Crédito fotografía: 
El Día
La misma evolución de la región y el país que ha mostrado a través de sus páginas, diario El Día también la enfrentó internamente. En la década del 2000 potenció su sitio web, apostó por la multiplataforma, cambió su diseño y practicó la descentralización con la construcción de un centro impresor en la comuna de Coquimbo, todo con el objetivo de entregar un mejor producto.

Entre  los años 2000 al 2009, diario El Día fue protagonista de sus propias noticias. A principios de la década se relanzó su sitio web donde el resultado de la segunda vuelta presidencial en enero de 2000 fue la principal información. De esta manera El Día salía al mundo. Posteriormente se consolidó su forma de edición donde desde el sistema  de películas, se pasó  a la generación de PDF. 

Sin embargo, si en lo digital  un paso clave fue  la página web,  al término de la década fue fundamental el rediseño que desarrolló en España  el profesional a Javier Errea junto al editor de diseño, Héctor Leyton. 

En  paralelo se pasó  del Útil. Confiable. Más tuyo, al Vamos creciendo juntos  y actualmente se potencia el Siempre contigo. 

En materia periodística en octubre de 2002  asume  la dirección del periódico Francisco Puga Vergara reemplazando   a Sergio Barraza Lazo.  Su sello fue cautelar la independencia  y seguir apostando por  la innovación. 

En abril del  año pasado  en medio de sus vacaciones sufrió un infarto que le costó la vida. 

La dirección  la asumió su hermano, Ricardo Puga Vergara, que desde  la gerencia  general durante toda la década del 2000 se encargó de proyectar  la empresa  hacia los nuevos tiempos. De hecho, en conjunto con el directorio impulsaron la adquisición de una nueva rotativa  y  la construcción de un centro impresor en el sector del Barrio Industrial en Coquimbo.

Ahora, desde su nueva función destaca que sus esfuerzos están direccionados  para que  diario El Día  se transforme en un referente de la Región de Coquimbo y cercano a la comunidad. 

Puga Vergara admite que en la década del 2000  diario El Día experimentó un fuerte crecimiento tanto en lectores como en avisadores. “Gente que antes no leía  diarios comenzó a informarse de las noticias regionales y nacionales a través de nuestro medio”. No desconoce que el camino más fácil sería centrarse  en noticias vinculadas a la delincuencia y crónica roja, sobre todo en portada y todos los días, “pero creemos que  un medio serio no debiera estar dando continuamente aquellas malas noticias. Debe también entregar lo bueno y en forma verídica”, sintetiza.

De  la misma manera estima que es una buena señal que las autoridades que  llegan a la zona visitan el diario. “Están convencidos que el estar acá con nosotros obtendrán la difusión necesaria para que la información llegue a los habitantes de nuestra región”.

-¿Al revisar  las portadas publicadas  en una década  con los principales hechos  periodísticos se entiende la importancia de un diario?

“Constantemente  recibimos gente  que busca los diarios para saber lo que sucedió en épocas pasadas, no solamente del 2000-2009. Sin duda que el diario pasa a la historia por nuestras publicaciones, pero ahí también tenemos un gran desafío como es la digitalización total de la historia de nuestro medio. Es una acción que añoramos tener. Hemos hecho algunas gestiones con entidades  como la ANP y la DIBAM para efectuar esa digitalización. Digitalizar es fácil, lo difícil es tener un buscador potente. Es uno de mis proyectos personales antes de que me llegue la hora de mi retiro”, confiesa. 

A principio de la década del 2000  ocupaba la gerencia general y desde ahí tenía  claro que se debía aprovechar el crecimiento que vivía el país para lograr modernizar aún más el diario. “Nosotros estábamos creciendo y necesitábamos tener una mejor impresión. Funcionábamos en pleno centro de La Serena y con dificultades graves  de tener nuestra prensa acá. La ciudad creció, lo mismo que el tránsito, por lo que no podíamos estar en este lugar. Además, adoptamos la decisión de hacer una inversión en la comuna de Coquimbo y construir un centro impresor moderno. Asimismo, que nos sentimos tanto serenenses como coquimbanos, sobre todo hoy día que es  una conurbación”. 

En este  aspecto, recalca que un diario es clave para lograr levantar  temas como la conectividad o en otras áreas de desarrollo.
Por ejemplo,  enfatiza que  El Día fue una pieza fundamental desde la concreción del tranque Puclaro hasta el arribo de una sede universitaria y el propio paso Agua Negra. 

En la década del 2000 comenzó a irrumpir la era de internet  y tímidamente el concepto de las redes sociales. No obstante, el director de diario El Día no cambia su visión respecto a la importancia  del papel. “Hace más de 15 años habían muchos gurús que planteaban que el diario impreso iba a morir en cuatro o cinco años, pero no ha sido así. La gente sigue leyendo y hay muchas personas que le gusta sentir el tacto del papel. No siente lo mismo leer en una pantalla que en un diario impreso. Sin embargo, hay lectores para todo  y de todas partes del mundo. Es por ello que nuestra página web se ha constituido, por lejos, en la página más visitada de nuestra región”. 

TRANSPARENTANDO POSICIONES
Junto  con  potenciar el tema tecnológico y transformar a El Día  en un referente  en la región y que sea un canalizador de la inquietud en los grandes temas, también el sello que ha intentado plasmar desde la dirección Ricardo Puga Vergara es transparentar posiciones.

Un ejemplo claro sobre esta temática fue cuando el medio editorializó sobre por qué El Día estaba con el proyecto minero Dominga. Si bien esta postura provocó sorpresa y críticas de algunos sectores, en Estados Unidos cada día es más recurrente observar cómo los medios explicitan sus puntos de vista, sobre todo en el ámbito político y en épocas electorales. No obstante, sin renunciar o hipotecar  la objetividad y el pluralismo. “A veces es necesario tomar posiciones. Cuando se está francamente convencido que se debe hacer, independiente que existan detractores como existirán siempre. Pero, ojo, el propietario o el medio toma una posición, pero no significa, en ningún caso,  de que nosotros vamos a dejar de lado las posiciones divergentes. Estaremos informando en la misma balanza las posiciones divergentes”.

-¿No es que se abanderice en las páginas?

“En ningún caso. La idea es adoptar una posición, en casos claramente emblemáticos, pero no significa que no le vamos a dar cobertura a los detractores”.

-¿Advierte que en ciudades  como La Serena no se estaba  acostumbrado a esa posición?

“No cabe duda, ni siquiera en La Serena, ni en otros lugares de Chile. Ahora, nunca vamos a tomar una posición de una ideología política, sino que lo hacemos en temas concretos. Si me dicen, ‘tengamos un teatro regional’, contra otros que dicen que no tengamos un teatro, como diario vamos a adoptar la posición de que sí queremos un teatro. Sin embargo, también vamos a darle nuestras páginas a los detractores”. 

ADAPTARSE  A LOS TIEMPOS

Para el director de El Día un eslabón clave es el recurso humano, aunque su mensaje es que se debe ser flexible. “Son tiempos difíciles y de cambios. Por ejemplo, los lectores web, han superado a los lectores de papel y debemos adaptarnos hacia aquello. Es un trabajo diferente, la web es  inmediatez, ahora también tenemos una radio (Mistral 95.1), que igualmente requiere inmediatez y a eso me refería cuando hablaba que había que ser muy flexibles. Nuestra gente debe entender que esa es una necesidad de nuestra empresa. Porque si no nos adaptamos a los cambios siempre se corre el riesgo de perder”. 

MARCANDO UNA ETAPA

El actual gerente general, Francisco Puga Medina, cree que desde el 2000 El Día marcó una etapa. “Nos propusimos ser el diario más prestigioso del país”. 
Recuerda que a principios  de esta década  junto al periodista Alejandro Pino Uribe  trabajaron en la planificación estratégica, “donde definimos algunos objetivos como liderar los diarios regionales con un producto de calidad y acercándose siempre a nuestra audiencia. Ahí nos dimos cuenta que el diario tenía una tremenda oportunidad. Es por ello que comenzamos a trabajar en un sistema de edición electrónica y  se adelantaron varios procesos”. 

De la misma resaltó que al término de la década  se trabajó  con el  experto Javier Errea en el nuevo rediseño del diario. “Ese fue un salto importante porque nos permitía que el lector confiara 100 % en el producto. Él dio a nuestro diario un tinte de un medio europeo Después comenzamos a trabajar la marca, por el 2007-2008 nos dimos cuenta que teníamos un buen producto, pero la marca no la habíamos posicionado como nosotros pretendíamos. Ahí comenzamos a trabajar con Pablo Prieto que fue nuestro asesor y trabajamos todo el concepto de Vamos creciendo juntos. Pablo vio que El Día se podía diferenciar de los otros diarios y comenzamos a  elaborar una estrategia de marca de la mano con dos objetivos, que era hacer crecer la lectoría y tener un crecimiento de la publicidad”. 

Puga Medina recuerda el empuje que se le comenzó a dar a la página web desde finales de los ‘90 y se potenció con mayor fuerza el 2000. “La web le ha dado un tremendo valor al diario que es el valor de marca, porque empezamos a ver que no solamente éramos el papel, sino que también podíamos incursionar en la plataforma digital o apostar a los contenidos radiales u otros periódicos. Ahí vino la alianza con el diario El Ovallino, ese fue un paso importante en estos 10 años”. 

Sello que queda

Francisco Puga Medina admite que siempre se identificó a El Día como el diario de la Cuarta Región, “porque es el único medio que cubre las tres provincias completas, pero al entrar en internet y la globalización, ya no es sólo de la Cuarta Región, sino que de todo el mundo y ahí comenzamos a trabajar en el Útil, confiable más tuyo y surgió de los atributos de la marca. Después lo cambiamos por el  Vamos creciendo juntos. Este era aspiracional para crecer con nuestra comunidad, en forma unida y eso lo tuvimos por ocho años y nos funcionó y ahora entramos en el nuevo slogan que es Siempre contigo y cumple con la particularidad que el diario le roba al lector 15 a 20 minutos diarios y ahí viene el concepto que el diario te acompañe en internet, en los teléfonos, te acompaña en la radio. Esa es una idea bastante fuerte y emocional”. 

En la hora del aniversario 73, Puga Medina   recuerda que además  de mantenerse en la familia como lo soñó su abuelo, cree que su padre (Francisco Puga Vergara) también luchó porque El Día se transformara en un medio referente a nivel nacional. “Un diario que tiene opinión y que va marcado la vanguardia en innovación. Le gustaba mucho la idea de abrirnos a otros medios y no quedarse haciendo lo mismo. Él se debe sentir orgulloso en  este año que no ha estado junto a nosotros de lo logrado”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X