• Autoridad explica avances en gratuidad ante inquietud de estudiantes y dirigentes
Las cifras indican que son 5.200 beneficiados con residencia en la región. El seremi de Educación recalca que se trata de una medida “gradual”, que irá cambiando en el tiempo.

Pese a la amplia difusión que ha tenido la Reforma Educacional y por consiguiente la gratuidad como parte de las medidas del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, han surgido dudas en cuanto a su implementación, sus alcances y beneficiados en el contexto de la Región de Coquimbo.

Por esto, diversos actores han expresado sus opiniones respecto a este proceso, junto a las aclaraciones de la autoridad competente.

La visión de los beneficiados

Felipe Fournier es estudiante de primer año de Ingeniería Comercial de la ULS, accedió a la gratuidad y manifestó que “estaba muy feliz, porque sabía que ya no tendría que endeudarme. La carrera ya costaba más de $2 millones al año. Esto no lo podíamos pagar, ya que mi mamá sólo gana el mínimo. Tenía pensado endeudarme o aprovechar algunas becas por mi rendimiento en educación media, pero no fue necesario. Yo estudié en el liceo Gregorio Cordovez”, aseguró.

Felipe tiene otros compañeros que también han sido favorecidos con la gratuidad, procedentes de Illapel, Ovalle y también de La Serena.

Esto le alegra; sin embargo, este beneficio debiera ser más amplio a su juicio. “Creo que si aseguramos que todos, independiente de su grupo socioeconómico, estemos en una misma sala, todos tendremos las mismas posibilidades de progresar, emparejando la cancha”, subrayó.
Juan Muñoz Zenteno, estudiante de segundo año de Derecho de la ULS, quien también resultó beneficiado, valora los alcances de esta instancia.

“En 2011 y 2012 vivimos el movimiento estudiantil, y por esto el Gobierno se ha hecho cargo de esta situación como un derecho social, lo que ha abierto la oportunidad a familias vulnerables. Esto me ha ayudado bastante, porque somos una familia modesta proveniente de Ovalle. El acceso es difícil, pero así se reducen las brechas. Tampoco hay que pensar que se iba a lograr de manera tan rápida. Se han dado pasos, pero debemos seguir avanzando”.

Certezas

El seremi de Educación, Pedro Esparza, aseguró que “en nuestra región son 5.200 los alumnos que accedieron a la gratuidad y que están en las distintas universidades chilenas que se adscribieron. Son 5.200 familias que están viviendo una situación de menos angustia económica, jóvenes que ahora sólo se dedican a estudiar y no están preocupados de si tendrán los recursos para pagar la universidad. A pesar de las dificultades, no es casual que esta ley corta la hayamos aprobado el 23 de diciembre. Y vamos a seguir avanzando. Este proceso de apelaciones concluye el 29 de junio, pero el balance a la fecha es bastante positivo”, recalcó la autoridad.

Respecto a avanzar en pos de una gratuidad más amplia, la autoridad señala que “es gradual. Al terminar este Gobierno al menos un 60% de los jóvenes de la educación superior estará estudiando con gratuidad”. A ello agrega que “se está en una etapa prelegislativa del proyecto sobre reforma a la educación superior en nuestro país. Se abordará el financiamiento y cómo se entiende la educación superior. Se han realizado muchas reuniones con los distintos actores y va a haber un debate muy importante. Se ingresará en unas semanas más a trámite legislativo y vivirá el mismo proceso de la Ley de Inclusión o Educación Parvularia”, subrayó.

Disconformidad

Katherina Jara, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de La Serena, aseguró que “como el Gobierno continúa con una lógica mercantil de la educación y no se aspira a una gratuidad realmente universal, sostengo que debieran producirse nuevas movilizaciones. Aún no estamos en el pie de una verdadera gratuidad”. 3806i
 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X