• En fase dos, de Transición, están permitidas las reuniones de máximo cinco personas. Por ningún motivo fiestas masivas.
Crédito fotografía: 
Captura
Al antecedente de la reunión organizada por el nieto la ex directora del Sename, Susana Tonda, hace algunos días en Puerto Velero, se suman nuevos registros y testimonios dando cuenta de más encuentros de este tipo vulnerando la normativa sanitaria en el lugar.

Sin mascarillas y sin distanciamiento social, así serían las fiestas clandestinas que están siendo denunciadas de manera informal en Puerto Velero, balneario de Tongoy ubicado en la comuna de Coquimbo, donde, según relatos de testigos, se juntarían a diario hasta 25 personas. 

Estas fiestas se realizarían en un recinto privado y hasta el momento no existirían procedimientos policiales asociados, por lo que no habrían sumarios sanitarios en curso, multas, ni detenidos.

Según el relato realizado a Diario El Día, con respaldo de videos, las reuniones comenzarían en la tarde en el Parque Los Pimientos  y se extenderían hasta la medianoche.

Consultado sobre este hecho la autoridad sanitaria recalcó que para sancionar, es necesaria la denuncia formal, por lo que instó a realizarla mediante los canales adecuados.

“Es importante que las personas puedan denunciar y para ello en la región hemos habilitado un teléfono que es el +56 9 39554527, que nos permitirá saber cuándo se esté desarrollando una fiesta clandestina”, sostuvo Alejandro García, Seremi de Salud, enfatizando en que es importante ser responsables. 

García recordó que “durante el último tiempo han aumentado las denuncias por fiestas clandestinas en nuestra región, desde el 17 enero al 05 de febrero se han recibo más de 350 requerimientos”.

Pablo Onetto, jefe de la Defensa Nacional para la región indicó, respecto a la ausencia de denuncias formales en estas fiestas que “es responsable tanto la gente que hace estas actividades como aquellos que, sabiendo que están ocurriendo, no las denuncian”, agregando que el peligro de estas actividades radica en que “en lugares cerrados sin ventilación y sin mascarilla, el virus se propaga en forma más rápida, por eso están prohibidas” mientras que en espacios abiertos “se tiene que respetar el aforo de acuerdo la fase de la comuna en que se realiza la actividad, respetando las normas sanitarias de distanciamiento y uso mascarilla y por ningún motivo se puede realizar durante el horario toque de queda”.

El alcalde de la comuna puerto, Marcelo Pereira indicó que “una fiesta clandestina, en el lugar que sea, pone en riesgo la salud pública, más aún si consideramos que la situación sanitaria en la comuna y la región no nos acompaña y que el número de casos nuevos y activos continúan en ascenso”.

El edil recalcó que “durante toda la emergencia sanitaria hemos insistido en el autocuidado, en respetar los aforos permitidos, sin embargo, hay muchos quienes aún no le toman el peso a lo que estamos viviendo y continúan con conductas irresponsables e indolentes que nos pueden llevar a una nueva cuarentena, con todo lo que ello significa en el ámbito sanitario y social. Aquí se está poniendo en juego no sólo la vida de quienes realizan reuniones sociales con gran cantidad de personas, sino que se pone en riesgo la salud de sus familias y de toda una comunidad”.

Llamando a denunciar y a cuidarse

Una de las complicaciones que ha tenido tanto la Seremi de salud como Carabineros es la ausencia de denuncias formales, en el caso de las fiestas clandestinas que se habrían realizado en Puerto Velero, por lo que no han podido fiscalizar.

Desde Carabineros señalaron que “En el caso específico de Puerto Velero, no tuvimos conocimiento de lo consultado, porque no hubo una denuncia al respecto”.

Agregando que “Lo más importante, es que como Carabineros, siempre estaremos disponibles para atender las denuncias y requerimientos de la comunidad. Pero necesitamos de su colaboración para ello”.

“Hoy existen diversos canales de comunicación, como el plan cuadrante, el 133 o el fono denuncia seguro”, sostuvieron desde la institución.

Antecedente a principios de mes

El medio The Clinic ya había publicado (en su edición del viernes 5) antecedentes sobre una fiesta clandestina en un departamento ubicado en el balneario coquimbano, organizada por uno de los nietos de Susana Tonda, exdirectora del Sename y actual académica de la Escuela de Administración de la Universidad Católica.

La fiesta habría ocurrido entre la noche del lunes 1 y la madrugada del martes 2 de febrero, y , según el medio antes citado, habrían asistido una treintena de jóvenes, en pleno toque de queda extendiéndose  hasta altas horas de la madrugada, pese a los continuos llamados de atención por parte de los encargados del recinto y a las restricciones propias de la emergencia sanitaria.

En ese caso la administración del edificio cursó una multa de 10 UF por “ruidos molestos”. Sin llamar a ninguna autoridad para fiscalizar el hecho.

Multas

Es importante mencionar que quienes sean sorprendidos al realizar o asistir a una fiesta clandestina pasarán a una audiencia de control de detención arriesgando penas privativas de libertad, además de multas que pueden superar los 50 millones de pesos y donde los organizadores arriesgan penas más altas que los asistentes a la fiesta. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X