• Aborto terapéutico: Una discusión pendiente
    Aborto terapéutico: Una discusión pendiente
En la región también se ha reabierto el debate acerca de la interrupción legal del embarazo y pese a que desde los sectores más conservadores señalan que una ley daría paso a que la práctica se masificara, quienes lo apoyan indican que al no existir una normativa se está vulnerando el derecho de la mujer a decidir.

Catalina tenía 15 años cuando su vida cambió para siempre. Llevaba seis meses con su pololo Nicolás Bahamondes (19) y se enteró de lo que en ese momento era la peor noticia que podía haber recibido: Estaba embarazada. “Sí, en algún minuto pensé en abortar”, confiesa hoy desde su casa en el condominio Sauce Miramar, en Sindempart, donde nos recibe a pocas semanas de dar a luz a Maximiliano. “Pero finalmente no lo hice y fue la mejor decisión que pude haber tomado”, prosigue la adolescente, mientras Nicolás la mira expectante sentado en el sillón frente a ella.

LA FRASE

Si se aprueba el aborto terapéutico, después todos los abortos van a terminar siendo terapéuticos

Mario Bertolino
Diputado

Y es que esta joven sabe que pudo haber cometido “un gran error, si no fuera porque la noche de año nuevo pasado, él (Nicolás) me dijo que me iba a apoyar en todo, en cualquier decisión que tomáramos”. Allí supo que debía tener a la criatura.
Pero ambos saben que su caso es particular. Están enterados del debate que se ha reabierto en los últimos días acerca de legislar sobre el aborto terapéutico y concuerdan con la necesidad de hacerlo. “Lo que le pasó a la niña (Belén) fue terrible y así le puede pasar a cualquier mujer. Imagínate que en un embarazo normal se te pasa por la cabeza abortar, en un caso extremo como el que tiene que enfrentar ella debe ser peor”, reflexiona Catalina.

 

EL DEBATE  SOBRE LA MESA

Pero no sólo en la casa de Catalina se habla del tema que ha conmocionado al país esta última semana. A raíz del caso de Belén, pequeña de 11 años quien fue violada por su padrastro quedando embarazada, la discusión sobre legalizar el aborto terapéutico se instaló una vez más.
A nivel nacional, ha sido la agrupación Miles (Movimiento por la Interrupción Legal del Embarazo) la que ha llevado la batuta entre quienes demandan un aborto legal. Es así como hoy, con una alta figuración pública, han logrado que parlamentarios de oposición exijan poner suma urgencia a los dos proyectos de ley que fueron presentados al Congreso en abril de este año. Ambas iniciativas -una en el Senado y la otra en la Cámara de Diputados- tienen como eje fundamental la despenalización del aborto sobre la base de tres situaciones: La inviabilidad del feto, es decir que no tenga posibilidades de permanecer con vida una vez nacido; el riesgo de la madre a perder la vida debido al embarazo; y en tercer lugar, que la gestación sea producto de una violación.
Pese a que esta no es la primera vez que se genera una discusión, la cual no llega a buen término para quienes están a favor del aborto terapéutico, la vocera del Miles, Claudia Dides, es optimista. Desde Santiago accede a conversar con diario El Día y asegura que hoy están dadas todas las condiciones para legislar. “En este momento hay una mayor efervescencia social, los políticos están haciendo más caso a los movimientos ciudadanos, al movimiento estudiantil que nos apoya. Creo que el contexto es diferente a las veces anteriores y eso podría beneficiar la aprobación de un proyecto”, manifiesta la socióloga de la Universidad Central.
Igualmente hay un dejo de desconfianza. Y es que a la vocera del Miles le parece extraño que ahora la candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, esté apoyando la causa. “Ella hizo poco en relación a esto cuando estuvo en el gobierno, eso genera un poco de dudas. No es fácil fiarse de los candidatos cuando están en campaña, pero, bueno, ahora hay que seguir trabajando para que esta lucha sea fructífera”, sostiene Dides.
En la Región de Coquimbo, quienes apoyan la despenalización de la interrupción del embarazo también quieren hacerse escuchar y aseguran que el hecho que en Chile no exista una ley como por la que hoy se aboga “es arcaico”. Así lo sostiene Renée Petit, quien es presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Central Sede La Serena y cercana al movimiento Miles. “Creo que las mujeres deberían ser libres de decidir sobre ellas, sobre su cuerpo y sobre si quieren o no ser madres. El aborto terapéutico aporta al bienestar físico y mental nuestro, por eso se hace tan necesario legislar”, indica Petit.
Agrega que su visión sería algo generalizado entre la juventud. “Así lo he podido ver yo en la universidad, donde gran parte de las compañeras apoyan particularmente el aborto terapéutico (…) ¿Sabes lo que pasa? Es que muchas veces se tiende a pensar que quienes somos favorables al aborto estamos en contra de la vida y no es así, nosotros estamos a favor de la vida, de la vida de las mujeres”, precisa la dirigente estudiantil.

OPINIONES CONTRARIAS

Pero no todos están de acuerdo. Lo deja claro el diputado por el Séptimo Distrito Mario Bertolino (RN), quien en la región es uno de los más férreos opositores a cualquier tipo de aborto. “No comparto que nadie se pueda arrogar el derecho de cercenar o impedir una vida, más aún cuando ese embrión es inocente de cualquier situación que haya sucedido”, señala el parlamentario, agregando que “con la tecnología que hoy existe se puede hacer más llevadera una situación como la que le ocurrió a Belén (la niña de 11 años víctima de una violación”.
A quien tampoco le seduce la idea es al senador por la Región de Coquimbo Gonzalo Uriarte. “Ante todo la vida”, señala categórico quien aspira a la reelección. “Por lo mismo, nunca voy a apoyar iniciativas que amenacen o terminen directamente con la vida”, expresa.
Indica que no sería necesario innovar en una ley, puesto que en los casos en que la vida de la madre esté en riesgo al momento de nacer la criatura “es el médico el que decide caso a caso (…) . De presentarse una iniciativa de ley como la que se plantea yo votaría en contra, por supuesto”, enfatiza Uriarte.
A nivel nacional, las autoridades de gobierno ya han manifestado su opinión contraria al aborto terapéutico y los funcionarios regionales tienen una opinión similar. “Rechazamos practicar la interrupción del embarazo por cualquiera sea la situación que la lleve adelante (…) Hoy día el desarrollo y el progreso tecnológico y médico permite la vigilancia de aquellos embarazos complejos, con un margen bastante alto de seguridad. Por una parte, la vida de la madre y por otra, en la medida de lo posible la vida del feto”, afirma el seremi de Salud, Osvaldo Iribarren.

¿UN PASO AL ABORTO LIBRE?

Es el diputado Mario Bertolino quien lo declara. “Si se aprueba el aborto terapéutico, después todos los abortos van a terminar siendo terapéuticos”, indica, previendo que una legislación de este tipo podría prestarse para malas prácticas. “Porque a veces cuando uno da la mano, se toman el codo”, concluye.
Esta posición es cuestionada por Renée Petit, la dirigente de la Universidad Central. “Ese es uno de los principales argumentos de los sectores más conservadores, pero hay que entender que si una mujer aborta no es por cualquier cosa, siempre es por haber vivido alguna situación que la lleva a tomar una decisión así”, afirma.
Desde la agrupación AFAG (Agrupación de Familiares y Amigos de la comunidad Gay) de La Serena, su directora Paola Lara asegura que no es correcto centrar la discusión en el tema ético. “Nosotros creemos en el aborto por razones médicas (…), porque actualmente se están vulnerando los derechos de la mujer. Chile es un país tan doble estándar que obviamente las tasas de aborto no legislado son muy elevadas, por ende, las niñas de clase alta se lo hacen y nadie dice nada. En cambio, las mujeres que no tienen recursos simplemente no tienen derecho a decidir”, critica Lara.

LA CIFRA

60

mil pesos pueden costar las píldoras abortivas que se comercializan por internet.

EL MISOTROL

Lo que indica Lara es cierto y lo comprobamos. Resulta que basta con tener 60 mil pesos para comprar una píldora abortiva y poner término a un embarazo sin tener ningún motivo terapéutico que lo avale.
Realizamos el ejercicio de poner el nombre de la pastilla abortiva Misotrol en el buscador Google y aparecieron decenas de oferentes en la Región de Coquimbo. Nos contactamos con uno de ellos y sin darle mayores detalles, una mujer nos dio todas las facilidades para realizar la compra.
Dijo trabajar en el rubro médico y tener conocimientos de salud. Ofreció cuatro dosis de la píldora por la suma de 60 mil pesos.
La mujer, quien dice llamarse Romina, señaló en un tono amable que si no queríamos juntarnos podíamos hacer la transacción por Chile Express, pero que si desconfíamos también podría ser personalmente.
Le manifestamos nuestras dudas e insistió hasta que, finalmente, aceptamos. Romina expresa que durante nuestro encuentro nos dará indicaciones sobre las condiciones de uso del elemento, que en rigor es utilizado para tratar problemas gástricos, pero que ilegalmente se vende como una píldora abortiva. Así de fácil y sin leyes de por medio.
El tema está sobre la mesa y el debate continúa. Ahora serán nuestros representantes legislativos quienes deberán decidir. Pero más allá de cada una de las opiniones todos coinciden en una cosa: Casos como los de la pequeña Belén no pueden repetirse y hacer algo en ese sentido se torna urgente.

OPINIÓN EXPERTA

••• - Para el psiquiatra experto de la Universidad Católica del Norte Héctor Carrasco, “el aborto terapéutico no es la solución”, al menos en el caso de los embarazos no deseados o los provocados por una violación. Según indica el especialista, existe evidencia científica de que luego de un aborto, hay patologías asociadas.“Pero aun así es un tema complejo”, prosigue Carrasco, “y tiene que ver con el cómo considera la mujer lo que hay dentro de ella, si lo considera como una vida propia o como otra cosa”, señala. Aunque Carrasco no se manifiesta acerca de si estaría a favor o contrario a la ley de aborto terapéutico, sí señala que no es “partidario de que se regulen las conciencias y cada persona debería ser libre de elegir. Yo creo que aunque existiera una ley, muchas personas optarían por la vida. Me tocó atender un caso de una mujer cuyo hijo moriría una vez nacido, ella lo sabía y aun así quiso que naciera, le puso nombre y lo enterró porque lo valoró como su hijo. Es un tema muy personal”, explica el psiquiatra.


ORIGEN DELA PROHIBICIÓN

••• -No siempre el aborto terapéutico fue ilegal. Según el artículo 19 del código sanitario que rigió en Chile desde el año 1931, la práctica era legal. Sin embargo, una norma impuesta por Augusto Pinochet en 1989 modificó la normativa y quedó explícitamente estipulado en el texto que “no podrá ejecutarse ninguna ley cuyo fin sea provocar un aborto”. 

MOVILH: “somos reaccionarios”

••• - Es una de las organizaciones que ha jugado un rol fundamental en la presentación de los proyectos de ley a favor del aborto terapéutico. En conversación con diario El Día, el presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, Rolando Jiménez, no quiso estar ausente en la discusión y manifestó su molestia porque en Chile “seamos tan reaccionarios, tiene que pasar algo para que se genere la discusión y las cosas se concreten. Tuvo que pasar lo de Zamudio para tener la ley antidiscriminación y ahora tuvo que pasar lo de Belén”, criticó. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X