• La autoridad indicó que existen diversos proyectos en carpeta, pero que es de la idea de darlos a conocer cuando estén listos, de lo contrario sería “vender humo”, afirma. FOTO EL DÍA
    La autoridad indicó que existen diversos proyectos en carpeta, pero que es de la idea de darlos a conocer cuando estén listos, de lo contrario sería “vender humo”, afirma. FOTO EL DÍA
Crédito fotografía: 
EL DIA
Oscar Pereira, seremi de Transportes refutó que los proyectos que están en carpeta estén en “cero” y aseguró que el hecho de tener que corregir iniciativas que estaban “mal hechas” ha retrasado su ejecución

Ribetes políticos ha tomado la discusión sobre lo que se ha hecho o no en la región de Coquimbo para mitigar los graves problemas de congestión que se están produciendo en la conurbación dado el crecimiento vehicular que se ha registrado, que según estudios se ha incrementado 10 veces en la última década.

Tras un reportaje publicado por El Día en el que se exponían los pocos avances en esta materia, el exseremi de Transportes y exintendente del gobierno de Sebastián Piñera, Juan Manuel Fuenzalida, criticó en duros términos a la actual administración señalando que ha habido una “ineficiencia absoluta” para resolver esta problemática, acotando que fueron diversos los proyectos que él como autoridad dejó encaminados y que no han sido ejecutados.

Asimismo, recalcó que son miles los millones en recursos que están disponibles para estos fines, pero que no se han concretado en obras por falta de gestión local. Aseguró que existían iniciativas como el perímetro de exclusión, la doble vía Cuatro Esquinas, la pavimentación de Avenida Pacífico y otras que estaban con avances pero que ahora “todos estos proyectos están en cero”.

El actual seremi de Transportes y Telecomunicaciones, Oscar Pereira, salió al paso de estas declaraciones manifestando que “es muy fácil” decir que existían proyectos en carpeta, pero que otra cosa distinta es el avance que éstos tenían y las dificultades que se dan en el camino para concretarlos.

“Yo entiendo que el precandidato (a diputado) esté hablando de ineficiencia, pero dejar algo sin que se lleve a ejecución para mí es más que ineficiencia, es inoperancia, es un voladero de luces”, puntualizó.

Puso como ejemplo el perímetro de exclusión, el que Fuenzalida indicó que había quedado firmado para llevarlo a efecto. Sin embargo, indica Pereira, esto que en su momento se anunció “con bombos y platillos” no era más que una idea que no contaba con un mecanismo que asegurara su aplicación.

“Es difícil dejar algo firmado y sacramentado si no existen los montos que se van a pagar. Lo que se dejó fue una carta diciendo que efectivamente existía acuerdo con que existiera este apalancamiento, que exista la figura del perímetro de exclusión, pero no los montos que se iban a otorgar a cambio de frecuencia, tecnología, una serie de cosas que tenían que llevarse a cabo”, explica.

Por esta razón, sostiene, el 2014 se llevó a cabo efectivamente un estudio de oferta y demanda que permitiría indicar cuáles son los montos de subsidio que se tienen que dar a los dueños de las máquinas. “Ese estudio de demanda efectivamente salió, pero tuvimos que revisar un montón de cosas, porque no da una solución real a lo que es el sistema de transporte en la conurbación”.

Cabe destacar que este perímetro de exclusión se pensó para aquellas ciudades del país en los que el transporte público no está licitado, como es el caso de la conurbación. En líneas generales, la idea del proyecto es establecer ciertos recorridos, cumplimiento de frecuencias, mejoras en la tecnología, todo a cambio de que se entregue un subsidio a los operadores (micros).

Eso, a juicio del actual seremi, es muy complicado de establecer, porque se deben lograr acuerdos en los recorridos, debe ser socializado con la gente, se deben establecer normas “entonces es bastante complejo decir que algo se dejó firmado si nada de eso quedó definido”.

En efecto, ese estudio de oferta y demanda necesario para definir todos estos puntos habría culminado el 2014, pero bajo la nueva reglamentación es que no se ha llegado a acuerdo con los operadores.

Respecto a los proyectos que menciona Fuenzalida y que según sostiene estaban incluidos en un Master Plan 2002-2020 que había sido elaborado por la Secretaría de Planificación de Transportes (Sectra), que irían en la línea de mejorar la vialidad urbana, Pereira indica que se trataba de propuestas de proyectos “pero no iniciativas llegar y materializarlas, tiene que pasar por distintas etapas, un anteproyecto, consensuarlo con la comunidad, ver si hay expropiaciones o no, lo que pueden hacer que se demoren un poco más, porque queremos que no sean elefantes blancos que en la administración anterior tenemos varios ejemplos”.

En este sentido, dice que él no tiene la política de estar anunciando proyectos por anunciarlos, sin tener la certeza de que se vayan a concretar. “La idea es que estos proyectos tengan operación en el tiempo, a nosotros nos preocupa no solamente hacer iniciativas que mejoren o mitiguen lo que es la congestión, sino que se mantengan, que no sea un volador de luces. Yo no soy de anuncios de cosas que no son reales, para mí eso es vender humo”.

“Esos no fueron proyectos que fueron terminados, fueron propuestas que se han ido desarrollando y muchas de ellas ya tienen avances como la continuidad de Pedro Pablo Muñoz- Las Garzas, Cuatro Esquinas, son estudios que se están terminando, todos tienen su tiempo, tienen que ser socializados. No es que estén en fase cero, en lo absoluto, de hecho uno puede ingresar al sistema público y ver lo que se ha hecho”, precisó.

Asimismo, agregó que “él fue intendente, fue seremi, entonces tiene que saber que obviamente hay ministerios que ejecutan y otros que ponen los recursos, en el caso de Transportes solo ponemos los recursos y son otros los que ejecutan”.

 

CORREGIR ERRORES. Pero Oscar Pereira va más allá e indica que una de las razones por las que no se pudo avanzar de mayor forma en nuevas iniciativas fue que se debieron corregir aspectos en proyectos que venían de la administración anterior que estaban “mal hechos”.

Como ejemplo menciona el proyecto de modernización del transporte mayor que se anunció durante el anterior gobierno y que proponía mejorar las micros a través de la pintura, la construcción de una red de paraderos y la incorporación de tecnología, como GPS y cobro con tarjeta, para lo cual se anunciaron recursos por 1.600 millones de pesos.

“Cuando llegué me encontré con este proyecto que estaba muy mal desarrollado, nos costó convencer a algunos empresarios que pintaran las micros por los montos que tenían asociados. Intentamos salvar con apoyo de parlamentarios lo que fueron paraderos, la pintura, pero era un monto de dinero que se habló en su oportunidad que no tenían como ejecutarse, por eso hablo de inoperancia más que de ineficiencia”.

Al respecto, explica que efectivamente se firmó un convenio de transferencia de capital entre la intendencia y la subsecretaría de Transportes para ejecutar el programa que era de 1.600 millones de pesos, pero que el 2013 la Contraloría se manifestó respecto a qué organismo podía ejecutar esos recursos. “Lo único que se pudo salvar fue el tema de los paraderos a través de los municipios y las pinturas se tuvo que hacer un proyecto aparte. Fueron la intenciones, pero no se definió como se ejecuta”.

“Yo no soy de dar a conocer con bombos y platillos algo que no se va a ejecutar. Me cargaría que en 10 años más alguien me dijera usted lo único que hizo fue vender humo y presentó ideas que nunca se concretaron y soy súper sincero en decir que con anterioridad acá se hizo eso. Yo lo invito a reflexionar realmente cómo fue su administración, él fue seremi de Transportes, de Desarrollo Social, fue intendente y tiene que tener sumamente claro cómo funciona esto”.

En este sentido, enfatiza además que “para mí es muy difícil tratar de idear cosas nuevas, pero además reparando cosas que no se hicieron bien, porque hubo cosas que efectivamente se hicieron negociaciones, conversaciones, se presentaron proyectos, pero tuve que reconocer todos esos trabajos para atrás y tratar de acondicionarlos a la realidad actual. Perdimos cuatro años en ese pasar y lo digo así fuertemente, en la administración de Sebastián Piñera se perdieron 4 años acá en la región y faltó en este caso mano dura y seriedad para llevar los proyectos. Que alguien venga a cuestionar acusando ineficiencia siendo que fue parte de este proceso me molesta bastante”.

“Perdimos 4 años, hemos tenido que arreglar situaciones que fueron mal hechas, que hay que estudiarlas porque no es llegar y hacerlas porque la gente el día de mañana te lo va a enrostrar. Prefiero que se me critique por ser lento, y no llenándome la boca con cosas que no existen”, recalcó Pereira.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X