• Funcionarios del ejército continúan trabajando en los sectores más complicados tras el temporal
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Desde las Fuerzas Armadas y la Intendencia enfatizan en que no se trata de un Estado de Excepción constitucional y que el objetivo es sólo agilizar la entrega de recursos y ejecución de soluciones a los más afectados tras el temporal.

Cuando desde el Gobierno central, tras la visita del vicepresidente de la República Mario Fernández el día sábado, y luego de la insistencia de los parlamentarios y alcaldes, se decretó la Zona de Catástrofe para la Región de Coquimbo afectada por un temporal sin precedentes, hubo satisfacción por parte de las autoridades, pero también algo de confusión en la comunidad.

Lo claro era que en esta nueva condición se agilizaría la entrega de recursos para que los sectores más afectados por la emergencia pudieran recuperarse, evitando trámites burocráticos que en circunstancias normales ralentizan la disposición de fondos.

Sin embargo, también surgieron las dudas por parte de gente y así lo hicieron ver a través de las redes sociales. Y es que tras el terremoto del año 2015 también se decretó una situación excepcional para la zona y la mayoría de las personas pensaron que en esta oportunidad se trataba de la misma medida. En aquella oportunidad el general jefe de Brigada Schafik Nazal asumió el mando de la región, y se restringieron diferentes actividades, como los eventos públicos,  hasta que retornara la normalidad. Muchos pensaron que ahora la región entraría en la misma dinámica, pero no, y quedó claro luego que se autorizara el partido de futbol entre Colo-Colo y Cobresal para el día sábado en el Estadio La Portada de La Serena.

LA EXPLICACIÓN. Son las mismas autoridades las que salen a aclarar las diferencias entre las circunstancias actuales y las de hace dos años, en los que sí hubo “calamidad pública”.

El coronel Félix Bastías, comandante del Regimiento de Coquimbo, manifestó que en ningún caso esta vez serían las Fuerzas Armadas las que tomarían en control del orden. “Se trata sólo de una situación administrativa para agilizar la entrega de ayuda. No implica el nombramiento de un jefe de defensa nacional, porque no hay que recuperar el orden público ni nada por el estilo. Todos hemos podido ver que en la ciudad y la región están funcionado todas las instituciones, y se está haciendo el trabajo correcto también por parte de las autoridades que han tenido la experiencia del terremoto pasado, y eso ha hecho que se tomen las decisiones correctas. Por lo pronto, la labor del ejército sigue siendo la misma de colaboración en donde se nos requiera de acuerdo a lo que concluya en el COE regional”, sostuvo el comandante.

El director de la Onemi regional Rubén Contador, dejó claro que no estamos en un Estado de Excepción Constitucional. “Ahora es muy distinto, el Estado de Catástrofe está destinado para enfrentar situaciones políticas o de calamidad institucional y de orden público, que no tiene nada que ver con esto. La norma que se utiliza ahora para dictar el decreto supremo tiene sustento en la ley de afectación de terremotos y sismos, dirigida a que tras situaciones de emergencias, quedan con facultades inmediatas el MOP, que ahora puede intervenir en ´áreas que normalmente ellos no pueden intervenir, entonces se amplían las facultades de las autoridades. No tienen ninguna relación con el Estado de Catástrofe por calamidad pública”, aseveró Contador.

INTENDENTE REGIONAL. Claudio Ibáñez, intendente de la Región de Coquimbo, remarcó las diferencias entre lo que se decretó tras el terremoto y lo establecido hoy luego del temporal. “Son estados distintos, primero están los estados de excepción constitucional que no es lo que en este caso estamos viviendo, pero sí lo aplicamos con ocasión del terremoto, que tienen como concepto enfrentar situaciones de anormalidad política y de catástrofe para salvaguardar el orden interno y la estabilidad. Lo aplicamos en esa oportunidad porque en esa oportunidad luego del terremoto en Baquedano había gente que comenzó a robar enseres y nosotros no queríamos que aconteciera eso que ya había pasado en Concepción en el 2010. Pero ahora es muy distinto, una zona de catástrofe, que es lo que hoy día nos rige, es de carácter transitorio y que es aplicable en el caso de producirse sismos o catástrofes que causen daños significativos en las personas y en los bienes, y no es Estado de Excepción constitucional, está dentro de la normalidad constitucional”, aclaró la autoridad.

Agregó que “esta resolución se aplica a toda la región, o a un sector de una comuna, producto del evento hidrometeorológico, y está fundada en las abundantes lluvias que han producido la alteración de los cursos normales de agua y desbordes de ríos a ciudades produciéndose daños en los caminos y en las viviendas por eso estamos ayudando con mayor fluidez a las personas a través del Ministerio de Desarrollo Social, solucionando los problemas de conectividad a través del MOP, y a las viviendas con el Minvu y el Serviu”, concluyó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día