• Elba Vergara junto a su hijo y su nuera en mayo, en medio de los primeros meses de la propagación del coronavirus.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La mujer falleció el domingo, en compañía de su hijo y su nuera, a causa de una falla multisistémica. Siguiendo las medidas preventivas, la familia logró sortear con éxito los contagios de coronavirus. En 1918 la mujer debió enfrentar la gripe española a los tres años de edad. Familiares destacan su buen ánimo y fortaleza hasta su último día de vida.

Acompañada de su hijo y a causa de una falla multisistémica, falleció la mañana de este domingo Elba Vergara, conocida como la “mujer de acero” de La Serena, quien a sus 105 años enfrentaba con optimismo y sin miedos su segunda pandemia.

Lee también: Elba Vergara, la serenense que a los 105 años sobrevive a su segunda pandemia

Elba Luz Vergara nació en una salitrera en María Elena, en 1915. Es la única sobreviviente de entre cinco hermanos y a los tres años de edad llegó a la capital de la Región de Coquimbo, en plena crisis sanitaria por la gripe española que enfrentó el mundo en esos años.

En su último contacto con El Día en el mes de mayo, la mujer lucía una salud envidiable para su avanzada edad, ya que pese a cataratas en la vista y una lesión en la cadera, estaba completamente sana, sin necesidad de medicamentos y encarando al coronavirus con buen ánimo y entre las dedicadas atenciones de su familia.

“Prácticamente venció también esta segunda pandemia, porque murió debido a su edad y no por efectos del virus”, comenta con voz tranquila Helio Galarce, uno de sus cinco hijos y quien la acompañó hasta el final de sus días junto a Patricia, su esposa.

Su última noche

En sus últimos días Elba era “como una velita que se va apagando, como cualquiera a su edad” comenta Helio. Sin embargo, nada le quitaba la motivación, por lo que la noche del sábado le pidió a su hijo que la llevara a visitar a la Virgen de Andacollo, de quien era devota.

“Le di en la última hora una porción de chuño, que le gustaba comer y le dije que tenía que dormir tranquila, para ir descansadita a ver a la virgen y al final se fue con esa tranquilidad. En la mañana cuando le fui a dar el desayuno la encontré con los ojos cerrados, pero aún movía los brazos y luego de eso falleció”, relata Galarce.

La familia recibió la noticia con la misma tranquilidad. “Uno siente un vacío por la persona que se va y lo que quedan son los bonitos recuerdos”, indica Helio, quien destaca de su madre “la fuerza que tenía, siempre preocupada por la familia y por los niños”.

Estos meses a lo largo de la pandemia fueron de cuidado, pero respetando las medidas de prevención lograron esquivar el coronavirus y hoy despiden a su madre, que deja este mundo con más de un siglo de experiencias que ahora atesoran sus familiares.

Una vida próspera

“No es que le faltara poco, es que había vivido mucho”, reflexiona el hijo, que a la edad de 66 años decidió jubilar para dedicarse por completo al cuidado de su madre.

Tras su llegada a La Serena, Elba se casó y tuvo cinco hijos -dos de los cuales han fallecido-, tiene 11 nietos y 16 bisnietos. Helio es el cuarto de entre sus hermanos, uno de ellos vive en Puerto Williams y otra en Ovalle.

“(Los médicos) me dicen que podría guardar las plaquetas, por la calidad que tienen, ya que posee una buena cicatrización (…) yo soy el único que sale al supermercado. Ella (Elba) duerme sola en una cama clínica, cuenta con todas las condiciones que necesita. Hay que mudarla y darle desayuno (…) para el año nuevo pide cola de mono”, comentó el hombre hace cinco meses cuando un equipo de El Día los visitó en casa.

Entre protocolos sanitarios, Elba Vergara será despedida por sus familiares en La Foresta a las 10 de la mañana.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X