Crédito fotografía: 
El Día
Desde todos los sectores repudiaron los actos de violencia que afectaron la casa del edil de La Serena Roberto Jacob, donde encapuchados lanzaron bombas de pintura y piedras al interior. Carabineros anunció que reforzará la vigilancia en puntos claves en los que se podrían generar hechos similares.El Gobernador de Elqui informó que se reunirá con el prefecto de Coquimbo para coordinar medidas preventivas.

“Tras el ataque que afectó a mi hogar ayer, agradezco el gran apoyo de quienes, como yo, no validan la violencia en ninguna de sus formas. Una ciudad se construye desde el diálogo y no desde la oscuridad y cobardía. No tengo miedo y seguiré trabajando con más fuerza por La Serena”. Con este mensaje a través de su cuenta de Twitter, el alcalde de la capital regional Roberto Jacob se refirió al atentado que sufrió el viernes en su domicilio mientras se encontraban en el lugar su esposa y otros familiares. 

Fue a eso de las seis de la tarde cuando una marcha que había comenzado en la Plaza Buenos Aires se desplazó de manera pacífica hasta llegar al centro comercial Paseo Balmaceda. Allí, lanzaron fuertes epítetos contra un medio de comunicación, y habrían intentado hacer ingreso a locales, sin embargo desistieron y mientras algunos dieron por finalizada la manifestación, un grupo de descolgados se trasladó hasta el sector de La Pampa, particularmente a la casa del edil donde se produjeron incidentes. 

Encapuchados las emprendieron contra la vivienda, lanzando bombas de pintura y piedras al interior resultando un vehículo que estaba adentro de la casa con serios daños. Además, los individuos rayaron la fachada con consignas alusivas al movimiento social, en contra del edil y Carabineros. 

Al enterarse de lo ocurrido, Jacob de inmediato hizo la denuncia y aseguró que si pretendían amedrentarlo, no lo conseguirían, y que estaban totalmente equivocados si pensaban que ese era el camino para conseguir las demandas sociales. “Si esas son las armas  que tienen ellos para conseguir cosas, no las van a conseguir. Si quieren venir de nuevo que vengan. Si creen que con esto van a mejorar el país, están absolutamente equivocados”, manifestó, agregando que “si están molestos (los encapuchados) porque presenté las fotos de los hechos de delincuencia en la PDI, lo lamento y ahora los voy a presentar nuevamente, porque están las cámaras y los registros de este ataque, están grabados, así que, que se preparen y asuman su responsabilidad”, explicitó.  

El día después

Tras lo ocurrido,  la condena a estos hechos de violencia fue generalizada, partiendo por el edil de Coquimbo Marcelo Pereira quien apenas supo lo acontecido se comunicó directamente con su homólogo de La Serena. “Llamé a mi amigo y colega Roberto, porque no son las formas. Él no estaba en su casa en ese momento estaba su familia y hubo piedrazos que perfectamente pudieron haber dañado a alguien. Por eso, como alcalde de Coquimbo rechazo esa actitud”, manifestó. 

Cree injusto lo sucedido, ya que, según dice, los alcaldes son los únicos que han estado a la altura en estos tiempos de crisis. “Nosotros hemos hecho pegas que no nos corresponden, y hemos estado poniendo el pecho a la balas. La ciudadanía se ha dado cuenta de que tanto Roberto como yo hemos hecho un esfuerzo mayor para que las barricadas en la mañana no estén y la gente pueda circular. Recibimos llamadas hasta las tres de la madrugada y además ahora estamos preparando la consulta ciudadana. Entonces no tiene sentido atacar  a alguien que me consta que está trabajando”, indicó Pereira, y, así mismo, lamentó que la ciudadanía, muchas veces por desinformación culpe a los alcaldes por situaciones sobre las cuales no tienen injerencia. 

Parlamentarios repudian el hecho

El apoyo a Jacob es transversal. El diputado UDI Juan Manuel Fuenzalida quien viene criticando los actos violentos desde que comenzó el estallido social y ha exigido penas ejemplares para los responsables, repudió lo acontecido con la autoridad.  “Hay gente que cree que con la violencia va a conseguir cambios sociales, y no es así. Yo creo que en el ataque que ha sufrido el alcalde Roberto Jacob, así como también infraestructura privada y pública tiene que aplicarse el máximo rigor de la ley, y la última alternativa es el uso de la fuerza y eso está contemplado en la ley. Tenemos que agotar todas las posibilidades de lo contrario no vamos a recuperar la paz social”, consignó Fuenzalida. 

Respecto a si existe temor a que esta situación se repita con otras autoridades, el parlamentario expresó ser consciente de que están expuestos. “Es verdad, pero eso no va a impedir que sigamos manteniendo nuestras posturas, yo espero que este hecho sea simbólico para que las autoridades judiciales reaccionen respecto a cómo se están llevando las causas penales de muchos vándalos que tienen antecedentes y que terminan saliendo a las 24 horas después del control de detención”, sostuvo, cuestionando el trabajo tanto del Poder Judicial como el de la Fiscalía. “No han dado señales fuertes y no están aplicando las máximas sanciones”. 

Matías Walker, diputado DC, también solidarizó con el edil. “Roberto Jacob debe ser uno de los alcaldes más sencillos y más cercanos a la gente. Por lo tanto esto se debe a una acción absolutamente cobarde perpetrada por delincuentes que nada tienen que ver con el movimiento social”, afirmó. 

Por lo mismo, valoró la aprobación en primera instancia de la ley antisaqueos “que sanciona precisamente a quienes se valen de manifestaciones pacíficas por legítimas demandas sociales para cometer hechos de violencia. Esto refuerza la necesidad de potenciar este proyecto”, aseveró el congresista. 

En relación a si, a partir de esto, siente miedo de que las autoridades se vuelvan el blanco de estos sujetos, sostuvo que de ninguna manera sentía temor. “Las autoridades tenemos que actuar con mucho carácter, sin ningún temor a las amenazas”, puntualizó. 

Apoyo del gobierno 

Desde el Gobierno también manifestaron su preocupación por lo sucedido, ya que no es normal que se ataque a autoridades elegidas democráticamente. En ese sentido, el gobernador de la Provincia de Elqui, Gonzalo Chacón rechazó el actuar vandálico.

“Condenamos esto enérgicamente. Gracias a Dios no hubo ninguna persona lesionada, pero de todas formas el día lunes me voy a juntar con el prefecto de Coquimbo para trabajar en evitar que se repita lo que le ocurrió al alcalde, o a cualquier ciudadano. Haremos una planificación y un trabajo preventivo, porque el ir a un domicilio particular ya traspasa todos los límites”, indicó Chacón, quien también dijo no amedrentarse con estas acciones. “Sabemos que las autoridades estamos expuestas, pero no bajaremos nunca los brazos para que estos hechos de violencia acaben”. 

Respecto a la responsabilidad del Gobierno que no estaría satisfaciendo las demandas sociales y por lo mismo las manifestaciones no cesarían, no dio crédito a esa apreciación. “El presidente ha dado señales claras respecto a la agenda social, se ha aumentado el 50% el pilar solidario, se está viendo el sueldo mínimo, entonces, desde luego que no se puede cambiar todo de un día para otro, pero el gobierno ha dado señales claras de que avanzamos en medidas concretas”, manifestó. 

Medidas de Carabineros

Desde la Prefectura de Coquimbo, el Mayor Francisco Aravena, precisó que no han recibido ninguna orden de investigar por parte de la Fiscalía, por lo que el caso lo estaría llevando la PDI. Respecto a las medidas preventivas, Aravena confirmó que se implementará vigilancia especial para ese sector y para otros de la ciudad. 

En relación a la dinámica de lo ocurrido el día viernes por la tarde, expresó que la marcha había tenido particularidades como la gran cantidad de menores de edad participantes, lo que les habría impedido actuar. “En esos caso no podemos intervenir, por lo que nosotros hicimos una denuncia en los tribunales de familia por la gran concurrencia de menores con adultos que estaban encapuchados”, expresó. 

Informó que la manifestación había ido variando en su recorrido, por lo que la llegada a la casa del alcalde no se tenía contemplada. “El recorrido que tuvieron se fue armando en el camino. Se dirigían al Mall del Paseo Balmaceda donde quebraron algunos vidrios y cámaras de vigilancia. Después de eso se dispersaron y un grupo llegó hasta la casa del alcalde”, manifestó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X