol y específicamente en el área de inteligencia. Obviamente que si hemos recurrido a los tribunales es porque confiamos en ellos”. 4601iR

 

Cheyre: “Como ayudante, no tenía nada a mi cargo”

Hace poco más de un año, el 18 de junio de 2017, Juan Emilio Cheyre habló en exclusiva con diario El Día y se defendió de las acusaciones que hoy lo tienen a punto de ser condenado. “Como ayudante del comandante (cargo que ocupaba en octubre del 1973) no tengo ningún personal a cargo, no tengo ningún vehículo a cargo, no tengo ningún armamento a cargo y no dependo de nadie, sino que del comandante. No dependo de Moren (Marcelo, que aparece como el segundo comandante) y como jefe de la plana mayor o jefe de inteligencia”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X