Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La sanitaria está monitoreando el comportamiento de los ríos Elqui, Limarí y Choapa. Recordó que de forma preventiva ya se han limpiado más de 84 kilómetros de alcantarillado en toda la región.

Aguas del Valle informó que se activaron todos sus protocolos de acción ante la alerta preventiva decreta por la ONEMI, debido al sistema frontal que afectaría a toda la Región de Coquimbo a partir de este miércoles 17 de junio.

Al respecto, el gerente regional de la sanitaria, Andrés Nazer, detalló que “estamos monitoreando la evolución del sistema frontal, lluvias que son muy bien recibidas para enfrentar la sequía estructural de la zona. Hemos puesto en marcha diversas maniobras operacionales que nos permitan estar preparados para controlar eventuales escenarios de turbiedad”.

Nazer explicó que “hoy estamos mejor preparados para enfrentar lluvias a baja altura que puedan arrastrar sedimentos, nuestra capacidad de respaldo es mayor, lo que nos hace más resilientes ante estos escenarios”. 

Ejemplo de esto es el caso del tranque Las Rojas que entró en operación en 2019, y que entrega respaldo de abastecimiento de agua potable para La Serena y Coquimbo de 17 horas, esto en caso de alta turbiedad en el Río Elqui. Sólo esta obra, que tiene una capacidad de acumulación de 47.000 m3, beneficia a más de 300.000 habitantes de la conurbación y tiene una inversión superior a los $3.500 millones.

Obras similares en la región son: 3 tranques en Combarbalá (91.000 m3), Punitaqui (6.000 m3) y los estanques Punta Mira (2.500 m3), Peñuelas (3.000 m3), Cerro Grande (2.500 m3) y La Florida 2 (2.000 m3), infraestructura importante para reforzar y dar continuidad a nuestro servicio de agua potable.

Buen uso de alcantarillado

El ejecutivo además hizo un llamado a hacer un buen uso del sistema de alcantarillado. “Durante este año, ya hemos realizado la mantención y limpieza de más de 84 kilómetros de redes de aguas servidas, trabajo que se intensifica durante los meses previos al invierno. Si bien esto nos permite tener la tranquilidad de saber que nuestras redes se encuentran en buen estado, es necesaria la colaboración de toda la comunidad”, comentó.

Recordó que “el sistema de alcantarillado es para conducir sólo las aguas servidas domésticas, por lo que, el vertimiento a la red de elementos extraños puede provocar rebases de aguas servidas en la vía pública o en los domicilios, impidiendo la correcta operación del sistema”.

Finalmente, Nazer entregó algunas recomendaciones a los vecinos, como: no abrir las tapas de alcantarillado; evitar arrojar desperdicios a la red como pañales, escombros, restos de comida y aceites; juntar las hojas y basura en bolsas para depositarlas en los lugares indicados.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital