Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En la primera edición del foro Voces Al Día del 2020, estuvieron representantes oficialistas y de oposición y, pese a que aún no comienza a regir el plazo legal de propaganda, hicieron llamados a votar a favor y en contra de la Nueva Constitución. También estuvo presente el presidente del Consejo de Pastores Evangélicos quien llamó a retomar la paz social y un integrante del Partido Comunista Acción Proletaria, quien insistió en que había que “refundar Chile”.

La primera edición del 2020 del foro Voces Al Día tuvo lugar ayer viernes. Pese a que las movilizaciones en la calle parecieran haber ido bajando en intensidad el debate a nivel político y social se ha tornado cada vez más fuerte a medida que avanzan los días para el próximo plebiscito del 26 de abril, donde la ciudadanía acudirá a las urnas para definir si habrá o no una nueva Constitución y de qué manera se elaborará. 

Tal como ha sido la tónica durante todos los capítulos, hubo visiones de todos los sectores. En esta oportunidad se hizo presente, Felipe Cárcamo, sociólogo, dirigente Convergencia Social (FA); Claudio Toledo, dirigente PC AP (Partido Comunista Acción Proletaria); Ronald Brandt, presidente del Concejo de Pastores evangélicos de la Región de Coquimbo, y Cecilia Cárcamo Covacich, militante Unión Demócrata Independiente quienes expusieron sus diversas visiones acerca del estallido social y el estado actual del movimiento. 

Sí o no

El debate comenzó con “la madre de todas las preguntas”. ¿Están de acuerdo con la elaboración de la Nueva Constitución?  Y de ser así, ¿qué método prefiere? El primero en abrir los fuegos fue Felipe Cárcamo quien expresó su categórico apoyo a la opción Apruebo. “Nosotros estamos empujando este proceso y a través de la convención constitucional que en el fondo es la Asamblea Constituyente, donde el 100% de las personas elegidas van a ser por la ciudadanía (…) Creemos que la ciudadanía tiene que elegir el mejor mecanismo y una nueva carta fundamental hecha en democracia, eso es lo que la gente ha pedido en las calles desde hace más de 10 años”, sostuvo. 

Desde el PC AP, el profesor Claudio Toledo indicó que ellos siempre han postulado como eje fundamental la democracia popular, lo que evidentemente los llevaba a decir que sí a la nueva Constitución.  “Lo que a nosotros no nos convence es el mecanismo, creemos que debiese hacerse a través  de una Asamblea Constituyente, tenemos esa salvedad”, indicó. 

Por su parte Ronald Brandt, especificó que en el mundo evangélico existían muchas voces por lo que no podía hablar por todos, sólo por las comunidades de La Serena, Coquimbo y Ovalle que representa. “En las conversaciones que hemos tenido respecto al tema hemos llegado a la conclusión de que efectivamente necesitamos hacer varios cambios en nuestra constitución, pero creemos que esta no es la forma ni el escenario ideal para hacerlo, tomando en cuenta que se ha desviado mucho la atención de las demandas sociales que partieron originalmente. No todos los problemas se resuelven cambiando la constitución o partiendo de cero. Por ahora, no tenemos una posición definida”, precisó.  

Cecilia Cárcamo, aunque admitió que la actual constitución necesitaba modificaciones, sí fue clara en plantear su rechazo a cambiarla por completo. “Las demandas sociales no se resuelven con la constitución. Muchos países que han llegado a una asamblea constituyente no han llegado a buenos fines, han tenido muchas complejidades. En Chile tenemos poca educación cívica, entonces lamentablemente por eso tenemos personas que son incultas y no estamos preparados en este minuto para una reforma real a la constitución. Sí hay que hacer arreglos, pero nosotros dependemos de los diputados y de los senadores más que de otros (…) La ciudadanía en general no está capacitada”, indicó. 

Puso como ejemplo que existía gente que ni siquiera conocía la constitución antes de este movimiento. “Cosas como esa te dejan muy mal parado en términos culturales. Nos decimos chilenos pero no somos nacionalistas”, precisó. 

Cuestionamiento

La réplica desde Convergencia Social vino de inmediato, y Felipe Cárcamo recalcó que había sido la propia UDI la que había firmado el acuerdo por una Nueva Constitución. Además, indicó que no había que menospreciar a la ciudadanía. “Creo que el nuevo Chile sí está educado políticamente y que sí puede definir el futuro de nuestro país, la gente puede y debe definir el futuro de sus vidas. Se dice que la Constitución no resuelve los problemas, pero sí define el Código de Aguas, sí afecta las AFPs, y esas demandas han sido planteadas en la calle (…) Hay que asumir que el modelo neoliberal ya no sirvió y que la forma de cambiarlo es a través de una nueva Constitución”, clarificó. 

Convención constitucional y asamblea constituyente

Durante el foro, el representante del PC AP Claudio Toledo, y el de Convergencia Social, Felipe Cárcamo, coincidieron en la mayoría de los puntos, sin embargo, no hubo acuerdo respecto a la Convención Constitucional. Toledo no transa y para él, no es lo mismo que una Asamblea Constituyente, algo que sí postula Cárcamo. “La Asamblea Constituyente nosotros no la vemos como un fin la vemos como un comienzo. La convención pareciese verse como el final, y no como el cambio real, político que necesita el país. Hablar de convención implica todavía resquicios que tiene el antiguo Chile, con personas que no son realmente representativas y no se abre a todas las personas que quieren ser partícipes de las decisiones”, enfatizó, aunque agregó que de igual forma votará a favor, ya que “sería menos deseable seguir con la actual Constitución”. 

Mundo evangélico ausente

Consultado Ronald Brandt, por qué el mundo evangélico no había estado tan presente en el debate público desde el estallido social, precisó que sólo era una percepción y que se debía a que ellos tenían poca cobertura mediática, pero de igual forma hay opiniones y posiciones respecto a los más variados temas. “Nosotros no nos hemos restado de nada. El día 31 de octubre, para el día de las Iglesias Evangélicas, yo hice alusión a todo lo que está sucediendo. Ahora, la prensa a nosotros no nos cubre. Nosotros tenemos una opinión, somos ciudadanos de este país también y por supuesto que estamos de acuerdo con las demandas sociales. Qué duda cabe que debemos mejorar las pensiones, qué duda cabe que todos queremos una paz social y un equilibrio en las fuerzas políticas que nos permita desarrollar nuestras vidas de una manera normal”, enfatizó. 

Respecto al cariz violento que fueron provocando las movilizaciones, expresó que no lo compartía, pero no podía responsabilizar de esto a las personas que se manifiestan pacíficamente. “Yo no creo que las movilizaciones sociales hayan provocado el vandalismo, creo que el vandalismo se aprovechó del movimiento social, pero me duele que se haya llegado a extremos como quemar las dependencias del hospital, o locales comerciales de gente que nada tiene que ver con los abusos que se cometen, y que lo único que quiere es trabajar tranquilo”, indicó. 

Desinformación

La representante de la UDI, Cecilia Cárcamo, insistió en la desinformación en la que estaba sumida la ciudadanía y aseguró, respecto a la gente que marchaba por las calles, no todos estaban informados, “porque Chile está acostumbrado a moverse de una forma diferente. Yo te puedo decir con base que no están informados. Se manifiestan porque encuentran bueno lo que están reclamando en el tema social, pero no se dan el tiempo de informarse por qué se formaron las AFPs, qué tienen a favor, qué tienen en contra…”, aseguró. 

También reprochó el que las personas que se manifiestan pacíficamente, cuando ven que vienen los vándalos, no los detienen, siendo que son muchos más. “Por qué no los frenan, por qué no les dicen algo. No dicen nada, porque hoy en día no hay respeto, ni seguridad, porque mucha gente avala esto por miedo. Yo conozco a familias enteras que salían a marchar, y hoy en día nos dicen que les da miedo, les da terror ir con nuestros niños y que nos pase algo y ver cómo cometen actos delictuales”, indicó. 

Paridad de género

Otro de los puntos que generó discordia, fue el de la paridad de género que todavía se discute en el congreso. Cecilia Cárcamo justificó el que la UDI no hubiese estado de acuerdo ya que no era justo para los que sacaban más votos, sean hombres o mujeres. “No es algo democrático, si una persona saca 50 mil votos y la otra 30 mil, significa que puede quedar afuera el que sacó 50 mil, y que el otro candidato por un tema de género sea electo, la paridad puede sacar a la gente que tiene más votos, entonces no hay democracia en esto”, sostuvo. 

Ronald Brandt, descartó que los evangélicos como grupo en algún momento hayan pensado en solicitar escaños reservados, pero sí afirmó que pensaba que si se hacía una nueva Constitución ésta fuera lo más representativa posible. “Nosotros estamos pensando todavía qué es más representativo, en términos de si tiene que haber una mujer porque tiene que haber una mujer, o porque realmente sacó una gran votación. Creo que ese es un análisis que también requiere más tiempo”, agregó. 

Palabras al cierre

A la hora de cerrar el programa cada participante tuvo su momento para dar un mensaje final.  Felipe Cárcamo puso el acento en que “estamos en un momento decisivo para el país. Creo que este 2020 y 2021 podemos cambiar el curso de la historia y no dejar que otros decidan por nosotros y nosotras”. 

Claudio Toledo, se limitó a comentar la consigna que tienen como Partido Comunista Acción Proletaria: “Que el pueblo mande, a refundar Chile”. 

Por su parte, desde la comunidad evangélica Ronald Brandt, hizo un llamado a la ciudadanía en general para que se informe a través de muchas fuentes para que se puedan generar una idea lo más amplia posible de lo que está pasando. “Nada cambia si uno no cambia. Tenemos que mirarnos nosotros también hacia adentro para saber qué tenemos que cambiar nosotros para que la sociedad sea mejor”, sostuvo. 

Cecilia Cárcamo, en la misma línea, pidió “a toda la gente que está escuchando que se informe para que nadie les meta el dedo en la boca y sepan realmente lo que quieren, lo que les sirve y lo que necesita, pero sin temores. Pero hay algo que también es importante… No olvidemos que somos un solo país con miles de visiones, pero un solo país, y no podemos expresar tanto odio. No puede haber ciudades destruidas por completo. Da una pena profunda ver a un Chile así de destruido”, concluyó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X