• Nancy Duman, ambientalista y representante regional de Sphenisco sostuvo que no se podía permitir la instalación de proyectos como el de Minera Dominga.
Crédito fotografía: 
El Día
Rechazan el proyecto y anticipan que será un desastre para toda la zona donde se pretenden instalar, al tiempo que cuestionan que el estado no se oponga al proyecto.

La ambientalista Nancy Duman, quien es representante regional de Sphenisco y representante de la organización defensa Ambiental, afirmó ayer que la visión que ellos tienen del proyecto minero Dominga tiene intenciones e intereses por sobre la institucionalidad ambiental y por sobre los intereses del Estado que hacen todo lo posible para lograr inversiones, instalar proyectos que atentan contra los intereses del país y de la región, contra el patrimonio natural y contra el principal recurso que es el humano.

Según  la ambientalista, Dominga ha instalado en la opinión pública “que vendría a ser la salvación para mejorar los niveles de empleabilidad en la región. Ha instalado también esto de que trabaja con la comunidad y que ésta lo estaría apoyando”.

Argumentó que para la etapa de instalación de Dominga y de construcción emplearía 9.800 personas por dos años, pero el resto del tiempo de vida útil de la minera lo anterior se reduciría a 1.450 trabajadores. “Por lo tanto, no es una solución permanente al tema laboral, pero nuestra pregunta es cómo las autoridades pueden apoyar un proyecto que no ha cumplido con la institucionalidad ambiental. Desde que el proyecto ingresó para ser evaluado cometió errores. La primera evaluación los organismos técnicos del Estado como Sernapesca (Servicio Nacional de Pesca), como la gobernación marítima, Conaf, señalaron y solicitaron la ampliación del área de influencia del proyecto. Esto fue ignorado por la empresa y por el organismo que coordina el proceso de evaluación hasta el momento que se votó y se rechaza”.

RECURSOS NATURALES

Nancy Duman precisó que tanto Dominga como Cruz Grande, tal como están concebidos no puede permitirse que se instalen, porque no cumplen con la legalidad e institucionalidad ambiental, tienen errores y vicios a lo largo de todo el proceso. Atentan en contra de los recursos naturales que están protegidos y contra una zona marina, un ecosistema reconocido mundialmente como de gran importancia para la conservación de la biodiversidad.

“Nosotros consideramos que el mar ha sido devastado y que este es uno de los pocos lugares que va quedando prácticamente virgen, donde se realizan actividades económicas de bajo impacto como la pesca artesanal y la extracción de recursos bentónicos, el Estado tiene la obligación de proteger estos lugares. Por qué si somos un país en vías de desarrollo no se buscan otras alternativas”, señaló.

Añadió que no se oponían por oponerse, sino que había antecedentes concretos que avalaban que dichos proyectos no eran viables para instalarse en esa zona. “Nos parece tan absurdo como lo que pasó con el puente en el sur (Caucau), de pretender instalar tres megapuertos en una extensión de diez kilómetros, entre Totoralillo Norte, Chungungo y Barrancones, a 30, a 25  y a 15 kilómetros de la Reserva Pingüino der Humboldt, de la Reserva Marina Choros-Damas. Es un ecosistema que está conectado, por lo tanto, cualquier derrame de minerales, de algún combustible va a afectar esa zona. No podemos permitir como chilenos, como habitantes, como autoridades la instalación de estos proyectos que no dan garantías de cumplir la ley ambiental”, indicó.

LOS EFECTOS

Los efectos que los ambientalistas ven que ocurrirán serían catastróficos para todo el ecosistema del Archipiélago de Humboldt que va desde Isla Porotos hasta la Isla Chañaral de Aceituno. Un archipiélago de ocho islas, una zona con características particulares donde cualquier tipo de derrame dañaría irreversiblemente el ecosistema, la actividad económica de las doce organizaciones de pescadores artesanales que trabajan en el sector.

Sobre la postura de la compañía minera que ha sostenido que eso no ocurrirá, Nancy Duman afirma que “ellos mismos se desmienten, habría que preguntarse por qué ellos no incorporaron dentro del área de influencia las reservas oficialmente reconocidas por el Estado. La reserva Nacional  Pingüino de Humboldt y la Reserva Choros-Damas. El no haberlas reconocido implica que ellos no entregaron toda la línea de base completa. Por lo tanto, la proyección de los impactos es insuficiente, es errónea. Entonces, no hay garantías de que no van a afectar el ecosistema”.

Consultada cómo se entendía que en el pasado hubo puertos de mineras y no se habló de contaminación, Duman Mencionó que hace 50 años se vivía otra realidad, pero recordó que en esa época había mucho más de extracción de recursos bentónicos que se vieron afectados, indicando que lo que hoy existe en el lugar es gracias a las áreas de manejo que se instalaron a partir de los años 90 en la zona, “por eso se ha recuperado la productividad”, dijo. 1601

ACCIONES LEGALES

Nancy Duman afirmó que están apoyando todas las acciones legales que se han emprendido en contra del proyecto minero y que han iniciado organizaciones como la Asociación Gremial de Pescado de Los Choros, que presentaron un recurso en la Corte Suprema en contra del fallo de tribunales ambientales que dice que se debe retrotraer el proceso. “Apoyamos las acciones del gremio de pescadores, de los agricultores, también del comité de agua potable y de algunas personas naturales y de Océana”, precisa.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X