Crédito fotografía: 
Jenny Castillo
La primera autoridad de la comuna de La Serena recalcó en la necesidad de contar con un consejo regional “resolutivo y que conozca la realidad local”, para dar respuesta a las necesidades de mejora de los edificios que están en el perímetro del “Plan Serena”, criticando “centralismo y burocracia” del organismo.

Un molesto Roberto Jacob recorrió la mañana de este lunes los principales edificios del casco histórico de La Serena que se vieron afectados por el terremoto de magnitud 6.7 en escala Richter, que sacudió la región de Coquimbo durante la noche del pasado sábado y dejó cuantiosos daños en distintas comunas de la zona.

El edil no escondió su decepción al enterarse de parte del Arzobispado de La Serena que pese a las gestiones realizadas por más de un año con el Consejo de Monumentos Nacionales, por una autorización para reparar parte de la cornisa de la Catedral de la capital regional, la estructura finalmente cedió, dejando en el suelo grandes piedras “que pudieron haber causado una tragedia mayor”.

“Esto no es nuevo, es la gota que rebasó el vaso (…) la respuesta es esta, finalmente se cayeron bloques de 25 a 40 kilos, y por suerte no iba pasando gente cuando esto sucedió ¿Habría respondido Monumentos Nacionales?” cuestionó Jacob en conversación con El Día desde la Plaza de Armas.

Durante la mañana el catastro del municipio serenense describía que de 121 viviendas y edificios patrimoniales revisados tras el sismo, un total de 74 registraron daños en sus estructuras, lo que tiene por estos días a varios puntos del centro de la comuna con cintas de aviso de peligro, ante el riesgo de una inminente nueva caída de material.

Una vez más resurge así el cuestionamiento de las autoridades a “el centralismo y la burocracia” del Consejo de Monumentos Nacionales, que debe dar el visto bueno a las reparaciones y remodelaciones a las construcciones ubicadas en el perímetro del “Plan Serena”, lo que siempre demora más de lo esperado.

“Esto no me pasa a mí no más, es algo que le pasa a muchos alcaldes de Chile, que ven cómo se deteriora su casco histórico. La Serena lleva muchísimos años deteriorándose a causa de que no han podido tomarse acciones directas para ir arreglando todas estas casas, yo entiendo que hay que cuidar la arquitectura y el patrimonio, pero no lo cuidemos tanto porque va a llegar un momento en que, de tanto cuidarlo, no vamos a tener nada”, dijo el alcalde.

Jacob sostuvo que “llegó el momento de ponernos firmes con esto”, recalcando así la necesidad de contar con “consejos regionales resolutivos, con gente que vaya a mirar qué es lo que está pasando (…) aquí tenemos arquitectos y gente que entiende de patrimonio y que puede solucionar los problemas de nuestra ciudad, es lo que estamos pidiendo, no es nada imposible, descentralizar, desburocratizar y actuar en forma práctica y rápida”, declaró.

En este sentido criticó las “trabas” del Consejo y recalcó que los problemas se deben en parte a la poca cercanía con las comunidades, “ni siquiera le puedo echar la culpa a la oficina que está en La Serena, porque acá hay una persona que transmite, ayuda en los trámites, pero ellos son los que se reúnen una vez cada dos meses mientras la gente está aquí arrinconada en cualquier lugar de la casa”.

Gobierno espera ley

En punto de prensa por un balance de las gestiones realizadas a raíz del terremoto, la intendenta Lucía Pinto indicó que la solicitud de trabajar en la actualización de la legislación al Consejo fue una de las primeras medidas tomadas por el Presidente Sebastián Piñera cuando asumió el Gobierno. “Esto estaría entrando a tramitación dentro de los próximos meses, así que esperamos que con esto tengamos una solución”, mencionó.

La primera autoridad regional sostuvo que permanece en contacto con Interior y la Presidencia, quienes están al tanto de la situación vivida en La Serena “y estamos trabajando, porque para atender a lo que es patrimonio y casco histórico, se necesita una ley y el compromiso de Monumentos de que nos de las facilidades para poder trabajar en este tipo de infraestructura y edificios”, agregó.

Ministra detalla cambios

Durante la tarde el Presidente Sebastián Piñera junto a la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio Consuelo Valdés, visitó la zona para verificar en terreno los daños producidos por el terremoto a las construcciones del casco histórico de La Serena.

La ministra Valdés reconoció que “en Chile existe una deuda histórica con el patrimonio, revertir esta situación es uno de los ejes fundamentales de nuestra gestión. El gobierno del Presidente Piñera está comprometido con un cambio estructural en el manejo del Patrimonio, con una nueva Ley de Patrimonio, cuyo proyecto esperamos ingresar en marzo próximo al Congreso”.

Además detalló que se destinarán $1.000 millones para la reconstrucción en la región. “Esto se traduce en cerca de $300 millones para bienes protegidos actualmente por Ley de Monumentos y al menos $ 700 millones del Fondo de Infraestructura que este año destinaremos a la Región de Coquimbo”, dijo.

Valdés sostuvo que “para nosotros es clave modificar la ley de monumentos, actualizarla, posibilitar el diálogo entre las distintas partes, definir las excepciones tributarias, incentivos y compensaciones para los dueños de bienes patrimoniales”.

En este sentido adelantó que “con esta ley cada región tendrá su propio Consejo Regional del Patrimonio, con poder deliberativo y resolutivo, además de recursos asignados para resolver localmente situaciones como las de la Región de Coquimbo. Esta nueva Ley además incluirá herramientas de gestión, por lo que la declaratoria de Zona Típica ya no será un lastre para los propietarios. Se plantea además armonizar protección patrimonial con planificación territorial”.

El Regimiento puso a disposición una tropa de 30 conscriptos para trabajar en la remoción de los escombros.

Riesgo de incendios

El Alcalde de La Serena, Roberto Jacob, llamó además a agilizar la recuperación de los edificios que aún se encuentran destruidos por la acción de incendios, como es el caso de la Casa Piñera y la estructura que durante años albergó al Café Rapsodia, frente al edificio municipal. 

“He pedido en retiradas oportunidades la posibilidad de hacer un subsidio para revisar todo el cableado eléctrico, aún hay cables revestidos con asbesto, a ese nivel estamos hoy y resulta que aquí se quema una casa y se quema una manzana entera (…) ¿Qué vamos a esperar, qué se destruya la ciudad? A veces los daños por un incendio son mucho más dañinos que los que produce un terremoto o una lluvia grande”, declaró el alcalde.

En este sentido reiteró la necesidad de contar con un equipo de Monumentos Nacionales que maneje estos temas a nivel local. “Hay varios aspectos que tenemos que analizar de manera muy seria, está bueno ya de improvisar”, finalizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital