El diputado Matías Walker consideró que “lo consideramos un agravio”. Por su parte, el diputado Daniel Núñez sostuvo que existe respaldo internacional a movimientos anti-cubanos

Polémica causó la determinación de impedir el ingreso de la hija del expresidente Patricio Aylwin, Mariana Aylwin a Cuba, donde recibiría  un reconocimiento en nombre de su padre, por haber sido parte importante en la recuperación de la democracia en Chile y la defensa de los derechos humanos.

Desde la isla, argumentaron que se trató de una “grave provocación internacional contra el gobierno cubano, lo que podría generar inestabilidad e incidir en el orden institucional”.

Esta situación manifestó fuertes diferencias al interior de la Nueva Mayoría, ya que desde sectores más ligados a la DC se han cuadrado con la hija del exmandatario. En tanto, en la izquierda justifican las acciones tomadas por el gobierno cubano.

El diputado democratacristiano Matías Walker, en conversación con El Día, señaló que “este hecho constituyó un agravio a la memoria del expresidente Patricio Aylwin.  Por suerte, la Cancillería entendió que se trataba de un asunto de Estado, porque estaba involucrada la figura de un exmandatario, lo que originó la protesta de nuestro país y se le solicitó a nuestro embajador informar sobre esta situación”, recalcó.

A juicio de Walker, y haciendo clara alusión a Cuba, “siempre las dictaduras, al igual como hizo la chilena, justifican las prohibiciones de ingreso a los países y de reunión viendo conspiraciones y todo tipo de fantasmas. En ese sentido, las excusas de las dictaduras tanto de izquierda como derecha son iguales. Aquí no hubo una conspiración, sino simplemente una actividad organizada por el Movimiento Cristiano de Liberación, con los que la DC tiene vínculos históricos, y que no sólo buscaban reconocer la figura del expresidente Aylwin, sino al secretario general de la OEA, Luis Almagro y al exmandatario mexicano, Felipe Calderón”, recalcó.

Walker recordó que los argumentos cubanos “fueron muy similares a los entregados por la dictadura de Pinochet al no permitir el ingreso de Joan Manuel Serrat al país para participar del acto de cierre por el No en 1988”.

El parlamentario recalcó que “seguiremos luchando por el principio fundamental de la defensa de los derechos humanos, defendiendo la democracia no sólo en Chile, también en toda Latinoamérica.  Por esto hemos presentado numerosos proyectos de resolución solidarizando con los opositores perseguidos en Cuba, Venezuela y China. Nuestra postura fue siempre la misma durante la dictadura en Chile”, subrayó.

“HEMOS SIDO CONSECUENTES”. En tanto, otro miembro de la Nueva Mayoría entregó una postura abiertamente diferente. El diputado comunista Daniel Núñez, en diálogo con El Día, recalcó que “hay que conocer en detalle lo que ha sucedido en este caso, porque la cancillería cubana emitió una informe muy acabado y con antecedentes”.

El parlamentario, basándose en aquél documento, agregó que “no sólo se trataba de una invitación a Mariana Aylwin y otras personas, que han planteado sus críticas muy fuertes a la Revolución Cubana. Sino que también se trata de acciones que han contado con el apoyo de organizaciones y fundaciones norteamericanas. Por ende, el gobierno cubano determinó que no estaban dadas las condiciones para esta iniciativa”, destacó.

A juicio de Núñez, lo curioso de todo esto es que “Mariana Aylwin sabía de estas limitaciones y prohibiciones, y actúa como si no hubiese sabido nada. Ella sólo busca generar una confrontación entre Chile y Cuba, y crear conflictos entre el Partido Comunista y la Democracia Cristiana. Esto no me parece raro, porque ella en reiteradas ocasiones ha dicho que no cree en la Nueva Mayoría. Ha criticado todas las reformas del gobierno, y por esto yo llamo a quienes formamos parte de esta coalición a que no escuchemos a quienes buscan dividirnos. Hay que cumplir con el año de gobierno que nos queda y hay que superar este episodio, ya que los únicos que ganan con esto es la derecha y Sebastián Piñera”, argumentó.

Respecto a los dichos de Matías Walker, en referencia a su defensa permanente de los derechos humanos, el parlamentario PC recalcó que “en Chile los que más se la han jugado en la defensa de los derechos humanos han sido los comunistas. Por tanto, francamente me llama la atención que seamos tan entusiastas para defender los derechos humanos en otros países, pero cuando tenemos que jugarnos para que en Chile no haya impunidad y para que las violaciones a los derechos humanos sean juzgados, no todos los hacen. Yo tengo mi conciencia tranquila y en los ’80 con 14 años salí a protestar contrala dictadura de Pinochet. Hay que revisar quienes tuvieron esa misma actitud a lo largo de su vida”, concluyó. 3802i

ZONA DE DEBATES

Matías Walker, diputado DC

“Seguiremos luchando por el principio fundamental de la defensa de los derechos humanos, defendiendo la democracia no sólo en Chile, también en toda Latinoamérica.  Por esto hemos presentado numerosos proyectos de resolución solidarizando con los opositores perseguidos en Cuba, Venezuela y China”.

Daniel Núñez, diputado PC

“Mariana Aylwin sabía de estas limitaciones y prohibiciones, y actúa como si no hubiese sabido nada. Ella sólo busca generar una confrontación entre Chile y Cuba y crear conflictos entre el Partido Comunista y la Democracia Cristiana”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X