• Universitarios: más interés en marchar que en ir a votar
    Universitarios: más interés en marchar que en ir a votar
Especialistas advierten que jóvenes tienen alto nivel en la dimensión comunicacional, mientras que capacidades de indagación y análisis estás disminuidas

En las elecciones municipales del 2012 quedó reflejada la apatía que tendrían los jóvenes con la política, ya que menos del 17% participó en el proceso eleccionario.
Este escenario se volvería a repetir este año, ya que de acuerdo al estudio realizado por la Universidad de La Serena, existiría una baja adhesión a este tipo de actividades.
El equipo multidisciplinario integrado por la psicóloga Lilian Hammer, el sociólogo Sebastián Rossel y Cristián Noemi, explican que han investigado el grado de pensamiento crítico que disponen los estudiantes del sistema de educación superior de universidades públicas y privadas de la región para entender su comportamiento frente a este tipo de procesos democráticos.

LA FRASE

Existiría una baja disposición a votar lo que explicaría la conducta del ‘no estoy ni ahí

Equipo de investigación

De acuerdo con el parecer del equipo de investigación de la ULS, los jóvenes deberían tener un pensamiento crítico debido a su preocupación a temas tales como “la justicia social, la calidad del sistema democrático, los derechos humanos, etc.”.
Sin embargo, el análisis habría arrojado cifras alarmantes, ya que se detectó una baja capacidad de pensamiento crítico en general (-40%). “Esta cifra estaría asociada a una eventual baja en la disposición a votar lo que explicaría gran parte de la conducta del ‘no estoy ni ahí’, propia de la lógica posmoderna”, señalan los especialistas de la universidad estatal.
Los profesionales emplearon como instrumento de medición la prueba conocida como Tasks in Critical Thinking, creada en 1986 por una comisión experta del Educational Testing Service de Estados Unidos.
Otra de las aristas que analizaron fue la incongruencia que existiría entre la alta participación en marchas estudiantiles y el bajo porcentaje de compromiso con las elecciones de las autoridades.
“Un alto porcentaje de estudiantes tendría más elevada la dimensión comunicacional lo que explicaría la conducta masiva de participación en marchas o actividades similares. Por el contrario, las capacidades de indagación y análisis son desafortunadamente bajas, por lo que pueden ser predictoras de escasa participación electoral”, explican.
Del estudio se desprende también, desafortunadamente, que es esperable igualmente que la composición del electorado tenga un efecto importante en la oferta de política de los candidatos. Esto explicaría el farandulismo político y la oferta demagógica.

 

Un 75% no votaría

••• Hace algunos meses el Injuv había señalado que cerca del 75% de la juventud no iría a votar en las primarias parlamentarias y presidenciales, cifra que no estuvo tan lejos de la realidad.
Éste sería un antecedente a considerar en las elecciones de noviembre, donde muchos de los actores políticos son los que participaron en octubre del año pasado y en junio de este año. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X