Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Quien lideró la UDI a nivel regional por más de 14 años, anticipa que no es el camino ni el momento de las recriminaciones al interior del gremialismo y anticipa que con el ambiente que se está incubando sólo pierde el gremialismo.

Se pensaba que el video que grabó en la playa donde admitía su derrota  y fustigaba fuertemente a sus colaboradores de ‘cuello y corbata’ que a su juicio no hicieron la pega en terreno, sería la última aparición pública de Juan Carlos Aguirre como actor político. De hecho,  estaba dentro  del compromiso familiar tras el último viaje a Europa. Sin embargo, el dirigente no resistió y durante la semana pasada no sólo acompañó al ganador en los comicios, Oscar Tapia en su primera conferencia de prensa, sino que tuvo una ronda de entrevista en los medios de comunicación donde analizó su revés.

El sábado 22 de diciembre en el programa Siete Días de Radio Mistral (95.1) Aguirre  insistió que pecó de exceso de confianza. “Hay gente que me pasó cuentas personales y vendettas que vienen de mucho tiempo y en política es sin llorar. Pero, he reconocido que no hice una buena campaña por el exceso de confianza”.

Un día después en entrevista con diario El Día, Aguirre ahondo en su análisis y fue crítico  con quienes intentaron pasarle cuentas que él califica de antiguas.

De paso  se explayó en la salida del ex Gobernador  de Limarí, Darío Molina y de los errores que lo llevaron a su caída.

Admite que al tener más del 40 %  de los votos le corresponde ser parte de la  lista ganadora que encabeza Tapia  como vice presidente regional. “Me lo han pedido y lo hemos conversado y lo estoy analizando y hay bastantes posibilidades de que  sea yo la persona que lo acompañe, pero eso dependerá de algunas negociaciones y si quieren  seguir con el ambicioso proyecto político que teníamos y para ello hay que  trabajar e invertir”.

-¿Tras la derrota sigue su plan de ir como candidato a concejal por La Serena o cambiará la comuna?

“Dije que me estaba gustando el tema de ser candidato y probablemente si me quedaba radicado en La Serena sería  postulante por esta ciudad a concejal o en Vicuña a alcalde que me lo están pidiendo bastante también. Estoy más cerca de ir a Vicuña que quedarme  en La Serena y a ahí hay un trabajo que está realizando mi hijo Francisco y podemos concretarlo para ir a una primaria en Vicuña y no tengo ningún problema”.

-¿Competirá con su propio hijo quien también había mostrado interés  en ir como candidato a alcalde de Vicuña, incluso, se marginó de la UDI para ello?

“No, él quiere seguir estudiando y probablemente me apoye. Es un cabro joven que tiene muchas proyecciones”.

PROCESO DE REFLEXIÓN

-¿Tras  reconocer la derrota no pensó en retirarse de la política y dejarle el paso a los dirigentes jóvenes?

“Sí, a veces uno tiene que analizar bien la situación. Ahora estoy en un proceso de reflexión y asumiendo que ya no soy el presidente de la UDI que venía haciendo hace 14 años, como  secretario general y  presidente regional. Lo único que me tiene contento es que pese a las críticas y lo que digan por fuera, me iré  como el presidente más exitoso de la UDI y por la puerta ancha, donde me está ganando Oscar Tapia con un militante un voto. No me voy por la ventana, sino que por la puerta grande y el voto popular. Aquí no ganó Tapia ni perdió Aguirre, sino que ganó la UDI”.

-¿No siente  que en ese discurso hay un dejo de soberbia como lo deslizó la lista  del propio Tapia durante la campaña?

“Siempre tuve a la UDI  Popular detrás  mío y a los territoriales y eso es lo que le dio el triunfo a Tapia. Él  se quedó con todos mis equipos territoriales y yo asumo. Aquí la derrota no es ni de los diputados ni de nadie, sino que mía y asumo mi responsabilidad al no haber hecho calle o  armado los equipos necesarios y cuando he cometido errores siempre los he reconocido. Aquí la responsabilidad es netamente mía”.

-¿No cree que la derrota también reflejó que su poder al interior  de la UDI regional no era tan fuerte o potente como usted mismo  planteaba o proyectaba?

“No, sigo siendo el mismo de siempre, todos me respetan mucho, algunos me quieren y otros que no me quieren, pero aquí el exceso de confianza que hubo por mucha gente es lo que nos llevó a tener esta derrota. La gente daba (triunfo) 80-20 y yo les decía que no era así, todos me señalaban que para qué hacer campaña si ganaría lejos, ‘imposible que te ganen’. Recibí el apoyo de todo el conglomerado de Chile Vamos para colocarse a disposición mío, pero yo les decía que no necesitaba ayuda. Esto pasó porque no tuve territoriales”.

-¿Fue ingenuo en pensar que con todo el apoyo de los seremis, directores de servicio, concejales y alcaldes bastaba para ganar?

“Aquí pasó que el equipo de Oscar Tapia con su directiva hicieron la pega territorial. Ellos buscaron 400 votos y tuvieron el contacto por mucho tiempo con esa cantidad de votantes y los llevaron a votar, con eso me ganaron”.

-¿Se arrepiente de haber traído a los ‘cuello y corbata’ a participar en el gobierno como se quejó  el día de la elección cuando asumió la derrota?

“A ver, soy responsable de la instalación y desintalación del Gobierno, siempre lo dije y he asumido. Que me he equivocado, me he equivocado. Me han pasado la cuenta por eso, efectivamente y la he pagado y ahora pagué  la cuenta de los errores que cometí en la instalación y hay que asumirlo. Hay que ser bien hombrecito y estar frente a la UDI y decir que me equivoqué”.

-¿Una de las cuentas  fue  del ex Gobernador de Limarí, Darío Molina?

“El tema de Darío Molina, es especial y complejo. Todos saben que me lo banqué al traerlo de Santiago a la región porque era un tremendo proyecto político. No vamos a desconocer su capacidad y presencia de haber sido dos periodos diputado con un bagaje impresionante, pero se quedó atrasado en la política. Esta cambió y ahora es distinta y lamentablemente no cuajó ni encajó en la política moderna y eso fue lo que lo llevó a los errores y está fuera del Gobierno”.

-¿Cuando  lo vio  celebrando en una fotografía con Oscar Tapia se sintió traicionado?

“No,  de ninguna manera, la relación con Darío Molina viene quebrada  y rota de hace  8 meses  y no había diálogo ni nada. Sabía que no había ningún compromiso de Molina conmigo”.

-¿Si Molina decide quedarse en la zona, cree que se transformará en una complicación para la presidencia de Tapia?

“No habrá complicaciones, Oscar siempre me dijo que quería ser mi sucesor y es un cabro joven con mucha inteligencia y él no se dejará manipular. Lo que tiene que hacer Darío Molina después de todos los errores que cometió es volver a Santiago. Cuando uno asume un cargo como es ser Gobernador, uno no representa al partido, sino que al Presidente de la República y él sabe sus errores. Nosotros lo bancamos dos meses salvándolo, pidiendo perdón y disculpa en Santiago, manejando las situaciones, pero ya era insostenible.  Porque aquí no lo sacó ni la DC ni el Partido Comunista, ellos no están con la varita mágica para poner ni sacar a nadie. Es un error decir que la DC o el PC sacó a Darío Molina. Nosotros lo bancamos durante dos meses para que no lo sacaran y era insostenible de acuerdo a toda la información que teníamos…hacen dos meses me habían pedido la cabeza de Darío Molina por todos los antecedentes que he mencionado. De las cuatro instituciones militares, tres mandaron cartas y seis alcaldes enviaron cartas con acusaciones súper graves. No es menor”.

LA HORA DEL SILENCIO

-Usted habla que termina un periodo exitoso al frente de la UDI regional, sin embargo, el ex presidente Floridor Pinto planteó que los logros alcanzados en el último tiempo fueron mérito de los candidatos y no  de la directiva..

“A ver, lo que diga  Floridor  Pinto la verdad de las cosas, que con el respeto que le tengo, me tiene sin cuidado. Él debe  aprovechar el minuto para quedarse callado y no hacer daño al proyecto político”.

-¿No hacerle daño a su  hija intendenta?

“No, él le está haciendo daño al proyecto político que queremos sacar adelante con Oscar y su directiva. Estar pasando cuentas y en particular a mí, no estamos para pasar cuentas, sino que para fortalecer la UDI”.

-¿Admite que Pinto le estaría pasando la cuenta a usted en particular?

“Si, todas sus declaraciones están basadas en contra mía y a quien le está pasando la cuenta es  a mí y no corresponde cuando hay un tremendo proyecto político futuro como es sacar 6 alcaldes, una gobernación regional con Lucía Pinto, un senador y mantener los dos diputados y lograr 30 concejales y ese proyecto creo que Oscar lo seguirá”.

-¿Su temor es que ese proyecto futuro estaría en riesgo con Oscar Tapia?

“No, Oscar mantendrá la línea y continuarán con el proyecto  que está hecho y lo que se debe hacer es continuarlo. No podemos, por estar pasando cuentas antiguas, perjudicar ese proyecto”.

-Floridor Pinto igualmente habló que  en el último tiempo la UDI regional se habría aburguesado…

“No,  lo que pasa es que son opiniones y si uno analiza nuestra lista era muy buena porque proyectaba buscar los mejores candidatos a concejales. Insisto, me están pidiendo que no me aleje de la UDI, pero no me iré  a los cuarteles”.

-¿En este esquema de unidad que propugnó Oscar Tapia, las críticas de Floridor Pinto estarían demás?

“Todo lo que sea perjudicar el proyecto político de la UDI están demás. Yo podría criticar muchas cosas más”. 

-¿No ha pensado desvincularse de la política o renunciar a la UDI?

“No,  soy bien directo y aquí doy la cara por la UDI y esperaré tener las conversaciones con la directiva de Oscar y si ellos quieren que les colabore, lo haré”.

-¿Con su temperamento, no se transformará en una piedra en el zapato para la lista ganadora?

“No, Oscar me conoce bien, lo mismo que Paola y saben cómo es mi personalidad. Lo que necesitamos ahora es sacar adelante el proyecto y no colocarle piedras que nos pueden hacer daño, porque siempre dije que la UDI tenía que avanzar y no retroceder ”.

Evitar caer al abismo

-¿Desde su análisis político quien perdió y ganó después de la elección interna, se sostiene que uno de los perdedores habría sido el diputado Sergio Gahona?

“Aquí no gana ni pierde nadie, no ha perdido ni Gahona ni ganó Juan manuel Fuenzalida”.

-Pero,  el diputado Fuenzalida se instala como vicepresidente nacional, ¿eso no es ganar?

“Juan Manuel al ser vicepresidente la única que gana es la UDI a nivel regional porque tendremos un representante nuestro en la directiva y para el proyecto futuro todos nos necesitamos. Si empezamos a pasarnos cuentas entre nosotros vamos a caer en un abismo que no corresponde. Tenemos que colocarnos a disposición de esta directiva nueva”.

-¿Anticipa  el inicio de una purga al interior de la UDI, como  ya se advierte en las redes sociales?

“Las redes sociales dan para muchas cosas, pero después de las fiestas de fin de año nos sentaremos a conversar y proyectar el futuro de la UDI. Lo que no podemos hacer es quedarnos con gente que esté dolida”.

-¿En su caso está dolido?

“No, para nada, si fuese así, no estaría al lado de Oscar o no lo hubiera ido a saludar desde el primer minuto. Yo perdí en buena lid y me ganaron mis pupilos. El recambio estaba ahí y punto, insisto lo que espero es que ellos sigan con el proyecto que lo veníamos haciendo con ellos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X